Fichier PDF

Partagez, hébergez et archivez facilement vos documents au format PDF

Partager un fichier Mes fichiers Boite à outils PDF Recherche Aide Contact



historia de un loco .pdf



Nom original: historia_de_un_loco.pdf
Titre: Microsoft Word - Katzenbach John - Historia Del Loco _1_.DOC
Auteur: Paula

Ce document au format PDF 1.5 a été généré par PScript5.dll Version 5.2.2 / Acrobat Distiller 9.0.0 (Windows), et a été envoyé sur fichier-pdf.fr le 29/06/2014 à 09:20, depuis l'adresse IP 189.166.x.x. La présente page de téléchargement du fichier a été vue 31733 fois.
Taille du document: 1.4 Mo (216 pages).
Confidentialité: fichier public




Télécharger le fichier (PDF)









Aperçu du document


LA HISTORIA
DEL LOCO
John Katzenbach
Traducción de Laura Paredes

1

Querido lector,
En algún momento, a mitad del libro que estoy escribiendo, me viene de repente a la cabeza la
idea del siguiente proyecto; desconectada, inconexa y, a veces, sin venir a cuento. De modo extraño, las
ideas se me ocurren tal como a Francis Petrel, el protagonista y curioso narrador de La historia del loco.
Francis está, por supuesto, como una cabra. Pero yo, por fortuna, no.
El gran desafío al que se enfrentan todos los escritores de novelas de suspense consiste en cómo
distinguirse. A veces, da la impresión de que vivimos en un mundo donde la verdad está hecha a la
medida de la conveniencia; lo que hoy parece un hecho mañana puede convertirse en una pregunta. Se
parece un poco al mundo del hospital psiquiátrico donde mi personaje está recluido. Un lugar de delirios,
fantasías y alucinaciones, donde, en el fondo, algo muy malvado amenaza los delgados hilos de la vida.
—Por qué son tan distintos sus libros? —preguntó el mismo alumno. —No sé —contesté—. No me
gusta contar la misma historia una y otra vez.
Por lo menos, La historia del loco es diferente: la historia de un asesinato que transcurre en un
hospital a finales de la década de 1970 y que está narrada veinte años después, con lo que eso conlleva,
por un esquizofrénico que lo presenció todo. ¿Y qué es lo que recuerda? Atrapado en un mundo de
sueños alocados y pensamientos díscolos, Francis Petrel es el héroe más insólito que he creado, porque
debe luchar contra un asesino implacable a la vez que lucha contra sí mismo.
Espero que La historia del loco le resulte una lectura tan absorbente como su escritura lo fue para
mí.
Atentamente,

JOHN KATZENBACH

2

PRIMERA PARTE
EL NARRADOR POCO FIABLE
Ya no oigo mis voces, de modo que ando un poco perdido. Sospecho que sabrían contar mucho
mejor esta historia. Por lo menos, tendrían opiniones, sugerencias e ideas definidas sobre lo que debería
ir al principio, al final y en medio. Me indicarían cuándo añadir detalles, cuándo omitir información
superflua, qué es importante y qué es trivial. Después de tanto tiempo, no recuerdo muy bien las cosas y
me resultaría muy útil su ayuda. Pasaron muchas cosas, y me cuesta saber dónde situar qué. Y a veces
no estoy seguro de que algunos incidentes que recuerdo con claridad ocurrieran de verdad. Un recuerdo
que parece sólido como una piedra, acto seguido me resulta tan vaporoso como una neblina. Ése es uno
de los principales problemas de estar loco: nunca estás seguro de las cosas.
Durante mucho tiempo creí que todo había empezado con una muerte y terminado con otra, como
un buen par de sujetalibros, pero ahora ya no estoy tan seguro. Quizá lo que realmente puso todo en
movimiento tantos años atrás, cuando yo era joven y estaba loco de verdad, fue algo más insignificante o
más efímero, como unos celos ocultos o una rabia reprimida, o más universal y permanente, como la
posición de las estrellas en el cosmos, la fuerza de las mareas o el movimiento rotatorio del planeta. Sé
que algunas personas murieron, y yo tuve la suerte de no unirme a ellas, lo que fue una de las últimas
observaciones que hicieron mis voces antes de abandonarme para siempre.
Ahora, en lugar de su agotadora cacofonía, tengo medicamentos para prevenir su regreso. Una
vez al día tomo diligentemente un psicotrópico, una pastilla oblonga de color azul que me deja la boca
tan seca que, cuando hablo, sueno como un viejo fumador empedernido o como un sediento desertor de
la Legión Extranjera que ha cruzado el Sahara y suplica un sorbo de agua. Le sigue de inmediato un
elevador del ánimo de sabor amargo para combatir la esporádica depresión perversa y suicida en la que,
según dice mi asistente social, es probable que me suma en cualquier momento con independencia de
cómo me sienta. De hecho, creo que podría entrar en su despacho dando botes de alegría y exaltación
por el rumbo positivo de mi vida, y ella seguiría preguntándome si he tomado la dosis diaria. Esta
pastillita cruel me estriñe y me hincha por retención de líquidos, como si llevara puesto un manguito de
medir la tensión arterial ceñido en la cintura en lugar del brazo izquierdo. Así que tengo que tomar un
diurético y también un laxante para aliviar esos síntomas. El diurético me provoca una migraña terrible,
como si alguien especialmente cruel me golpeara la frente con un martillo; combato ese efecto
secundario con analgésicos con codeína mientras corro hacia el lavabo para resolver el otro. Y, cada dos
semanas, me inyectan un potente agente antipsicótico en el ambulatorio, donde me bajo los pantalones
ante una enfermera que siempre sonríe de la misma forma y me pregunta en un tono idéntico cómo
estoy, a lo que yo contesto que bien, tanto si lo estoy como si no, porque tengo bastante claro, incluso a
través de las diversas nieblas de la locura, de cierto cinismo y de los fármacos, que le importa un comino
pero lo considera parte de su trabajo. El problema es que el antipsicótico, que me impide toda clase de
conducta maligna o despreciable, o al menos eso me dicen, también me produce un ligero temblor en las
manos, como si fuera un nervioso defraudador que se enfrenta a un inspector de Hacienda. También me
provoca un ligero rictus en las comisuras de los labios, de modo que tengo que tomar un relajante
muscular para impedir que la cara se me convierta en una máscara que asuste a los niños del
vecindario. Todos estos mejunjes me recorren a su aire las venas y me atacan varios órganos inocentes,
y probablemente embotados, cuando se dirigen a calmar los irresponsables impulsos eléctricos que se
me disparan en la cabeza como a muchos adolescentes revoltosos. A veces me siento como si mi
imaginación fuera un dominó incontrolable que ha perdido de repente el equilibrio, se tambalea adelante
y atrás y luego se desploma contra las demás fuerzas de mi cuerpo, lo que desata una potente reacción
en cadena, clic clic clic, en mi interior. .
Era más fácil, con mucho, cuando aún era joven y lo único que tenía que hacer era escuchar las
voces. La mayoría de las veces ni siquiera eran tan malas. En aquella época solían ser tenues como
ecos que se desvanecen por un valle, o como los susurros que se oyen cuando unos niños comparten
un secreto en el cuarto de juegos, aunque cuando las cosas se ponían tensas su volumen aumentaba
deprisa. Normalmente, mis voces no eran demasiado exigentes. Eran más bien sugerencias, consejos,
preguntas perspicaces. A veces un poco rezongonas, como una tía abuela solterona con la que nadie
sabe muy bien qué hacer en una comida familiar, pero que aun así es invitada y que, de vez en cuando,
suelta algo grosero, disparatado o políticamente incorrecto, pero a la que nadie hace demasiado caso.
En cierto sentido, las voces me hacían compañía, en especial las muchas ocasiones en que no
tenía amigos.
Tuve dos amigos, una vez, y fueron parte de la historia. Antes creía que eran la parte más
importante, pero ya no estoy tan seguro.

3

A varios de los que conocí durante lo que me gusta considerar mis años de verdadera locura les
fue peor que a mí. Sus voces les gritaban órdenes como los sargentos de instrucción de los marines,
esos que llevan sombreros marrón verdoso de ala ancha y rígida calados hasta las cejas, de modo que
por detrás se les puede ver la cabeza pelada.
«¡Muévete! ¡Haz esto! ¡Haz lo otro!».
O peor: «Suicídate».
O peor aún: «Mata a alguien».
Las voces que chillaban a esos tipos procedían de Dios, de Jesús, de Mahoma, del perro del
vecino, de su tío abuelo fallecido, de extraterrestres, de un coro de arcángeles o de un coro de
demonios. Esas voces eran insistentes, imperativas e intransigentes y yo reconocía, por la rigidez que
reflejaba la mirada de esas personas y la tensión que les agarrotaba los músculos, que oían algo
bastante fuerte y machacón, y que rara vez auguraba nada bueno. En momentos así, me iba y esperaba
cerca de la puerta o en el otro lado de la sala de estar común, porque era probable que ocurriera algo
desafortunado. Se parecía a un consejo que recordaba del colegio, una de esas cosas curiosas que se
te graban: en caso de terremoto, el mejor sitio para esconderse es el umbral de una puerta, porque la
estructura de la abertura es arquitectónicamente más fuerte que una pared y hay menos riesgo de que
se te derrumbe en la cabeza. Así pues, cuando veía que la turbulencia de otro paciente se volvía
explosiva, encontraba el umbral donde tendría más probabilidades de supervivencia. Y, una vez ahí,
escuchaba mis propias voces, que solían parecer cuidar de mí y casi siempre me advertían cuándo irme
y esconderme. Tenían un curioso instinto de conservación, y si no les hubiese contestado en voz alta de
modo tan obvio cuando era joven y aparecieron, jamás me habrían diagnosticado y recluido. Pero eso es
parte de la historia, aunque no la más importante ni mucho menos. Aun así, las echo extrañamente de
menos, porque ahora estoy muy solo.
Resulta muy duro, en los tiempos que vivimos, estar loco y ser de mediana edad.
O ya no estarlo, pero sólo mientras siga tomando las pastillas.
Ahora me paso los días en busca de movimiento. No me gusta llevar una vida sedentaria. Así que
ando a paso rápido por la ciudad, desde los parques a las zonas comerciales e industriales, mirando y
observando pero sin detenerme. O busco actividades en las que haya mucho movimiento ante mis ojos,
como un partido de fútbol americano o de baloncesto. Si ocurre algo ajetreado delante de mí, puedo
descansar. Si no, mis pies siguen adelante —cinco, seis, siete o más horas al día—. Una maratón diaria
que me gasta las suelas y me mantiene delgado y vigoroso. En invierno calzo unas botas rígidas y
repiqueteantes del Ejército de Salvación. El resto del año llevo zapatillas de deporte que obtengo en la
tienda de material deportivo. Cada pocos meses, el propietario me pasa un par del cuarenta y cinco de
algún modelo que ya no tiene salida, y así sustituyo el que se me ha quedado hecho jirones en los pies.
A principios de primavera, tras el primer deshielo, me dirijo hacia las cascadas, donde hay una
escalera para peces, y cada día trabajo como voluntario para registrar el regreso del salmón a la cuenca
del río Connecticut. Eso me exige observar cómo infinitos litros de agua fluyen por la presa, y ver de vez
en cuando cómo un pez remonta la corriente, impulsado por un potente instinto de volver a su lugar de
nacimiento, donde, en el mayor misterio, desovará a su vez y morirá. Admiro al salmón porque
comprendo lo que significa ser empujado por fuerzas que los demás no pueden ver, sentir ni oír, y
percibir la obligación de un deber más importante que uno mismo. Son peces psicóticos. Tras años de
recorrer tan felices el ancho océano, oyen una poderosa voz interior que los impele a iniciar este viaje
imposible hacia su propia muerte. Perfecto. Me gusta pensar que los salmones están tan locos como yo
antes. Cuando veo uno, hago una anotación a lápiz en un formulario que me proporciona el Wildlife
Service estatal y a veces susurro un saludo: «Hola, hermano. Bienvenido a la sociedad de los locos.»
Es fácil detectar a los peces, porque son esbeltos y tienen los costados plateados debido a sus
largos viajes por el salado océano. Es una presencia brillante en el agua reluciente, invisible al ojo
inexperto, casi como una fuerza invisible que pasa por la ventanita desde donde vigilo. Casi noto la
llegada del salmón antes de que aparezca al pie de la escalera para peces. Contar peces es algo
satisfactorio, aunque pueden pasar horas sin que llegue uno, y nunca hay los suficientes para complacer
a los del Wildlife Service, que comprueban el número de los que han regresado y sacuden la cabeza,
frustrados. Pero la ventaja de mi capacidad para detectarlos se traduce en otras. Mi jefe del Wildlife
Service llamó a la policía local para informarle de que yo era totalmente inofensivo, aunque siempre me
he preguntado cómo lo dedujo y tengo sinceras dudas sobre su veracidad general. De modo que me
toleran en los partidos de fútbol y otros actos, y ahora, realmente, aunque no pueda decirse que sea
bienvenido en esta antigua ciudad industrial, por lo menos soy aceptado. No se cuestiona mi rutina, y
más que loco, me consideran excéntrico, lo que, como he averiguado con los años, es un estatus
bastante seguro.
Vivo en un pequeño apartamento de un dormitorio gracias a un subsidio del Estado. Está
amueblado en lo que yo llamo estilo moderno encontrado en la calle. Mi ropa procede del Ejército de
Salvación o de alguna de mis dos hermanas menores, que viven a un par de ciudades de distancia y
que, de vez en cuando, por algún extraño sentimiento de culpa que no comprendo, sienten la necesidad

4

de hacer algo por mí vaciando los armarios de sus maridos. Me compraron un televisor de segunda
mano que apenas veo y una radio que rara vez escucho. Me visitan cada pocas semanas para traerme
comida casera, medio solidificada, en recipientes de plástico, y pasamos un rato hablando con
incomodidad, sobre todo de mis padres, a quienes ya no les apetece demasiado verme porque soy un
recordatorio de las esperanzas perdidas y la amargura que la vida puede proporcionar de modo tan inesperado. Lo acepto e intento mantener las distancias. Mis hermanas se ocupan del pago de las facturas
de la calefacción y la luz. Se aseguran de que me acuerde de cobrar los escasos cheques que llegan
desde diversos organismos estatales de ayuda. Comprueban que haya tomado toda la medicación. A
veces lloran, creo, al ver lo cerca que vivo de la desesperación, pero ésa es la impresión que ellas
tienen, no la mía, porque en realidad yo me siento bastante cómodo. Estar loco te proporciona una visión
interesante de la vida. Sin duda, te lleva a aceptar mejor ciertas cosas que te ocurren, excepto las veces
en que los efectos de la medicación se pasan un poco y me siento muy inquieto y enojado por el modo
en que me ha tratado la vida.
Pero la mayoría del tiempo, aunque no sea feliz, por lo menos tengo conciencia de las cosas.
Y mi existencia tiene detalles fascinantes, como lo mucho que me he dedicado a estudiar la vida
en esta ciudad. Resulta sorprendente cuánto he aprendido en mis recorridos diarios. Voy con los ojos
abiertos y los oídos atentos y capto toda clase de informaciones. Desde que me dieron de alta del
hospital, después de que pasaran en él todas las cosas que iban a pasar, me valgo de lo que aprendo,
es decir, soy observador. Gracias a mis recorridos diarios he llegado a saber quién tiene una aventura
escabrosa con qué vecino, qué marido se va de casa, quién bebe demasiado, quién pega a sus hijos. Sé
qué negocios tienen dificultades y quién ha heredado dinero de sus padres o quién lo ha ganado con un
billete de lotería agraciado. Descubro qué adolescente anhela una beca de fútbol americano o de
baloncesto para ir a la universidad, y qué adolescente irá unos meses a visitar a alguna tía lejana para
afrontar un embarazo indeseado. He llegado a saber qué policías te dan un respiro y cuáles son rápidos
con la porra o las multas, según el caso. Y también hay todo tipo de observaciones menores que tienen
que ver con quién soy y en quién me he convertido, como por ejemplo, la peluquera que al final del día
me hace señas para que entre a cortarme el pelo —para estar más presentable durante mis recorridos
diarios— y después me da cinco dólares de las propinas de la jornada, o el encargado del McDonald's
local, que, cuando me ve pasar, me da una bolsa de hamburguesas y patatas fritas, y que sabe que me
gustan los batidos de vainilla y no los de chocolate. Estar loco y caminar por la calle es la forma más
clara de ver la naturaleza humana; puedes observar cómo la ciudad fluye, como hago con el agua en la
escalera para peces.
Y no es que sea un inútil. Una vez vi abierta una puerta de una fábrica a una hora impropia y
busqué a un policía, que se llevó todo el mérito por el robo que impidió. Pero la policía me entregó un
certificado cuando anoté la matrícula de un conductor que tras atropellar a un ciclista se dio a la fuga una
tarde de primavera. En otra ocasión actualicé eso de entre-ellos-se-conocen, cuando al cruzar un parque
lleno de niños que jugaban me fijé en un hombre que me dio mala espina. Tiempo atrás, mis voces lo
habrían observado y me habrían alertado, pero esta vez me encargué yo solo de mencionárselo a la
joven maestra de preescolar que estaba leyendo una revista sentada en un banco a diez metros del
cajón de arena y de los columpios sin prestar atención a los pequeños. Resultó que el hombre había
salido de la cárcel hacía poco y era un delincuente sexual habitual.
Esa vez no me dieron ningún certificado, pero la maestra hizo que los niños me regalaran un
dibujo de ellos mismos jugando y con la palabra «gracias» escrita con esa letra extraordinariamente
alocada que tienen los niños antes de que los carguemos de razones y opiniones. Me llevé el dibujo a
casa y lo colgué de la pared, sobre la cabecera de la cama, donde aún sigue. Mi vida es gris, y el dibujo
me recuerda los colores que podría haber tenido si no hubiera seguido el camino que me condujo hasta
aquí.
Éste es, más o menos, el resumen de mi existencia actual. Un hombre en la periferia de la
cordura.
Y sospecho que me habría limitado a pasar el resto de mis días de este modo, sin haberme
molestado en contar lo que sé sobre todos aquellos hechos que presencié, si no hubiera recibido una
carta oficial.
Era un sobre sospechosamente grueso con mi nombre mecanografiado. Destacaba entre el
habitual montón de folletos y de cupones de descuento de las tiendas de ultramarinos. No recibes
demasiada correspondencia personal cuando vives tan aislado como yo, así que cuando llega algo fuera
de lo corriente, te apresuras a examinarlo. Aparté el correo basura y abrí el sobre, lleno de curiosidad. Lo
primero que observé fue que habían escrito bien mi nombre.
Estimado señor Francis X. Petrel:
Empezaba bastante bien. El problema de tener un nombre de pila que se comparte con el sexo
opuesto es que genera confusión. Más de una vez he recibido cartas del seguro médico porque no
dispone de los resultados de mi último frotis cervical o preguntando si me he hecho alguna mamografía.
He dejado de intentar corregir estos errores informáticos.

5

El Comité de Conservación del Hospital Estatal Western le ha identificado como uno de los últimos
pacientes que fueron dados de alta de esta institución antes de que cerrara sus puertas permanentemente hace unos veinte años. Como tal vez sepa, existe un proyecto para convertir parte de los
terrenos del hospital en un museo y el resto cederlo para urbanizar. Como parte de ese esfuerzo, el
Comité patrocina un «examen» de un día de duración del hospital, su historia, el importante papel que
desempeñó en este Estado y el enfoque actual sobre el tratamiento de los enfermos mentales. Le
invitamos a acudir el próximo día. Hay previstos seminarios, discursos y diversiones. Le adjuntamos un
programa de actos provisional. Si puede asistir, le rogamos que se ponga en contacto lo antes posible
con la persona indicada a continuación.
Eché un vistazo al teléfono y al nombre, cuyo cargo era copresidenta del Consejo de
Conservación. Ojeé la información adjunta, que consistía en la lista de actividades previstas para ese
día. Incluían, como decía la carta, discursos de políticos cuyos nombres reconocí, incluso el
lugarteniente del gobernador y el líder de la oposición en el Senado. Habría grupos de debate,
moderados por médicos e historiadores sociales de varias universidades cercanas. Me llamó la atención
una sesión titulada «La realidad de la experiencia del hospital — Una presentación», seguida del nombre
de alguien a quien pensé que podría recordar de mi época en el hospital. La celebración terminaría con
un interludio musical a cargo de una orquesta de cámara.
Dejé la invitación en la mesa y la contemplé un momento. Mi primer impulso fue echarla al cubo de
la basura, pero no lo hice. Volví a cogerla, la leí por segunda vez y fui a sentarme en mi mecedora, en un
rincón de la habitación, para valorar la cuestión. Sabía que la gente celebra reencuentros sin cesar. Los
veteranos de Pearl Harbor o del día D se reúnen. Los compañeros de curso de secundaria se ven tras
una o dos décadas para observar las cinturas ensanchadas, las calvas o los pechos caídos. Las
universidades utilizan los reencuentros como medio para arrancar fondos a licenciados que recorren con
ojos llorosos los viejos colegios mayores adornados de hiedra recordando los buenos momentos y
olvidando los malos. Los reencuentros son algo constante en el mundo normal. La gente intenta siempre
revivir momentos que en su memoria son mejores de lo que fueron en realidad, evocar emociones que,
en realidad, es mejor que permanezcan en el pasado.
Yo no. Una de las consecuencias de mi situación es sentir devoción por el futuro. El pasado es
una confusión fugitiva de recuerdos peligrosos y dolorosos. ¿Por qué iba a querer regresar?
Y, aun así, dudaba. Contemplaba la invitación con una fascinación creciente. Aunque el Hospital
Estatal Western estaba sólo a una hora de distancia, no había vuelto allí desde que me habían dado de
alta. Dudaba que nadie que hubiera pasado un solo minuto tras sus puertas lo hubiera hecho.
Advertí que las manos me temblaban un poco. Quizá los efectos de la medicación empezaban a
diluirse. De nuevo, me dije que debía echar la carta a la basura y salir a la calle. Aquello era peligroso.
Inquietante. Amenazaba la muy cuidadosa existencia que me había construido. Pensé que debía
caminar deprisa. Avanzar rápido. Cumplir mi rutina normal porque era mi salvación. Olvidarme de la
carta. Y empecé a hacerlo, pero me detuve.
Cogí el teléfono y marqué el número de la presidenta. Oí dos tonos y luego una voz:
—¿Diga?
—Con la señora Robinson-Smythe, por favor —pedí con excesivo brío.
—Yo soy su secretaria. ¿De parte de quién?
—Me llamo Francis Xavier Petrel...
—Oh, señor Petrel, llama por lo del día del Western, ¿verdad?
—Exacto. Voy a asistir.
—Fantástico. Espere un momento que le paso la llamada.
Pero colgué, casi asustado de mi propia impulsividad. Salí a la calle y caminé lo más rápido que
pude antes de tener la oportunidad de cambiar de opinión. Mientras recorría metros y metros de acera y
dejaba atrás las fachadas de las tiendas y las casas de mi ciudad sin fijarme en ellas, me preguntaba si
mis voces me habrían aconsejado que fuera. O que no.
Era un día demasiado caluroso para finales de mayo. Tuve que tomar tres autobuses distintos
para llegar a la ciudad, y cada vez parecía que la mezcla de aire caliente y gases de motor era peor. El
hedor mayor. La humedad más alta. En cada parada, me decía que volver era una absoluta
equivocación, pero me negaba a seguir mi propio consejo.
El hospital estaba en las afueras de una pequeña ciudad universitaria de Nueva Inglaterra que
poesía la misma cantidad de librerías que de pizzerías, restaurantes chinos o tiendas de ropa barata de
estilo militar. Algunos negocios tenían, sin embargo, un carácter ligeramente iconoclasta, como la librería
especializada en autoayuda y crecimiento espiritual, en que el dependiente tras el mostrador tenía el
aspecto de haberse leído todos los libros de los estantes sin haber encontrado ninguno que lo ayudase,
o un bar de sushi que parecía bastante desastrado, la clase de sitio donde era probable que el tipo que
cortaba el pescado crudo se llamara Tex o Paddy y hablara con acento sureño o irlandés. El calor del día
parecía emanar de las aceras, una calidez radiante como una estufa de una sola posición: temperatura
infernal. Llevaba mi única camisa blanca desagradablemente pegada a la zona lumbar, y me habría

6

aflojado la corbata si no hubiese tenido miedo de no poder recomponerme el nudo. Vestía mi único traje:
un traje de lanilla azul para asistir a entierros, comprado de segunda mano en previsión de la muerte de
mis padres, pero como ellos se obstinaban en conservar la vida, era la primera ocasión en que me lo
ponía. No tenía ninguna duda de que sería un buen traje para que me enterraran con él ya que
mantendría mis restos calientes en la tierra fría. Cuando llegué a la mitad de la colina en mi ascenso
hacia los terrenos del hospital, ya juraba que sería la última vez que me lo pondría deliberadamente, por
mucho que se enfureciesen mis hermanas cuando apareciera en el velatorio de nuestros padres en
pantalones cortos y una camisa con un chillón estampado hawaiano. Pero ¿qué podrían decirme?
Después de todo, soy el loco de la familia. Una excusa que justifica toda clase de comportamientos.
Por una curiosa y espléndida ironía arquitectónica, el Hospital Estatal Western se erigía en lo alto
de una colina con vistas al campus de una famosa universidad femenina. Los edificios del hospital imitaban los del centro educativo, con mucha hiedra, ladrillos y marcos de ventana blancos en residencias
rectangulares de tres y cuatro plantas, dispuestas alrededor de patios interiores con bancos y grupos de
olmos. Siempre sospeché que ambos proyectos eran obra de los mismos arquitectos y que el contratista
del hospital había burlado materiales a la universidad. Un cuervo que pasara volando habría supuesto
que el hospital y la universidad eran más o menos la misma cosa. Sólo habría observado las diferencias
si hubiese sido capaz de entrar en cada edificio.
La línea de demarcación física era un camino asfaltado de un solo carril, desprovisto de acera, que
serpenteaba por un lado de la colina, con una zona de equitación en el otro, donde los estudiantes más
ricachones de entre los ya ricachones, ejercitaban sus caballos. La cuadra y los obstáculos seguían allí,
donde estaban la última vez que los vi veinte años atrás. Una solitaria amazona describía círculos por el
recinto bajo el sol veraniego y espoleaba a su caballo al enfilar a los obstáculos. Como una cinta de
Móbius. Oí los resuellos fuertes del animal mientras se esforzaba en medio del calor y vi una larga coleta
rubia que salía del casco negro de la amazona. Tenía la camisa empapada de sudor, y las ijadas del
caballo relucían. Ambos parecían ajenos a la actividad que tenía lugar colina arriba. Seguí avanzando
hacia una carpa de rayas amarillas que habían plantado al otro lado del alto muro de ladrillo con la verja
del hospital. Un cartel rezaba INSCRIPCIÓN.
Una mujer corpulenta y servicial situada tras una mesa me proporcionó una etiqueta con mi
nombre y me la pegó en la chaqueta con una fioritura. También me proveyó de una carpeta que contenía
copias de numerosos artículos de periódicos en los que se detallaban los proyectos de urbanización de
los antiguos terrenos del hospital: bloques de pisos y casas de lujo porque las tierras tenían vistas al
valle y el río. Eso me resultó extraño. Con todo el tiempo que había pasado allí, no recordaba haber visto
la línea azul del río en la distancia. Aunque, por supuesto, podría haber creído que era una alucinación.
También había una breve historia del hospital y algunas fotografías granuladas en blanco y negro de
pacientes que recibían tratamiento o pasaban el rato en las salas de estar. Repasé esas fotografías en
busca de rostros familiares, incluido el mío, pero no reconocí a nadie, aunque los reconocí a todos.
Todos éramos iguales entonces. Arrastrábamos los pies con diversas cantidades de ropa y medicación.
La carpeta contenía un programa de las actividades del día, y vi a varias personas que se dirigían
hacia lo que, según recordaba, era el edificio de administración. La presentación prevista para esa hora
estaba a cargo de un catedrático de historia y se titulaba «La importancia cultural del Hospital Estatal
Western». Si tenemos en cuenta que los pacientes estábamos confinados en el recinto, y muy a menudo
encerrados en las diversas unidades, me pregunté de qué podría hablar. Reconocí al lugarteniente del
gobernador, que, rodeado de varios funcionarios, recibía a otros políticos estrechándoles la mano.
Sonreía, pero yo no recordaba a nadie que hubiera sonreído cuando lo conducían a ese edificio. Era el
sitio donde te llevaban primero, y donde te ingresaban. Al final del programa había una advertencia en
letras mayúsculas que indicaba que varios edificios del hospital se encontraban en mal estado y era
peligroso entrar en ellos. La advertencia conminaba a los visitantes a limitarse al edificio de
administración y a los patios interiores por motivos de seguridad.
Avancé unos pasos hacia la cola de gente que iba a la conferencia y me detuve. Observé cómo la
cola se reducía a medida que el edificio la devoraba. Entonces me volví y crucé deprisa el patio interior.
Me había dado cuenta de algo: no había ido allí para oír un discurso.
No tardé mucho en encontrar mi antiguo edificio. Podría haber recorrido el camino con los ojos
cerrados.
Las rejas de metal que protegían las ventanas se habían oxidado; el tiempo y la suciedad habían
bruñido el hierro. Una colgaba como un ala rota de una sola abrazadera. Los ladrillos exteriores también
se habían decolorado y adquirido un tono marrón opaco. Los nuevos brotes de hiedra que crecían con la
estación parecían agarrarse con poca energía a las paredes, descuidados, silvestres. Los arbustos que
solían adornar la entrada habían muerto, y la gran doble puerta que daba acceso al edificio colgaba de
unas jambas resquebrajadas y astilladas. El nombre del edificio, grabado en una losa de granito gris en
la esquina, como una lápida, también había sufrido; alguien se había llevado parte de la piedra, de modo
que las únicas letras que se distinguían eran MHERST. La A inicial era ahora una marca irregular.

7

Todas las unidades llevaban el nombre, no sin cierta ironía, de universidades famosas: Harvard,
Yale, Princeton, Williams, Wesleyan, Smith, Mount Holyoke y Wellesley, y por supuesto la mía, Amherst.
El nombre del edificio respondía al de la ciudad y la universidad, que a su vez respondía al de un
soldado británico, lord Jeffrey Amherst, cuyo salto a la fama se produjo al equipar cruelmente a las tribus
rebeldes de indios con mantas infectadas de viruela. Estos regalos lograron con rapidez lo que las balas,
las baratijas y las negociaciones no habían conseguido.
Me acerqué a leer un cartel clavado a la puerta. La primera palabra era PELIGRO, escrita con
letras grandes. Seguía cierta jerga del inspector de inmuebles del condado que declaraba ruinoso el
edificio, lo que equivalía a condenarlo a la demolición. Iba seguido, con letras igual de grandes, de:
PROHIBIDA TODA ENTRADA NO AUTORIZADA.
Lo encontré interesante. Tiempo atrás, parecía que quienes ocupaban el edificio eran los
condenados. Jamás se nos ocurrió que las paredes, los barrotes y las cerraduras que limitaban nuestras
vidas se encontrarían alguna vez en la misma situación.
Daba la impresión de que alguien había desoído la advertencia. Las cerraduras estaban forzadas
con una palanca, un medio que carece de sutileza, y la puerta estaba entreabierta. La empujé con la
mano, y se deslizó con un crujido.
Un olor a moho impregnaba el primer pasillo. En un rincón había un montón de botellas vacías de
vino y cerveza, lo que explicaría la naturaleza de los visitantes furtivos: chicos de secundaria en busca
de un sitio donde beber lejos de la mirada de sus padres. Las paredes estaban manchadas de suciedad
y extraños eslóganes pintados con spray de distintos tonos. Uno decía: ¡LOS MALOS MANDAN! Supuse
que era cierto. Las cañerías se habían desprendido del techo y de ellas goteaba una oscura agua fétida
al suelo de linóleo. Los escombros y la basura, el polvo y la suciedad llenaban todos los rincones.
Mezclado con el olor neutro de los años y el abandono se notaba el hedor característico a excrementos.
Avancé unos pasos más, pero tuve que detenerme. Una placa de un tabique caída en mitad del pasillo
bloqueaba el paso. Vi a mi izquierda la escalera que conducía a las plantas superiores, pero estaba llena
de desechos. Quería recorrer la sala de estar común, a mi izquierda, y ver las salas de tratamiento, que
ocupaban la planta baja. También quería ver las celdas del piso superior, donde nos encerraban cuando
luchábamos contra nuestra medicación o nuestra locura, y los dormitorios, donde yacíamos como
desdichados campistas en hileras de camas metálicas. Pero la escalera parecía inestable y temí que
fuera a derrumbarse bajo mi peso.
No estoy seguro del rato que pasé allí, en cuclillas, escuchando los ecos de todo lo que había visto
y oído tiempo atrás. Como en mi época de paciente, el tiempo parecía menos urgente, menos imperioso,
como si la segunda manecilla del reloj avanzara muy despacio y los minutos pasaran a regañadientes.
Me acechaban los fantasmas de la memoria. Podía ver caras, oír sonidos. Los sabores y olores de
la locura y la negligencia volvieron a mí en una oleada. Escuché mi pasado arremolinándose a mi alrededor.
Cuando el momento de la melancolía me invadió por fin, me incorporé y salí despacio del edificio.
Me dirigí a un banco situado bajo un árbol, en el patio interior, y me senté para contemplar lo que había
sido mi hogar. Me sentía exhausto y respiré el aire fresco con esfuerzo, más cansado de lo que me
sentía después de mis paseos habituales por la ciudad. No desvié la mirada hasta que oí pasos en el
camino.
Un hombre bajo y corpulento, un poco mayor que yo, con el cabello negro y lacio salpicado de
canas, avanzaba deprisa hacia mí. Lucía una amplia sonrisa pero una ligera ansiedad en los ojos, y me
dirigió un tímido saludo.
—Supuse que te encontraría aquí —dijo, resoplando debido al esfuerzo y el calor—. Vi tu nombre
en la lista de inscripciones. —Se detuvo a unos pasos de distancia, vacilante—. Hola, Pajarillo —me dijo.
—Bonjour, Napoleón —contesté a la vez que me levantaba y le tendía la mano—. Nadie me ha
llamado así en muchos, muchos años.
Me estrechó la mano. La suya estaba algo sudada y se agarraba con flojedad. Debía de ser por la
medicación. Pero su sonrisa seguía ahí.
—Ni a mí —aseguró.
—Vi tu nombre en el programa. ¿Vas a dar un discurso?
—No me convence eso de ponerme delante de toda esa gente —dijo tras asentir—. Pero el
médico que me trata está metido en el proyecto de urbanización y fue idea suya. Dijo que sería una
buena terapia. Una demostración fehaciente de la ruta dorada hacia la recuperación total.
Dudé un momento y pregunté:
—¿Tú qué crees?
—Creo que es él quien está loco. —Napoleón se sentó en el banco y soltó una risita ligeramente
histérica, un sonido agudo que unía nerviosismo y alegría, y que recordé de la época que pasamos
juntos—. Por supuesto, va bien que la gente siga pensando que estás totalmente loco, porque así nunca
puedes ponerte en una situación demasiado embarazosa —añadió, y yo sonreí. Era la clase de

8

observación que sólo haría alguien que haya pasado un tiempo en un hospital psiquiátrico. Me recosté y
ambos observamos el edificio Amherst. Él suspiró—. ¿Has entrado?
—Sí. Está hecho un desastre. A punto para el martillo de demolición.
—Yo ya lo pensaba entonces. Pero todo el mundo creía que era el mejor sitio del mundo. Por lo
menos, eso me dijeron cuando me ingresaron. Un centro psiquiátrico avanzado. La mejor forma de tratar
a los enfermos mentales en un entorno residencial. Menuda mentira. —Contuvo el aliento y añadió—:
Una puta mentira.
—¿Es eso lo que vas a decirles? En el discurso, me refiero.
—No creo que sea lo que quieren oír —dijo tras sacudir la cabeza—. Es más sensato decirles
cosas bonitas. Cosas positivas. Tengo prevista una serie de tremendas falsedades.
Me lo pensé un momento y sonreí.
—Eso podría ser un signo de salud mental —comenté.
—Espero que tengas razón —sonrió Napoleón.
Ambos guardamos silencio unos segundos.
—No les voy a hablar sobre los asesinatos —susurró con tono nostálgico—. Ni decirles una sola
palabra sobre el Bombero o la fiscal, ni nada de lo que pasó al final. —Alzó los ojos hacia el edificio y
añadió—: De todos modos, esa historia deberías contarla tú.
No respondí.
Napoleón guardó silencio un momento.
—¿Piensas en lo que pasó? —preguntó.
Negué con la cabeza, pero los dos sabíamos que era falso.
—A veces sueño con ello —expliqué—. Pero me resulta difícil recordar qué fue real y qué no.
—Es lógico —dijo, y añadió despacio—: ¿Sabes qué me preocupaba? Nunca supe dónde
enterraban a las personas. Las que murieron cuando estábamos aquí. Quiero decir que estaban en la
sala de estar o en los pasillos con todos los demás, y de repente estaban muertas. Pero ¿qué pasaba
luego? ¿Te llegaste a enterar?
—Sí —respondí tras una pausa—. Había un pequeño cementerio improvisado en un extremo del
hospital, hacia la arboleda situada detrás de administración y de Harvard. Pasado el jardincillo. Creo que
ahora forma parte de un campo de fútbol juvenil.
—Me alegra saberlo —dijo Napoleón mientras se secaba la frente—. Siempre me lo había
preguntado.
Estuvimos callados unos instantes y luego prosiguió:
—Ya sabes cómo detestaba averiguar cosas. Después, cuando nos dieron de alta y nos enviaron
a ambulatorios para recibir el tratamiento y todos esos nuevos fármacos, ¿sabes qué detesté?
—¿Qué?
—Que el delirio al que me había aferrado durante tantos años no sólo no era un delirio, sino que ni
siquiera era un delirio especial. Que no era la única persona que imaginaba ser la reencarnación de un
emperador francés. De hecho, seguro que París está lleno de gente así. Detesté saber eso. En mi delirio
me sentía especial. Único. Y ahora sólo soy un hombre corriente que tiene que tomar pastillas, sufre
temblores en las manos todo el rato, sólo puede tener un empleo de lo más simple y cuya familia
seguramente desearía que desapareciera. Me gustaría saber como se dice joder en francés.
—Bueno, personalmente, si te sirve de algo, siempre tuve la impresión de que eras un espléndido
emperador francés —aseguré tras pensar un momento—. Y si hubieras sido tú quien dirigió las tropas en
Waterloo, seguro que habrías ganado.
Napoleón soltó una risita.
—Siempre supimos que se te daba mejor que a los demás prestar atención al mundo que nos
rodeaba, Pajarillo —dijo—. Le caías bien a la gente, aunque estuviera delirante y loca.
—Me alegra saberlo.
—¿Y el Bombero? Era amigo tuyo. ¿Qué fue de él? Me refiero a después.
—Se fue —contesté tras una pausa—. Solucionó todos sus problemas, se trasladó al sur y ganó
mucho dinero. Formó una familia. Compró una casa grande, un coche potente. Todo le fue muy bien. Lo
último que supe fue que dirigía una fundación benéfica. Sano y feliz.
—No me extraña —asintió Napoleón—. ¿Y la mujer que vino a investigar? ¿Se fue con él?
—No. Obtuvo una plaza de juez. Con toda clase de honores. Su vida fue maravillosa.
—Lo sabía. Era de prever.
Todo esto era mentira, por supuesto.
—Tengo que volver y prepararme para mi gran momento —dijo tras echar un vistazo al reloj—.
Deséame suerte.
—Buena suerte —dije.
—Me ha gustado volver a verte —añadió Napoleón—. Espero que te vaya todo bien.
—Y yo a ti. Tienes buen aspecto.

9

—¿De veras? Lo dudo. Dudo que muchos de nosotros tengamos buen aspecto. Pero está bien.
Gracias por decirlo.
Se levantó y yo hice lo mismo. Ambos volvimos la mirada hacia el edificio Amherst.
—Me alegraré cuando lo derriben —dijo Napoleón con súbita amargura—. Era un sitio peligroso y
maligno, y en él no pasaban cosas buenas. —Se volvió hacia mí—. Tú estuviste ahí, Pajarillo. Lo viste
todo. Cuéntalo.
—¿Quién querría escucharme?
—Puede que alguien. Escribe la historia. Puedes hacerlo.
—Algunas historias es mejor no escribirlas.
—Si la escribes, entonces será real —comentó Napoleón, y se encogió de hombros—. Si sólo la
conservamos en nuestros recuerdos, es como si nunca hubiera pasado. Como si hubiera sido un sueño.
O una alucinación propia de chalados. Nadie se cree lo que decimos. Pero si lo escribes, eso le dará, no
sé, cierto fundamento. Lo volverá real.
—El problema de estar loco es que era muy difícil distinguir qué era verdad y qué no —dije
sacudiendo la cabeza—. Eso no cambia sólo porque tomemos las pastillas suficientes para
arreglárnoslas en el mundo con los demás.
—Tienes razón —sonrió Napoleón—. Pero también puede que no la tengas. No lo sé. Sólo sé que
podrías contarlo y quizás algunas personas lo creerían, y eso ya estaría bastante bien. Entonces nadie
nos creía. Ni siquiera con la medicación, nadie nos creía. —Volvió a echar un vistazo al reloj y movió los
pies, nervioso.
—Deberías regresar—aconsejé.
—Tengo que regresar —repitió.
Estuvimos un momento, quietos, incómodos, hasta que por fin se dio la vuelta y se alejó. A medio
camino, se giró y me dedicó el mismo saludo inseguro que al llegar.
—Cuéntalo —me gritó, y se alejó deprisa, un poco encorvado como era su costumbre.
Vi que las manos le temblaban de nuevo.
Ya había oscurecido cuando por fin regresé a mi casa y me encerré en la seguridad de aquel
reducido espacio. Un cansancio nervioso parecía latirme en las venas, recorriéndolas junto con los
glóbulos rojos y los glóbulos blancos. Encontrarme con Napoleón y oír cómo me llamaba por el apodo
que recibí cuando ingresé en el hospital me había despertado emociones. Me planteé tomar más
pastillas. Tenía unas que servían para calmarme si me ponía demasiado nervioso. Pero no lo hice.
«Cuenta la historia», me había dicho.
—¿Cómo? —pregunté en voz alta en la quietud de mi hogar.
La habitación resonó a mi alrededor.
«No puedes contarlo», me dije.
Y entonces me pregunté por qué no.
Tenía bolígrafos y lápices, pero no papel.
Entonces tuve una idea. Por un segundo, me pregunté si era una de mis voces, que volvía, la que
me lanzaba al oído una sugerencia rápida y una orden modesta. Me detuve, escuché con atención para
distinguir los tonos inconfundibles de mis viejos guías entre los sonidos de la calle que se oían por
encima del zumbido del aire acondicionado de la ventana. Pero me eludían. No sabía si estaban ahí o
no. Pero estaba acostumbrado a la incertidumbre.
Cogí una silla algo arañada y raída y la situé contra la pared, al fondo de la habitación. Aunque no
tenía papel, sí tenía unas paredes desnudas pintadas de blanco.
Si mantenía el equilibrio sobre la silla, podía llegar casi hasta el techo. Agarré un lápiz y escribí
deprisa, con letra pequeña, comprimida pero legible:
Francis Xavier Petrel llegó llorando al Hospital Estatal Western en una ambulancia. Llovía con
intensidad, anochecía deprisa, y tenía los brazos y las piernas atados. Con sólo veintiún años, estaba
más asustado de lo que había estado en su corta y hasta entonces relativamente monótona vida...

10

2

Francis Xavier Petrel llegó llorando al Hospital Estatal Western en una ambulancia. Llovía con
intensidad, anochecía deprisa, y tenía los brazos y las piernas atados. Con sólo veintiún años, estaba
más asustado de lo que había estado en su corta y hasta entonces relativamente monótona vida.
Los dos hombres de la ambulancia habían guardado silencio durante el trayecto, salvo para
mascullar quejas sobre lo impropio del tiempo para esa estación o para hacer comentarios mordaces
sobre los demás conductores, ninguno de los cuales parecía alcanzar los niveles de excelencia que ellos
poseían. La ambulancia había recorrido el camino a una velocidad moderada, sin luces intermitentes ni
urgencia alguna. La forma en que ambos habían actuado tenía algo de rutinario, como si el viaje al
hospital fuera sólo una parada más en medio de un día opresivamente normal y aburrido. Uno de ellos
sorbía de vez en cuando una lata de refresco, y al hacerlo emitía un ruido parecido a un beso. El otro silbaba fragmentos de canciones populares. El primero llevaba patillas a lo Elvis. El segundo lucía una
melena tupida como la de un león.
Podía haber sido un trayecto aburrido para los dos asistentes, pero para el joven tenso que iba en
la parte posterior, que respiraba como si hubiera corrido un sprint no era nada de eso. Cada sonido, cada
sensación parecía indicarle algo más aterrador y amenazador. El rumor del limpiaparabrisas era como el
redoble de un tambor agorero en el corazón de la selva. El murmullo de los neumáticos en la resbaladiza
carretera era un canto de sirena desesperado. Hasta el sonido de su respiración trabajosa parecía
resonar, como si estuviera metido en una tumba. Las sujeciones se le hincaban en la piel. Quería pedir
ayuda, pero no conseguía emitir el sonido correcto. Lo único que le salía era un gargarismo de
desesperación. Una idea se abrió paso a través de aquella sinfonía disonante: si sobrevivía a ese día, no
era probable que viviera jamás uno peor.
Cuando la ambulancia se detuvo frente a la entrada del hospital, oyó que una de sus voces le
advertía por encima del miedo: Si no tienes cuidado, aquí te matarán.
Los hombres de la ambulancia parecían ajenos al peligro inminente. Abrieron las puertas del
vehículo con estrépito y sacaron sin la menor delicadeza a Francis en una camilla. Este sintió la lluvia
que le caía en la cara y se mezclaba con el sudor nervioso de su frente hasta que traspusieron unas
puertas anchas y entraron en un mundo de luces brillantes e implacables. Lo empujaron por un pasillo y
las ruedas de la camilla chirriaban contra el linóleo. Lo único que pudo ver al principio fue el techo gris
marcado de hoyos. Era consciente de que había más personas en el pasillo, pero estaba demasiado
asustado para volver la cabeza hacia ellas. Mantenía los ojos fijos en el aislamiento acústico del techo, y
contaba la cantidad de fluorescentes que iba dejando atrás. Cuando llegó al cuarto, los camilleros se
detuvieron.
Algunas personas más se habían situado delante de la camilla. Oyó unas palabras por encima de
su cabeza:
—Muy bien, chicos. Nosotros nos encargaremos.
Entonces, una cara negra, inmensa y redonda, que mostraba una hilera de dientes irregulares en
una amplia sonrisa, apareció sobre él. La cara coronaba una chaqueta blanca de auxiliar que parecía, a
primera vista, varias tallas pequeña.
—Muy bien, señor Francis Xavier Petrel, no nos va a causar ningún problema, ¿verdad? —El
negro imprimió un ligero tono cantarín a sus palabras, de modo que sonaron entre amenaza y diversión.
Francis no supo qué responder.
Un segundo rostro negro entró de repente en su campo de visión al otro lado de la camilla,
inclinado también hacia él.
—No creo que este chico vaya a crearnos ningún problema —dijo el segundo hombre—. En
absoluto. ¿Verdad, señor Petrel? —El también hablaba con un suave acento sureño.
Una voz le gritó al oído: ¡Diles que no!
Intentó sacudir la cabeza, pero le costaba mover el cuello.
—No causaré ningún problema —dijo al fin. Sus palabras parecían tan duras como aquel día, pero
se alegró de poder hablar. Eso lo tranquilizó un poco. A lo largo del día había temido que, de algún modo, fuera a perder toda capacidad de comunicación.
—Muy bien, señor Petrel. Vamos a bajarlo de la camilla. Después nos sentaremos con calma en
una silla de ruedas. ¿Entendido? Pero aún no le voy a soltar las manos y los pies. Eso será después de
que hable con el médico. Quizá le dé algo para que se calme. Para relajarlo. Ahora incorpórese, mueva
las piernas hacia delante.
¡Haz lo que te dicen!
Lo hizo.
El movimiento lo mareó y se balanceó brevemente. Una mano enorme lo sujetó por el hombro. Se
volvió y vio que el primer auxiliar era inmenso, cerca de dos metros de estatura y puede que unos ciento
treinta kilos de peso. Tenía brazos muy musculosos y piernas como barriles. Su compañero, el otro

11

negro, era un hombre enjuto y nervudo, empequeñecido a su lado. Llevaba perilla y un peinado afro que
no lograba añadir demasiados centímetros a su modesta estatura. Los dos hombres lo depositaron en
una silla de ruedas.
—Muy bien —dijo el pequeño—. Ahora lo llevaremos a ver al médico. No se preocupe. Las cosas
pueden parecer desagradables, pésimas ahora mismo, pero pronto mejorarán. Puede estar seguro.
No se lo creyó. Ni una palabra.
Los dos auxiliares lo condujeron hasta una pequeña sala de espera. Una secretaria sentada tras
una mesa metálica alzó la mirada cuando cruzaron la puerta. Parecía una mujer imponente, estirada, de
más de mediana edad, vestida con un ajustado traje chaqueta azul, el cabello demasiado crispado, el
delineador de ojos demasiado marcado y el brillo de labios ligeramente excesivo, lo que le confería un
aspecto algo incongruente, entre bibliotecaria y prostituta callejera.
—Éste debe de ser el señor Petrel —dijo con brusquedad, aunque Francis supo al instante que no
esperaba respuesta, porque ya la conocía—. Ya pueden pasar. El médico lo está esperando.
Le condujeron a un despacho. Era una habitación algo más agradable, con dos ventanas en la
pared del fondo con vistas a un jardín. Se veía un roble mecido por el viento. Y, más allá del árbol, otros
edificios, todos de ladrillo, con tejados de pizarra negra que se fundían con la penumbra del cielo.
Delante de las ventanas había un enorme escritorio de madera. Un estante con libros en un rincón,
varias sillas demasiado mullidas y una alfombra oriental de color rojo vivo sobre la moqueta gris que
cubría el suelo creaban una zona de asiento a la derecha de Francis. Una fotografía del gobernador junto
a un retrato del presidente Cárter colgaban de la pared. Francis lo captó lo más rápido posible girando la
cabeza a uno y otro lado. Pero sus ojos se detuvieron enseguida en el hombre menudo que se levantó
de detrás de la mesa.
—Buenas tardes, señor Petrel. Soy el doctor Gulptilil —dijo, con una voz aguda, casi como de
niño.
Era un hombre con sobrepeso, rollizo, sobre todo en los hombros y la barriga, bulboso como un
globo al que se le ha dado forma. Era indio o pakistaní. Llevaba una reluciente corbata de seda roja y
una camisa de un blanco luminoso, pero su traje gris, mal entallado, tenía los puños algo raídos. Parecía
la clase de hombre que pierde interés en su aspecto a medio vestirse por la mañana. Llevaba unas gafas
gruesas de montura negra, y el pelo, peinado hacia atrás, se le rizaba sobre el cuello de la camisa.
Francis no pudo deducir si era joven o mayor. Observó que le gustaba subrayar sus palabras con
movimientos de la mano, de modo que su conversación parecía la actuación de un director de orquesta
con la batuta.
—Hola —dijo Francis, vacilante.
¡Ten cuidado con lo que dices!, le advirtió una de sus voces.
—¿Sabe por qué está aquí? —preguntó el médico. Parecía sentir verdadera curiosidad.
—No estoy muy seguro.
Gulptilil bajó la mirada a un expediente y examinó una hoja.
—Al parecer, ha asustado a algunas personas —indicó despacio—. Y parecen creer que necesita
ayuda. —Tenía un ligero acento británico, un pequeño toque de anglicismo que era probable que los
años en Estados Unidos hubieran erosionado. Hacía calor en la habitación, y uno de los radiadores
siseaba bajo la ventana.
—Fue un error —respondió Francis—. No quería hacerlo. Las cosas se descontrolaron un poco.
Fue un accidente. De verdad que sólo fue una equivocación. Ahora me gustaría volver a casa. Lo siento.
Prometo portarme mejor. Mucho mejor. Sólo fue un error. No quería hacerlo. De verdad que no. Pido
disculpas.
El médico asintió, pero no contestó precisamente a lo que Francis había dicho.
—¿Oye voces ahora? —quiso saber.
¡Dile que no!
—No.
—¿No?
—No.
¡Dile que no sabes de qué está hablando! ¡Dile que nunca has oído ninguna voz!
—No sé a qué se refiere con eso de las voces —aseguró Francis.
¡Muy bien!
—Me refiero a que usted oye hablar a personas que no están físicamente presentes. O tal vez oye
cosas que los demás no pueden oír.
Francis negó con la cabeza.
—Eso sería una locura —comentó. Estaba ganando algo de confianza.
El médico examinó la hoja y volvió a alzar los ojos hacia Francis.
—Así que las muchas veces que los miembros de su familia le han observado hablando solo no
son ciertas. ¿Por qué mentirían, pues?
Francis se movió inquieto mientras pensaba en la pregunta.

12

—¿Quizás están equivocados? —dijo, y la incertidumbre asomó a su voz.
—Lo dudo.
—No he tenido demasiados amigos —comentó Francis con cautela—. Ni en el colegio ni en el
barrio. Los demás suelen dejarme solo. Así que he terminado hablando conmigo mismo. Puede que sea
eso lo que han observado.
—¿Habla consigo mismo? —repuso el médico.
—Sí. Eso es —corroboró Francis, y se relajó un poco más.
Muy bien. Muy bien. Ten cuidado.
El médico echó otro vistazo al expediente. Exhibía una sonrisita en los labios.
—Yo también hablo conmigo mismo a veces —aseguró.
—Bueno. Ya lo ve —contestó Francis. Se estremeció y sintió una curiosa mezcla de calor y frío,
como si el tiempo húmedo y crudo del exterior hubiera logrado seguirlo y hubiese superado el calor
ardiente del radiador.
—Pero cuando lo hago no mantengo una conversación, señor Petrel. Es más bien un recordatorio,
como «No olvides comprar un litro de leche», o una advertencia, como «¡Ay!» o «¡Mierda!» o, debo admitirlo, epítetos aún peores. No me dedico a preguntar y contestar a alguien que no está presente. Y eso,
me temo, es lo que su familia dice que lleva haciendo usted desde hace años.
¡Ten cuidado con ésta!
—¿Eso han dicho? —replicó Francis con astucia—. Qué extraño.
—No tanto como se imagina, señor Petrel —dijo el médico y sacudió la cabeza.
Rodeó la mesa acortando la distancia entre ambos para terminar apoyándose en el borde, justo
delante de Francis, confinado en la silla de ruedas, limitado por las ataduras de manos y piernas, pero
igualmente por la presencia de los dos auxiliares, que no habían hablado ni se habían movido pero se
mantenían justo detrás de él.
—Tal vez volvamos más tarde a esas conversaciones suyas, señor Petrel —dijo el doctor—.
Porque no acabo de entender cómo puede tenerlas sin oír algo a cambio, y eso me preocupa de verdad.
¡Es peligroso, Francis! Es inteligente y no busca nada bueno. ¡Cuidado con lo que dices!
Francis asintió, y temió que el médico lo hubiese advertido. Se puso tenso y vio cómo Gulptilil
hacía una anotación en la hoja con un bolígrafo.
—Intentemos otra cosa de momento, señor Petrel —prosiguió—. Hoy ha sido un día difícil, ¿no es
así?
—Sí —contestó Francis. Supuso entonces que sería mejor añadir algo porque el médico se limitó
a mirarlo fijamente—. Tuve una discusión. Con mis padres.
—¿Una discusión? Sí. Por cierto, señor Petrel, ¿puede decirme qué fecha es hoy?
—¿La fecha?
—Correcto. La fecha de esta discusión que tuvo usted hoy.
Pensó un buen momento. Luego miró por la ventana y vio que el árbol se doblaba bajo el viento,
con movimientos espasmódicos, como si un titiritero oculto le manipulara las extremidades. Las ramas
tenían unos brotes, así que hizo algunos cálculos mentales. Se concentró mucho, y esperaba que una de
las voces supiera la respuesta, pero de repente estaban, como era su irritante costumbre, silenciosas.
Echó un vistazo alrededor con la esperanza de encontrar un calendario u otra señal que pudiera
ayudarlo, pero no vio nada. Volvió la mirada a la ventana para observar cómo se movía el árbol. Luego
miró al médico y vio que éste esperaba pacientemente la respuesta, como si hubieran transcurrido varios
minutos desde su pregunta. Francis inspiró hondo.
—Lo siento... —empezó.
—¿Se ha distraído? —preguntó el médico.
—Le pido disculpas.
—Parecía estar en otro sitio —comentó el médico—. ¿Le ocurre con frecuencia?
¡Dile que no!
—No. En absoluto.
—¿De veras? Me sorprende. En cualquier caso, señor Petrel, iba a decirme algo.
—¿Me había hecho una pregunta? —repuso Francis, enojado consigo mismo por haber perdido el
hilo de la conversación.
—La fecha, señor Petrel.
—Creo que es quince de marzo —respondió Francis con seguridad.
—Ah, los idus de marzo. Momento de traiciones famosas. Lástima, pero no. —Negó con la
cabeza—. Pero ha estado cerca, señor Petrel. ¿Y el año?
Francis hizo más cálculos mentales. Sabía que tenía veintiún años y que su cumpleaños había
sido el mes anterior, de modo que dedujo:
—Mil novecientos setenta y nueve.
—Bien —contestó el doctor—. Excelente. ¿Y a qué día estamos?
—¿Qué día?

13

—¿Qué día de la semana, señor Petrel?
—Estamos a... sábado.
—No. Lo siento. Hoy es miércoles. ¿Podrá recordarlo un rato?
—Sí. Miércoles. Por supuesto.
—Y ahora volvamos a esta mañana —pidió el médico, y se frotó el mentón con la mano—, con su
familia. Fue algo más que una discusión, ¿no es así, señor Petrel?
¡No! ¡Fue lo mismo de siempre!
—No creo que fuera tan especial...
—¿De veras? —El médico abrió los ojos con una ligera nota de sorpresa—. Qué curioso, señor
Petrel. Porque el informe de la policía local indica que amenazó a sus dos hermanas y que después
anunció que iba a suicidarse. Que la vida no valía la pena y que odiaba a todo el mundo. Y luego,
cuando su padre le hizo frente, también lo amenazó, lo mismo que a su madre, aunque no con atacarlos
sino con algo igual de peligroso. Dijo que quería que todo el mundo desapareciera. Creo que ésas fueron
sus palabras exactas. Y el informe asegura además, señor Petrel, que fue a la cocina de la casa donde
vive con sus padres y sus dos hermanas menores y tomó un cuchillo grande, el cual blandió en su
dirección de tal manera que ellos creyeron que iba a atacarlos. Luego lo lanzó contra la pared. Y
después, cuando la policía llegó a su casa, se encerró en su habitación y se negó a salir, pero desde el
pasillo le oían hablar en voz alta, discutiendo, cuando de hecho no había nadie con usted. Tuvieron que
derribar la puerta, ¿no es así? Y, por fin, forcejeó con los policías y con los auxiliares de la ambulancia
que intentaban ayudarlo, por lo que uno de ellos necesitó incluso ser atendido. ¿Es ése un breve
resumen de los hechos de hoy, señor Petrel?
—Sí —contestó con tristeza—. Siento lo del policía. Un puñetazo mío le acertó sin querer en el
ojo. Sangró mucho.
—Eso fue una suerte para usted y para él —dijo Gulptilil.
Francis asintió.
—Tal vez ahora podría explicarme por qué pasaron hoy estas cosas, señor Petrel.
¡No le digas nada! ¡Van a usar en tu contra hasta la última palabra que digas!
Francis miró otra vez por la ventana en busca del horizonte. Detestaba la pregunta «por qué». Lo
había perseguido toda la vida. ¿Por qué no tienes amigos? ¿Por qué no te llevas bien con tus
hermanas? ¿Por qué no puedes lanzar bien una pelota o estar tranquilo en clase? ¿Por qué no prestas
atención cuando te habla el profesor, o el jefe de los scouts, o el sacerdote de la parroquia, o los
vecinos? ¿Por qué te escondes siempre de los demás? ¿Por qué eres diferente, Francis, cuando lo
único que queremos es que seas igual? ¿Por qué no puedes conservar un empleo? ¿Por qué no puedes
estudiar? ¿Por qué no puedes alistarte en el ejército? ¿Por qué no puedes comportarte? ¿Por qué no
hay quien te ame?
—Mis padres creen que tengo que hacer algo con mi vida. Eso fue lo que provocó la discusión.
—¿Es consciente, señor Petrel, de que obtuvo muy buenos resultados en sus estudios?
Excelentes, por extraño que parezca. Quizás sus esperanzas no fueran tan infundadas.
—Supongo que no.
—¿Por qué discutió entonces?
—Una conversación así nunca es tan razonable como se cuenta después —respondió Francis, y
eso hizo sonreír al doctor.
—Ah, señor Petrel, supongo que tiene razón en eso. Pero no entiendo cómo esta discusión subió
tanto de tono.
—Mi padre estaba resuelto.
—Usted lo golpeó, ¿verdad?
¡No admitas nada! ¡El te golpeó antes! ¡Di eso!
—El me golpeó antes —obedeció Francis.
Gulptilil hizo otra anotación. Francis se revolvió en el asiento. El médico alzó los ojos hacia él.
—¿Qué está escribiendo? —quiso saber Francis.
—¿Importa eso?
¡No permitas que te toree! ¡Averigua qué está escribiendo! ¡No será nada bueno!
—Sí. Quiero saber qué está escribiendo.
—Sólo son unas notas sobre nuestra conversación.
¡Insiste!
—Creo que debería enseñarme lo que está escribiendo. Creo que tengo derecho a saber qué está
escribiendo.
El médico no respondió, así que Francis prosiguió.
—Estoy aquí, he contestado sus preguntas y ahora yo le hago una. ¿Por qué está escribiendo
cosas sobre mí sin enseñármelas? No es justo.

14

Se removió y tiró de las ataduras que lo sujetaban. Notaba que el calor de la habitación
aumentaba, como si hubieran subido la calefacción de golpe. Forcejeó un momento para intentar
liberarse, pero no lo consiguió. Inspiró hondo y volvió a desplomarse en el asiento.
—¿Está nervioso? —preguntó el médico tras unos instantes de silencio. Era una pregunta que no
requería respuesta.
—Eso no es justo —repitió Francis, intentando infundir tranquilidad a su voz.
—¿Es importante la justicia para usted?
—Sí. Por supuesto.
—Sí, quizá tenga razón en eso, señor Petrel.
De nuevo guardaron silencio. Francis oía sisear el radiador y pensó que quizás era la respiración
de los auxiliares, que seguían a sus espaldas. Se preguntó si una de sus voces podría estar intentando
captar su atención susurrándole algo tan bajo que le costaba oírlo. Se inclinó hacia delante, como para
escuchar mejor.
—¿Suele impacientarse cuando las cosas no le salen como quiere?
—¿No le pasa a todo el mundo?
—¿Cree que debería lastimar a la gente cuando las cosas no salen como a usted le gustaría,
señor Petrel?
—No.
—Pero se enfada.
—Todo el mundo se enfada a veces.
—Ah, señor Petrel, en eso tiene toda la razón. Sin embargo, el modo en que reaccionamos a
nuestro enfado es fundamental, ¿no? Creo que deberíamos volver a hablar. —El médico se había
inclinado hacia él para imprimir algo de complicidad a su actitud—. Sí, creo que serán necesarias más
conversaciones. ¿Sería eso aceptable para usted, señor Petrel?
No contestó. Era como si la voz del médico se hubiera apagado, como si alguien le hubiera bajado
el volumen o como si sus palabras le llegaran desde una gran distancia.
—¿Puedo llamarte Francis? —preguntó el médico.
De nuevo no respondió. No se fiaba de su voz, porque empezaba a mezclarse con las emociones
que le crecían en el pecho.
—Dime, Francis —preguntó Gulptilil tras observarlo un instante—, ¿recuerdas lo que te pedí que
recordaras hace un rato, durante nuestra conversación?
Esta pregunta pareció devolverlo a la habitación. Alzó los ojos hacia el médico, que exhibía una
mirada inquisitiva.
—¿Cómo?
—Te he pedido que recordaras algo.
—No me acuerdo —soltó Francis con brusquedad.
—Pero tal vez podrías recordarme a qué día de la semana estamos —dijo el médico con la cabeza
ligeramente ladeada.
—¿Qué día?
—Sí.
—¿Es importante?
—Imaginemos que lo es.
—¿Está seguro de habérmelo preguntado antes? —Francis procuraba ganar tiempo, porque aquel
simple dato parecía de repente eludirlo, como si se escondiera tras una nube en su interior.
—Sí —contestó el doctor—. Estoy seguro. ¿A qué día estamos?
Francis se lo pensó, mientras se debatía con la ansiedad que de repente se encaramaba a sus
demás pensamientos. Ojalá alguna de sus voces acudiera en su ayuda, pero siguieron silenciosas.
—Creo que es sábado —aventuró con cautela. Pronunció cada palabra despacio, vacilante.
—¿Estás seguro?
—Sí —contestó con escasa convicción.
—¿No recuerdas que yo te hubiera dicho que era miércoles?
—No. No sería correcto. Es sábado. —La cabeza le daba vueltas, como si aquellas preguntas le
obligaran a correr en círculos concéntricos.
—No —corrigió el médico—. Pero no tiene importancia. Te quedarás un tiempo con nosotros,
Francis, y tendremos oportunidad de volver a hablar sobre estos temas. Estoy seguro de que en el futuro
recordarás mejor las cosas.
—No quiero quedarme —contestó Francis, sintiendo un pánico repentino mezclado con
desesperación—. Quiero irme a casa. De verdad, creo que me están esperando. Se acerca la hora de
cenar, y mis padres y hermanas quieren que todo el mundo esté en casa entonces. Es la norma de la
casa, ¿sabe? Tienes que estar a las seis, con la cara y las manos lavadas. Nada de ropa sucia si has
estado jugando fuera. Preparados para bendecir la mesa. Tenemos que bendecir la mesa. Siempre lo

15

hacemos. Algunos días me toca a mí. Tenemos que dar gracias a Dios por la comida que tenemos en la
mesa. Creo que hoy me toca. Sí, estoy seguro. De modo que tengo que irme, no puedo llegar tarde.
Notaba cómo las lágrimas le anegaban los ojos y los sollozos le entrecortaban las palabras. Esas
cosas le pasaban a un reflejo exacto de él, no a él, que estaba algo distanciado del Francis real. Luchó
para que todas esas partes de él mismo se reunieran en una sola, pero era difícil.
—¿Quizá quieras hacerme alguna pregunta? —dijo Gulptilil con delicadeza.
—¿Por qué no puedo volver a casa? —tosió la pregunta entre lágrimas.
—Porque la gente te tiene miedo, Francis, y porque asustas a la gente.
—¿Qué clase de sitio es éste?
—Un sitio donde te ayudaremos —aseguró el médico.
¡Mentira! ¡Mentira! ¡Mentira!
Gulptilil dirigió la mirada a los dos auxiliares y les dijo:
—Señor Moses, por favor, lleve con su hermano al señor Petrel al edificio Amherst. Aquí tiene una
receta con la medicación y algunas instrucciones adicionales para las enfermeras. Deberá estar por lo
menos treinta y seis horas en observación antes de que se planteen pasarlo a la sala abierta. —Entregó
el expediente al más bajo de los hombres que flanqueaban a Francis.
—Muy bien, doctor —asintió el auxiliar.
—Sí, doctor —respondió su enorme compañero, que se puso tras la silla de ruedas y la empujó
con rapidez. El movimiento mareó a Francis, que contuvo los sollozos que le sacudían el pecho—. No
tenga miedo, señor Petrel. Pronto se arreglará todo. Cuidaremos bien de usted —susurró el hombretón.
Francis no lo creyó.
Le condujeron de vuelta a la sala de espera, con las lágrimas resbalándole por las mejillas y las
manos temblorosas bajo las sujeciones. Se retorcía en la silla para llamar la atención de los auxiliares.
—Por favor —rogó lastimeramente, con la voz quebrada por una mezcla de miedo y tristeza sin
límite—, quiero ir a casa. Me están esperando. Es donde quiero estar. Llévenme a casa, por favor.
El auxiliar pequeño tenía el rostro tenso, como si le doliese oír las súplicas de Francis.
—Todo va a ir bien, ¿me oyes? —repitió con una mano en el hombro de Francis—. Tranquilo... —
Le hablaba como si fuera un niño.
Los sollozos sacudían a Francis, procedentes de una parte muy profunda de su ser. Se detuvieron
en la sala de espera donde la secretaria estirada alzó los ojos con una expresión impaciente e
implacable.
—¡Silencio! —ordenó a Francis, que se tragó otro sollozo y tosió.
Al hacerlo, echó un vistazo alrededor de la habitación y vio a dos policías estatales uniformados,
con chaqueta gris y pantalones de montar azules remetidos en relucientes botas marrones de caña alta.
Ambos eran la imagen robusta, alta y esbelta de la disciplina, con el pelo cortado al uno y el sombrero de
ala rígida un poco inclinado. Los dos llevaban un cinturón tan pulido como un espejo, y un revólver
enfundado a la cintura. Pero quien llamó la atención de Francis fue el hombre al que flanqueaban.
Era más bajo que los policías, pero corpulento. Francis supuso que tendría unos treinta años.
Adoptaba una postura lánguida y relajada, con las manos esposadas delante, pero su lenguaje corporal
parecía minimizar la función de las esposas, como si sólo fueran un leve inconveniente. Llevaba puesto
un holgado mono azul marino con las palabras MCI-BOSTON bordadas en amarillo sobre el bolsillo
superior derecho, y un par de zapatillas de deporte viejas y sin cordones. El pelo castaño, bastante largo,
le sobresalía por debajo de una gorra de los Boston Red Sox manchada de sudor, y lucía barba de dos
días. Lo que más impresionó a Francis fueron sus ojos, porque iban de un lado a otro de la habitación,
más atentos y observadores que la pose relajada que adoptaba, para captar muchas cosas lo más
rápido posible. Poseían algo profundo que Francis notó de inmediato, a pesar de su propia angustia. No
supo definirlo, pero era como si aquel hombre percibiese algo indescriptiblemente triste situado fuera del
alcance de su vista, de modo que lo que veía, oía o presenciaba estaba teñido por este dolor oculto. Fijó
esos ojos en Francis y logró esbozar una sonrisita comprensiva, que pareció hablarle directamente.
—¿Estás bien, chico? —preguntó con un leve acento irlandés de Boston—. ¿Tan mal te van las
cosas?
—Quiero irme a casa —explicó Francis a la vez que meneaba la cabeza—, pero dicen que tengo
que quedarme aquí.— Acto seguido, preguntó espontáneamente en tono lastimero: —¿Puedes
ayudarme, por favor?
—Supongo que aquí hay más de uno que querría irse a casa y no puede —dijo el hombre,
inclinándose un poco hacia el joven—. Yo mismo me incluyo en esa categoría.
Francis alzó la mirada hacia él. No sabía muy bien por qué, pero su tono calmado lo tranquilizó.
—¿Puedes ayudarme? —repitió.
—No sé qué puedo hacer —dijo el hombre con una sonrisa, medio indiferente y medio triste—,
pero lo intentaré.
—¿Me lo prometes? —lo urgió Francis.
—De acuerdo. Te lo prometo.

16

El joven se recostó en la silla y cerró los ojos.
—Gracias —susurró.
La secretaria interrumpió la conversación con una orden a uno de los auxiliares negros:
—Señor Moses, este caballero es el señor... —Vaciló tras señalar al hombre del mono y decidió
continuar como si omitiera adrede el nombre—. Es el caballero del que hablamos antes. Estos policías lo
acompañarán a ver al médico, pero vuelvan enseguida para llevarlo a su nuevo alojamiento. —Pronunció
esta palabra con una pizca de sarcasmo—. Mientras tanto, instalen al señor Petrel en Amherst. Lo están
esperando.
—Sí, señora —dijo el negro corpulento, como si le tocara hablar, aunque los comentarios de la
mujer iban dirigidos al otro auxiliar—. Lo que usted diga.
El hombre del mono volvió a mirar a Francis.
—¿Cómo te llamas? —preguntó.
—Francis Petrel.
—Petrel es un nombre bonito. —Sonrió—. Así se llama un pajarillo marino, común en Cape Cod.
Son los pájaros que se ven sobrevolando las olas las tardes de verano, sumergiéndose en el agua y
levantando el vuelo. Unos animales muy bonitos. Mueven con rapidez sus alas blancas y planean sin
esfuerzo. Deben de tener muy buena vista para detectar un lanzón o un menhaden en el agua. Un pájaro
poético, sin duda. ¿Puedes volar así, Francis?
El joven sacudió la cabeza.
—Vaya —exclamó el hombre del mono—. Pues tal vez deberías aprender. Sobre todo si te van a
encerrar en este acogedor sitio mucho tiempo.
—¡Silencio! —interrumpió uno de los policías con una brusquedad que hizo sonreír al hombre.
—¿O qué? —le replicó.
El policía no contestó, aunque enrojeció, y el hombre volvió a girarse hacia Francis sin hacer caso
de la orden.
—Francis Petrel. Pajarillo. Eso me gusta más. Tómatelo con calma, Pajarillo, y volveré a verte
pronto. Te lo prometo.
Francis fue incapaz de contestar, pero percibió un mensaje de ánimo en aquellas palabras. Por
primera vez desde que esa horrible mañana había empezado con tantas voces, gritos y recriminaciones,
sintió que no estaba totalmente solo. Era como si el ruido y el estruendo constante que había oído todo
el día se hubiera reducido, como si hubieran bajado el volumen demencial de una radio. Algunas de sus
voces le murmuraron una aprobación de fondo, y se relajó un poco. Pero no tuvo tiempo de reflexionar al
respecto, porque se lo llevaron con brusquedad hacia el pasillo y la puerta se cerró con estrépito a sus
espaldas. Una corriente fría le hizo estremecerse y le recordó que, a partir de ese momento, su vida
había cambiado radicalmente y todo lo que iba a experimentar sería inaprensible y nuevo. Tuvo que
morderse el labio inferior para impedir que volvieran a aflorarle las lágrimas, y tragó saliva para
mantenerse en silencio y dejarse llevar con diligencia desde la zona de recepción hacia las
profundidades del Hospital Estatal Western.

17

3
La luz tenue de la mañana se deslizaba por los tejados vecinos e insinuaba su llegada a mi
reducido apartamento. Situado frente a lapa-red, vi todo lo que había escrito la noche anterior en un
largo y único párrafo. Mi escritura era muy apretada, como nerviosa. Las palabras discurrían en líneas
titubeantes, como un campo de trigo recorrido por un soplo de viento. Me pregunté si había tenido
realmente tanto miedo el día que llegué al hospital La respuesta era fácil: sí. Y mucho más de lo que
había escrito. La memoria suele nublar el dolor. La madre olvida la agonía del parto cuando le ponen al
bebé en los brazos, el soldado ya no recuerda el dolor de sus heridas cuando el general le pone la medalla en el pecho y la banda toca una marcha militar. ¿Había escrito la verdad sobre lo que vi? ¿ Capté
bien los detalles? ¿ Ocurrió tal como lo recordaba?
Tomé el lápiz, me arrodillé en el suelo, en el lugar donde había terminado mi primera noche ante
la pared. Vacilé y escribí:
Francis Petrel despertó cuarenta y ocho horas después en una deprimente celda de aislamiento gris,
embutido en una camisa de fuerza. El corazón le latía acelerado, se notaba la lengua espesa y ansiaba
beber algo frío y tener algo de compañía...
Francis Petrel despertó cuarenta y ocho horas después en una deprimente celda de aislamiento
gris, embutido en una camisa de fuerza. El corazón le latía acelerado, se notaba la lengua espesa y
ansiaba beber algo frío y tener algo de compañía. Yacía rígido en la cama metálica con un colchón
delgado y manchado, con la mirada puesta en el techo que cerraba las paredes acolchadas de color
arpillera, mientras efectuaba un modesto inventario de su persona y su entorno. Movió los dedos de los
pies, se pasó la lengua por los labios resecos y se contó cada latido del pulso hasta que notó que se
calmaba. Los fármacos que le habían inyectado le hacían sentir sepultado o, como mínimo, cubierto de
una sustancia densa. Había una sola bombilla blanca, que relucía en una rejilla metálica sobre su
cabeza, lejos de su alcance, y el brillo le lastimaba los ojos. Debería tener hambre, pero no era así. Forcejeó con las sujeciones, en vano. Decidió pedir ayuda, pero antes se susurró a sí mismo:
—¿Todavía estáis ahí?
Hubo un momento de silencio.
Luego oyó varias voces hablando todas a la vez, tenues, como sofocadas con una almohada:
Estamos aquí. Todavía estamos aquí.
Eso lo tranquilizó.
Tienes que conservarnos ocultas, Francis.
Asintió. Parecía algo obvio. Sentía un dilema interior, casi como un matemático que ve que una
ecuación complicada en una pizarra podría tener varias soluciones posibles. Las voces que lo habían
guiado también lo habían metido en ese aprieto, y no le cabía duda de que tenía que mantenerlas
ocultas en todo momento si quería salir alguna vez del Hospital Estatal Western. Mientras pensaba en
ello, oía los sonidos familiares de todas las personas que habitaban en su imaginación. Cada una de
esas voces tenía su personalidad: una voz de exigencia, una voz de disciplina, una voz de concesión,
una voz de preocupación, una voz que advertía, una voz que calmaba, una voz de duda, una voz de
decisión. Todas tenían sus tonos y sus temas; había llegado a saber cuándo debía esperar una u otra,
según la situación en que se encontrase. Desde su airada confrontación con su familia y la llegada de la
policía y la ambulancia, las voces le habían reclamado su atención. Pero ahora tenía que esforzarse para
oírlas, y la concentración le hacía fruncir el entrecejo.
Pensó que, en cierto modo, eso formaba parte de organizarse.
Permaneció en aquella cama incómoda otra hora, percibiendo la estrechez de la habitación,
hasta que la ventanita de la puerta se abrió con un chirrido. Desde su posición, podía verla si se
incorporaba como un atleta haciendo abdominales, una postura difícil de mantener más de unos
segundos debido a la camisa de fuerza. Vio primero un ojo y después otro que lo observaban, y logró
pronunciar un débil: «¿Hola?»
Nadie contestó y la ventanita se cerró de golpe.
Treinta minutos después, según sus cálculos, se abrió de nuevo. Intentó saludar otra vez, y esta
vez pareció funcionar porque segundos después oyó una llave en la cerradura. La puerta se abrió, y el
negro grandullón entró en la celda. Sonreía como si lo hubieran pillado en mitad de una broma, y saludó
a Francis de una forma afable.
—¿Cómo te encuentras hoy, Francis? —preguntó—. ¿Has conseguido dormir? ¿Tienes
hambre?
—Tengo sed —dijo Francis con voz ronca.
—Es por la medicación que te dieron —repuso el auxiliar—. Te deja la lengua espesa, como si la
tuvieras hinchada, ¿verdad?
Francis asintió. El auxiliar salió al pasillo y volvió con un vaso de agua. Se sentó al borde de la
cama y sostuvo a Francis como si fuera un niño enfermo para que se la bebiera. Estaba tibia, casi

18

salobre, con un ligero sabor metálico, pero en ese momento la mera sensación de que le bajara por la
garganta y aquel brazo que lo sostenía tranquilizaron a Francis más de lo que habría esperado. El negro
debió de darse cuenta, porque aseguró en voz baja:
—Todo irá bien, Pajarillo. Así es como te llamó el otro nuevo, y creo que es un buen apodo. Este
sitio es un poco duro al principio, uno tarda en acostumbrarse, pero estarás bien. Estoy seguro. —Lo
recostó en la cama y añadió—: El médico vendrá a verte enseguida.
Unos segundos después, Francis vio la forma rolliza del doctor Gulptilil en el umbral.
—¿Cómo se encuentra hoy, señor Petrel? —preguntó con una sonrisa y su ligero acento
británico.
—Estoy bien —respondió Francis. No sabía qué otra cosa decir. Sus voces le advertían que
tuviera mucho cuidado. De nuevo sonaban más tenues de lo habitual, casi como si le gritaran desde el
otro lado de un ancho abismo.
—¿Recuerda dónde está? —preguntó el médico.
—En un hospital.
—Sí—corroboró el médico con una sonrisa—. Eso no es difícil de suponer. ¿Pero recuerda cuál?
¿Y cómo llegó aquí?
Francis se acordaba. El mero hecho de responder preguntas despejó parte de la niebla que le
oscurecía la visión.
—Estoy en el Hospital Estatal Western —dijo—. Y llegué en una ambulancia después de una
discusión con mis padres.
—Muy bien. ¿Y recuerda en qué mes estamos? ¿Y el año?
—Todavía estamos en marzo, creo. De 1979.
—Excelente. —El médico pareció satisfecho—. Diría que hoy está un poco más orientado. Creo
que podremos ponerlo fuera de aislamiento y sujeción, y empezar a integrarlo en la unidad. Es lo que había esperado.
—Me gustaría irme a casa —dijo Francis.
—Lo siento, señor Petrel. Eso aún no es posible.
—No quiero quedarme aquí—insistió el joven. Parte del temblor que había marcado su voz el día
anterior amenazaba con reaparecer.
—Es por su propio bien —contestó el médico.
Francis lo dudó. Sabía que no estaba tan loco como para no comprender que era por el bien de
otras personas, no por el suyo, pero no lo dijo en voz alta.
—¿Por qué no puedo irme a casa? —quiso saber—. No he hecho nada malo.
—¿Recuerda el cuchillo de cocina? ¿Y sus amenazas?
—Fue un malentendido —explicó meneando la cabeza.
—Claro que sí—sonrió Gulptilil—. Pero estará con nosotros hasta que se dé cuenta de que no
puede ir por ahí amenazando a la gente.
—Le prometo que no lo haré.
—Gracias, señor Petrel. Pero una promesa no es suficiente en sus actuales circunstancias.
Tiene que convencerme. Convencerme por completo. La medicación que recibe le irá bien. A medida
que siga tomándola, el efecto acumulativo aumentará su dominio de la situación y le servirá para
readaptarse. Puede que entonces podamos hablar de su regreso a la sociedad y a algo más
constructivo. —Dijo esa última frase despacio, y añadió—: ¿Qué opinan sus voces de su estancia aquí?
—No oigo ninguna voz —repuso Francis, y oyó un coro de aprobación en su interior.
—Ah, señor Petrel, ahora tampoco sé muy bien si creerlo —sonrió el médico otra vez, mostrando
una dentadura ligeramente irregular—. Aun así—vaciló—, creo que le irá bien estar con el resto de los
pacientes. El señor Moses le enseñará las instalaciones y le explicará las normas. Las normas son
importantes, señor Petrel. No hay muchas pero son vitales. Obedecer las normas y convertirse en un
miembro constructivo de nuestro pequeño mundo son signos de salud mental. Cuanto más me
demuestre que sabe desenvolverse bien aquí, más cerca estará de volver a casa. ¿Comprende esta
ecuación, señor Petrel?
Francis asintió con énfasis.
—Hay actividades. Hay sesiones en grupo. De vez en cuando tendrá algunas sesiones
particulares conmigo. Y recuerde las normas. Todas estas cosas juntas crean posibilidades. Si no se
adapta, me temo que su estancia aquí será larga, y a menudo desagradable... —Señaló la celda de
aislamiento—. Esta habitación, por ejemplo —comentó, y señaló la camisa de fuerza—, estos recursos, y
otros, son opciones. Siempre son opciones. Pero evitarlos es vital, señor Petrel. Vital para recuperar la
salud mental. ¿Me expreso con suficiente claridad?
—Sí—afirmó Francis—. Integrarse. Sacar provecho. Obedecer las normas —repitió como un
mantra o una oración.
—Exacto. Excelente. ¿Lo ve? Ya vamos progresando. Anímese, señor Petrel. Y saque provecho
de lo que el hospital le ofrece. —Se levantó y asintió en dirección del auxiliar—. Muy bien, señor Moses,

19

ya puede liberar al señor Petrel. Acompáñelo a la unidad, dele algo de ropa y muéstrele la sala de
actividades.
—Sí, señor —contestó el auxiliar con vehemencia militar.
Gulptilil salió de la celda de aislamiento, y el auxiliar empezó a desabrocharle la camisa de
fuerza y a descruzarle las mangas hasta dejarlo libre. Francis se estiró con torpeza y se frotó los brazos,
como si quisiera devolver algo de energía y vida a las extremidades que habían estado sujetas con tanta
firmeza. Puso los pies en el suelo y se levantó inseguro. Notó una sensación de mareo y el auxiliar lo
agarró del hombro para impedir que se cayera. Se sintió un poco como un niño que da sus primeros
pasos, sólo que sin la misma sensación de alegría y logro, provisto nada más que de duda y miedo.
Siguió a Moses por el pasillo de la tercera planta del edificio Amherst. Había media docena de
celdas acolchadas, con un sistema de doble llave y ventanitas de observación. No sabía si estaban
ocupadas o no, excepto una, pues al pasar oyó tras la puerta cerrada un torrente de palabrotas
apagadas que desembocó en un grito largo y doloroso. Una mezcla de agonía y odio. Se apresuró a
seguir el ritmo del corpulento auxiliar, que no pareció inmutarse al oír ese grito desgarrador y siguió
bromeando sobre la distribución del edificio y su historia mientras cruzaban una serie de puertas dobles
que daban a una amplia escalera central. Francis apenas recordaba haber subido esos peldaños dos
días antes, en lo que le parecía un pasado distante y cada vez más fugaz, cuando todo lo que pensaba
sobre su vida era totalmente diferente.
El diseño del edificio le pareció a Francis tan demencial como sus ocupantes. Los pisos
superiores tenían oficinas que lindaban con trasteros y celdas de aislamiento. En la planta baja y en el
primer piso, había dormitorios amplios, repletos de sencillas camas metálicas, con algún que otro arcón
para guardar pertenencias. Dentro de los dormitorios había pequeños aseos y duchas, con
compartimientos que, como vio de inmediato, no proporcionaban demasiada intimidad. Había otros
baños en los pasillos, repartidos por la planta, con la palabra HOMBRES o MUJERES señalada en las
puertas. En una concesión al pudor, las mujeres se alojaban en un extremo del pasillo y los hombres en
el otro. Un amplio puesto de enfermería separaba las dos áreas. Estaba rodeado de rejilla metálica, con
una puerta igualmente metálica y cerrada con llave. Todas las puertas tenían dos, a veces tres, cerrojos
dobles que se abrían desde el exterior; una vez cerradas, era imposible que alguien las abriera desde
dentro, a menos que tuviera llave.
La planta baja tenía una gran zona abierta, la principal sala de estar común, así como una
cafetería y una cocina lo bastante grande para preparar y servir comidas a los ocupantes del edificio tres
veces al día. También había varias habitaciones pequeñas, que se usaban para las sesiones de terapia
de grupo. Por todas partes había ventanas que llenaban de luz el edificio, pero cada una de ellas tenía
una contraventana de barrotes y tela metálica cerrada con llave por la parte exterior, de modo que la luz
del día penetraba a través de un entramado y proyectaba unas extrañas sombras con forma de rejilla
sobre el suelo pulido o las relucientes paredes blancas. Había puertas que parecían situadas al tuntún,
en ocasiones cerradas con llave, de modo que Moses tenía que usar el grueso llavero que llevaba
colgado del cinturón, pero otras veces estaban abiertas y sólo había que empujarlas. Francis no consiguió descifrar qué principio regía el cierre de las puertas con llave.
Pensó que era una prisión de lo más curiosa.
Estaban recluidos pero no encarcelados. Sujetos pero no esposados.
Como Moses y su hermano pequeño, con quien se cruzaron en el pasillo, las enfermeras y los
ayudantes vestían ropa blanca. También se cruzaron con algún que otro médico, asistente social o
psicólogo. Estos llevaban chaquetas y pantalones informales, o vaqueros. Francis observó que casi
todos llevaban sobres, tablillas y carpetas marrones bajo el brazo, y que todos parecían andar por los
pasillos con decisión y sentido de la orientación, como si al tener una tarea específica entre manos
pudieran diferenciarse de los pacientes.
Éstos abarrotaban los pasillos. Había grupos apiñados, mientras que algunos permanecían
hurañamente solos. Muchos lo miraron con recelo al pasar. Algunos lo ignoraron. Nadie le sonrió.
Apenas tuvo tiempo de observarlos mientras seguía el paso rápido impuesto por Moses. Sólo vio una
especie de reunión variopinta y desordenada de gente de todas las edades y condiciones. Pelos que
parecían explotar del cráneo, barbas que colgaban alborotadas como las que se veían en fotografías
descoloridas de un siglo atrás. Parecía un lugar de contradicciones. Había miradas alocadas que se
fijaban en él y lo evaluaban al pasar, y también, en contraste, miradas apagadas y huidizas que se
volvían hacia la pared y evitaban el contacto. Oía palabras y fragmentos de conversación mantenida con
otros o con un yo interno. Algunos pacientes llevaban camisones y pijamas holgados del hospital y otros
vestían prendas más de calle, unos lucían albornoces o batas y otros vaqueros y camisas de cachemir.
Todo era un poco incongruente, desbaratado, como si los colores no estuvieran seguros de cuál combinaba con cuál, o las tallas no existieran: camisas demasiado holgadas, pantalones demasiado
ajustados o demasiado cortos. Calcetines dispares. Rayas junto con cuadros. En casi todas partes se
respiraba un olor acre a humo de cigarrillo.

20

—Hay demasiada gente —comentó Moses cuando se acercaban a un puesto de enfermería—.
Tenemos unas doscientas camas, pero hay casi trescientas personas. Deberían haberse dado cuenta de
eso, pero no, todavía no.
Francis no respondió.
—Pero tenemos una cama para ti —añadió Moses, y se detuvo al llegar al puesto—. Estarás
bien. Buenos días, señoras —saludó. Dos enfermeras de blanco situadas en su interior se volvieron
hacia él—. Estáis preciosas esta mañana.
Una era mayor, de cabello canoso y una cara demacrada y arrugada que aun así esbozó una
sonrisa. La otra era una negra fornida, mucho más joven que su compañera, que resopló su respuesta
como una mujer harta de oír palabras bonitas que se las lleva el viento.
—Tan adulador como siempre. A ver, ¿qué necesitas ahora? —dijo en un tono entre bronco y
burlón que arrancó sonrisas socarronas a ambas mujeres.
—Sólo trato de imprimir algo de alegría y felicidad a nuestras vidas —replicó el auxiliar—. ¿Qué
más puedo necesitar?
Las enfermeras soltaron una carcajada.
—No hay ningún hombre que no busque algo más —aseguró la enfermera negra.
—Acabas de decir una verdad como un templo, amiga mía —añadió la enfermera blanca.
Moses también rió, mientras Francis se sentía incómodo de repente, ya que no sabía qué hacer.
—Me gustaría presentaros al señor Francis Petrel, que estará con nosotros. Pajarillo, esta joven
tan guapa es la señorita Wright, y su encantadora compañera, la señorita Winchell. —Les entregó el
expediente—. El médico le ha recetado unos medicamentos, nada del otro mundo.
—¿Qué opinas, Pajarillo? —dijo a Francis—. ¿Crees que el médico puede haberte recetado una
taza de café por la mañana y una cerveza y un plato de pollo frito y pan de maíz al acabar la jornada?
¿Crees que es eso lo que te recetó?
Francis se quedó sorprendido, y el auxiliar añadió:
—Sólo estoy bromeando. No hablo en serio.
Las enfermeras echaron un vistazo al expediente y lo dejaron junto a un montón que había en
una esquina de la mesa. Winchell, la mayor, alargó la mano bajo el mostrador y sacó una pequeña
maleta de tela escocesa, de las baratas.
—Su familia dejó esto para usted, señor Petrel —dijo, y la pasó por la ventanilla de la rejilla
metálica. Se volvió hacia el auxiliar—. Ya la he registrado.
Francis tomó la maleta y contuvo el impulso de echarse a llorar. La había reconocido al instante.
Se la habían regalado unas Navidades, cuando era pequeño, y como no había viajado nunca, la había
usado siempre para guardar cosas especiales o inusuales. Una especie de lugar secreto portátil para los
objetos que había coleccionado durante la niñez, porque cada uno de ellos era, a su propio modo, una
especie de viaje en sí mismo. Una pina recogida un otoño, unos soldaditos de juguete, un libro de poesía
infantil que no había devuelto a la biblioteca local. Las manos le temblaron al recorrer la tela hasta tocar
el asa. La cremallera de la maleta estaba abierta, y vio que todo lo que había contenido en su día había
desaparecido, sustituido por parte de su ropa. Supo de inmediato que habían vaciado todo lo que había
guardado en esa maleta y lo habían tirado. Era como si sus padres hubieran puesto en ella la poca
opinión que tenían de su vida y se la hubieran mandado para enviarlo lejos también a él. Le tembló el
labio inferior y se sintió total y absolutamente solo.
Las enfermeras le pasaron un segundo montón de cosas: unas sábanas bastas y una almohada,
una raída manta color aceituna, excedente del ejército, un albornoz y un pijama como los que llevaban
algunos pacientes. Los dejó sobre la maleta y lo cargó todo en sus brazos.
—Muy bien, te enseñaré dónde está tu cama —dijo Moses—. Guardaremos tus cosas. ¿Qué
actividades tenemos hoy para Pajarillo, señoras?
—Almuerzo a mediodía —indicó una enfermera tras echar otro vistazo al expediente—. Luego
está libre hasta una sesión en grupo en la sala 101, a las tres, con el señor Evans. Vuelve aquí a las
cuatro y media. Cena a las seis. Medicación a las siete. Eso es todo.
—¿Lo has oído, Pajarillo?
Francis asintió. No se fiaba de su voz. En lo más profundo de su ser oía retumbar órdenes de
que guardara silencio y estuviera alerta, y debía obedecerlas. Siguió a Moses hasta un amplio dormitorio
que contenía entre treinta y cuarenta camas alineadas. Todas estaban hechas, excepto una, cerca de la
puerta. Había una media docena de hombres acostados, dormidos o mirando el techo, que apenas se
volvieron hacia ellos cuando entraron.
Moses le ayudó a hacer la cama y a guardar sus cosas en un arcón. También cabía la maleta.
Tardó menos de cinco minutos en instalarse.
—Bueno, ya está —comentó el auxiliar.
—¿Qué me pasará ahora?
—Ahora, Pajarillo —repuso el otro con un gesto nostálgico—-, lo que tienes que hacer es
mejorar.

21

—¿Cómo? —preguntó Francis.
—Ésa es la pregunta clave, Pajarillo. Tendrás que averiguarlo por tu cuenta.
—¿Qué debería hacer?
—Sé reservado —le aconsejó Moses—. Este sitio puede ser duro a veces.
Tienes que conocer a los demás y darles el espacio que necesitan. No pretendas hacer amigos
demasiado pronto. Mantén la boca cerrada y sigue las normas. Si necesitas ayuda, habla conmigo o con
mi hermano, o con una enfermera, y procuraremos arreglar lo que sea.
—¿Pero cuáles son las normas?
El corpulento auxiliar se volvió y señaló un cartel colocado a cierta altura en la pared.
PROHIBIDO FUMAR EN EL DORMITORIO
PROHIBIDO HACER RUIDOS FUERTES
PROHIBIDO HABLAR DESPUÉS DE LAS 21 H
RESPETA A LOS DEMÁS
RESPETA LAS PERTENENCIAS DE LOS DEMÁS
Cuando terminó de leerlas por segunda vez, Francis se volvió. No estaba seguro de dónde ir ni de
qué hacer. Se sentó en el borde de la cama.
Al otro lado de la habitación, uno de los hombres que estaba tumbado fingiendo dormir, se puso
de pie de repente. Era muy alto, de casi dos metros, de pecho hundido, brazos delgados y huesudos que
le sobresalían de una raída camiseta de los New England Patriots, y piernas como palillos que le salían
de unos pantalones verde cirujano que le iban diez centímetros cortos. La camiseta tenía las mangas
cortadas a la altura de los hombros. Era mucho mayor que Francis y llevaba el cabello greñudo,
apelmazado y largo hasta los hombros. Había abierto mucho los ojos, como si estuviera medio aterrado
y medio furioso. Alzó una mano cadavérica y señaló a Francis.
—¡Alto! —gritó—. ¡Para!
—¿Qué tengo que parar? —Francis retrocedió.
—¡Para! ¡Lo sé! ¡No me engañas! ¡Lo supe en cuanto entraste! ¡Para!
—No sé qué estoy haciendo —respondió Francis.
El hombre agitaba los brazos en el aire como si intentara apartar telarañas de su camino. Elevaba
más la voz a cada paso que daba.
—¡Para! ¡Para! ¡Te tengo calado! ¡No me la pegarás!
Francis miró alrededor en busca de una escapatoria o de un sitio donde esconderse, pero estaba
acorralado entre el hombre que avanzaba hacia él y la pared. Los demás pacientes seguían durmiendo o
sin hacer caso de lo que pasaba.
El hombre parecía aumentar de tamaño y de ferocidad a cada paso.
—¡Estoy seguro! ¡Lo supe en cuanto entraste! ¡Para ya!
La confusión paralizaba a Francis. Sus voces interiores le gritaban un torrente de advertencias:
¡Corre! ¡Nos va a hacer daño! ¡Escóndete! Movía la cabeza a uno y otro lado buscando una escapatoria.
Trató de obligar a sus músculos a moverse, por lo menos para levantarse de la cama, pero, en lugar de
eso, retrocedió encogido de miedo.
—¡Si no paras te detendré yo! —bramó el hombre. Parecía dispuesto a atacarlo.
Francis levantó los brazos para protegerse.
El larguirucho soltó una especie de grito de guerra, se enderezó, sacó el pecho hundido, agitó los
brazos por encima de la cabeza y, cuando parecía a punto de abalanzarse sobre Francis, otra voz
resonó en la habitación.
—¡Quieto ahí!
El hombre vaciló un instante y se volvió hacia la voz.
—¡No te muevas!
Francis seguía pegado a la pared y con los ojos cerrados.
—¿Qué estás haciendo?
—Pero es él —aseguró el hombre a quienquiera que hubiera entrado en el dormitorio, y pareció
encogerse.
—¡No, no lo es! —fue la respuesta.
Y Francis vio que su salvador era el hombre que había conocido los primeros minutos que estuvo
en el hospital.
—¡Déjalo en paz!
—¡Pero es él! ¡Lo supe en cuanto lo vi!
—Eso me dijiste a mí cuando llegué. Es lo que dices a todos los nuevos.
Eso hizo dudar al hombre alto.
—¿En serio? —preguntó.
—Sí.

22

—Todavía creo que es él —insistió pero, de modo extraño, la vehemencia había desaparecido de
su voz, sustituida por la duda—. Estoy bastante seguro —añadió—. Podría serlo, no hay duda. —A pesar
de la convicción que contenían esas palabras, su voz reflejaba incertidumbre.
—Pero ¿por qué? —preguntó el otro—. ¿Por qué estás tan seguro?
—Es que cuando entró me pareció tan claro... Lo estaba observando y... —Su voz se fue
apagando—. Quizás esté confundido.
—Creo que estás equivocado.
—¿De veras?
—Sí.
El otro avanzó, sonriendo de oreja a oreja. Pasó junto al hombre alto.
—Bueno, Pajarillo, veo que ya te has instalado.
Francis asintió.
—Larguirucho, te presento a Pajarillo —dijo entonces—. Lo conocí el otro día en el edificio de
administración. No es la persona que tú crees, como yo tampoco lo era cuando me viste por primera vez.
Te lo aseguro.
—¿Cómo puedes estar tan seguro? —preguntó el hombre alto.
—Bueno, lo vi llegar y vi su tablilla, y te prometo que, si fuera el hijo de Satán y hubiera sido
enviado a hacer el mal en el hospital, habría estado anotado ahí, porque estaban todos los demás
detalles. Ciudad natal. Familia. Dirección. Edad. Todo. Pero no que fuera el anticristo.
—Satán es un gran impostor. Su hijo debe de ser igual de astuto. Tal vez se esconda. Incluso de
Tomapastillas.
—Puede. Pero había un par de policías conmigo y seguro que ellos sabrían reconocer al hijo de
Satán. Les entregan volantes y notas informativas, y esas fotografías que se ven en las oficinas de
correos. Ni siquiera el hijo de Satán podría engañar a dos policías estatales.
El hombre alto escuchó atentamente esta explicación. Después, se volvió hacia Francis.
—Lo siento. Al parecer, me equivoqué. Ahora me doy cuenta de que no eres la persona que estoy
buscando. Te ruego que aceptes mis más sinceras disculpas. La vigilancia es nuestra única defensa
contra el mal. Hay que tener mucho cuidado, ¿sabes? Todos los días, a todas horas. Es agotador, pero
del todo necesario...
—Sí—corroboró Francis, que por fin logró ponerse en pie—. Por supuesto. No pasa nada.
El hombre alto le estrechó la mano con entusiasmo.
—Encantado de conocerte, Pajarillo. Eres generoso. Y es evidente que educado. Siento de veras
haberte asustado.
A Francis, aquel hombre le pareció de repente dócil y servicial. Sólo se veía viejo, andrajoso, un
poco como una revista antigua que ha estado demasiado tiempo sobre una mesa.
—Me llaman Larguirucho. —Se encogió de hombros—. Me paso aquí la mayor parte del tiempo.
Francis asintió.
—Yo soy...
—Pajarillo —le interrumpió el otro—. Aquí nadie usa su auténtico nombre.
—El Bombero tiene razón, Pajarillo —aseguró Larguirucho, y asintió con la cabeza—. Apodos,
abreviaturas y cosas así.
Se giró y cruzó de nuevo la habitación con rapidez para echarse en la cama y volver a mirar el
techo.
—No es mala persona, y creo que es realmente, palabra que no puede usarse demasiado en este
sitio, inofensivo —aseguró el Bombero—. A mí me hizo exactamente lo mismo el otro día. Gritó, me
señaló y se comportó como si fuera a acabar conmigo para proteger a la sociedad de la llegada del
anticristo, del hijo de Satán o de quien sea. Cualquier demonio extraño que pudiera venir a parar aquí
por casualidad. Se lo hace a todos los novatos. Y no está del todo loco, si lo piensas bien. En este
mundo hay mucha maldad, imagino que tendrá que salir de alguna parte. Quizá sea mejor estar atento,
como él dice, incluso aquí.
—Gracias de todos modos —dijo Francis. Se estaba calmando, como un niño que cree haberse
perdido pero ve una referencia que le permite ubicarse—. Pero no sé tu nombre...
—Ya no tengo nombre. —Lo dijo con un ligero tono de tristeza que concluyó con una medio
sonrisa irónica teñida de pesar.
—¿Cómo es posible que no tengas nombre?
—Tuve que renunciar a él. Es lo que me trajo aquí.
Eso no tenía demasiado sentido para Francis.
—Perdona. —El hombre sacudió la cabeza, divertido—. La gente ha empezado a llamarme el
Bombero porque es lo que era antes de llegar al hospital. Apagaba incendios.
—Pero...
—Bueno, tiempo atrás mis amigos me llamaban Peter. Así que soy Peter el Bombero. Con eso
tendrá que bastarte, Pajarillo.

23

—De acuerdo.
—Creo que descubrirás que aquí el sistema de nombres facilita un poco las cosas. Ya has
conocido a Larguirucho, que es un apodo evidente para alguien con un aspecto como el suyo. Y te han
presentado a los hermanos Moses, aunque todo el mundo los llama Negro Grande y Negro Chico, lo que
de nuevo parece una elección adecuada.
Y Tomapastillas, que es más fácil de pronunciar que Gulptilil y más acorde con su forma de
enfocar el tratamiento. ¿A quién más has visto?
—A las enfermeras, la señorita...
—Ah, ¿la señorita Caray y la señorita Pincha?
—Wright y Winchell.
—Exacto. Y también hay otras, como la enfermera Mitchell, que es la enfermera Bicha, y la
enfermera Smith, que es la enfermera Huesos porque se parece un poco a Larguirucho, y Rubita, que es
bastante bonita. Hay un psicólogo llamado Evans, apodado señor del Mal, al que conocerás pronto
porque este dormitorio está más o menos a su cargo.
Y el nombre de la repugnante secretaria de Tomapastillas es señorita Lewis, pero alguien la apodó
señorita Deliciosa. Al parecer, ella no lo soporta, pero no puede hacer nada al respecto, porque se le ha
aferrado tanto como esos jerséis que le gusta llevar. Se ve que es de cuidado. Puede resultarte un poco
confuso, pero lo pillarás en un par de días.
Francis echó un vistazo alrededor.
—¿Está loca toda la gente que hay aquí? —susurró.
—Es un hospital para locos, Pajarillo, pero no todo el mundo lo está —respondió el Bombero a la
vez que meneaba la cabeza—. Algunos son sólo viejos y seniles, lo que les hace parecer un poco
extraños. Otros son retrasados, así que resultan lentos, pero qué los trajo aquí exactamente es un
misterio para mí. Algunos parecen sólo deprimidos. Otros oyen voces. ¿Oyes tú voces, Pajarillo?
Francis no supo cómo responder, pues en su interior se inició un debate; oía discusiones
cruzadas, como varias corrientes eléctricas entre polos.
—No quiero decirlo —contestó al fin.
—Hay cosas que es mejor guardarse para uno mismo —asintió el Bombero. Rodeó a Francis con
el brazo y lo condujo hacia la puerta—. Ven, te enseñaré lo que hay que ver de nuestro nuevo hogar.
—¿Oyes tú voces, Peter?
—No. —Negó con la cabeza.
—¿No?
—No. Pero tal vez me iría bien oírlas —respondió. Sonreía al hablar, con una ligerísima curva en
las comisuras de los labios, de un modo que Francis reconocería muy pronto y que parecía reflejar el
carácter del Bombero, porque era la clase de persona que sabía ver tanto la tristeza como el humor en
cosas que los demás considerarían carentes de significado.
—¿Estás loco? —preguntó Francis.
El Bombero sonrió de nuevo, y esta vez soltó incluso una breve carcajada.
—¿Lo estás tú, Pajarillo?
—Puede —dijo Francis tras inspirar hondo—. No lo sé.
—Yo diría que no —replicó el Bombero—. Tampoco me lo pareció cuando te conocí. Por lo
menos, no demasiado loco. Tal vez un poco. Pero ¿qué hay de malo en eso?
Francis asintió. Eso lo tranquilizaba.
—¿Y tú? —prosiguió.
El Bombero titubeó antes de responder.
—Soy algo mucho peor —aseguró—. Por eso estoy aquí. Se supone que tienen que averiguar qué
me pasa.
—¿Qué es peor que estar loco?
—Bueno —dijo el Bombero tras carraspear—, supongo que no pasa nada. Tarde o temprano te
vas a enterar. Mato gente.
Y, tras esas palabras, condujo a Francis hacia el pasillo del hospital.

24

4
Y eso fue todo, supongo.
Negro Grande me dijo que no hiciera amigos, que tuviera cuidado, que fuera reservado y que
obedeciera las normas, y yo hice lo posible por seguir todos sus consejos excepto el primero. Ahora me
pregunto si no tenía también razón en eso. Pero la locura consiste -también en la peor clase de soledad,
y yo estaba a la vez loco y solo, así que cuando Peter el Bombero me llevó con él, agradecí su amistad
en mi descenso al mundo del Hospital Estatal Western y no le pregunté qué querían decir esas palabras,
aunque suponía que pronto lo averiguaría porque el hospital era un sitio donde todo el mundo tenía
secretos, pero pocos de ellos se guardaban.
Mi hermana menor me preguntó una vez, mucho después de que me diesen de alta, qué era lo
peor del hospital, y tras reflexionar mucho se lo dije: la rutina. El hospital consistía en un sistema de
pequeños momentos inconexos que no llevaban a ninguna parte y que sólo existían para pasar del lunes
al martes, del martes al miércoles y así sucesivamente, semana tras semana, mes a mes. Todos los
pacientes habían sido ingresados por familiares supuestamente bienintencionados o por el sistema frío e
ineficiente de los servicios sociales, después de una superficial vista judicial en la que no solían estar
presentes y en la que se dictaban órdenes de reclusión por treinta o sesenta días. Pero pronto
descubríamos que estos plazos eran tan ilusorios como las voces que oíamos, porque el hospital podía
renovar las órdenes judiciales si decidían que seguías siendo una amenaza para ti mismo o para los
demás, lo que, en nuestra situación, solía ser la decisión habitual. Así que una orden de reclusión de
treinta días podía convertirse con facilidad en una estancia de veinte años. Un recorrido cuesta abajo, sin
tregua, de la psicosis a la senilidad. Poco después de nuestra llegada averiguamos que éramos un poco
como municiones decrépitas, almacenadas donde no se ven, que se van deteriorando, oxidando y
volviendo cada vez más inestables.
Lo primero que uno comprendía en el Hospital Estatal Western era la mentira más grande: que
nadie intentaba ayudarte para que mejoraras ni para que volvieras a casa. Se hablaba mucho, se hacía
mucho, aparentemente para ayudarte a readaptarte a la sociedad, pero en su mayor parte era teatro,
ficción, como las vistas de altas que se celebraban de vez en cuando. El hospital era como el alquitrán
en la carretera: te mantenía aferrado en tu sitio. Un famoso poeta escribió una vez, de forma bastante
elegante e ingenua, que el hogar es el sitio donde siempre te acogen. Quizá para los poetas, pero no
para los locos. El hospital se dedicaba a mantenerte fuera de la mirada del mundo cuerdo. Nos tenían
ligados con medicaciones que nos embotaban los sentidos y obstaculizaban nuestras voces interiores,
pero jamás eliminaban por completo las alucinaciones, de modo que los delirios seguían resonando por
los pasillos. Pero lo verdaderamente perverso era lo deprisa que aceptábamos esos delirios. Pasados
unos días en el hospital, no me molestaba que el pequeño Napoleón se plantara junto a mi cama y
empezara a hablar enfáticamente sobre movimientos de tropas en Waterloo, y sobre que si las plazas
británicas hubieran sido derrotadas por su caballería, si Blücher se hubiera demorado en la carretera o la
Vieja Guardia no hubiera sucumbido a la lluvia de metralla y los mosquetes, toda Europa habría
cambiado para siempre. Nunca estuve seguro de si Napoleón se consideraba realmente el emperador de
Francia, aunque hubiera momentos en que actuara como si así fuera, o si sólo estaba obsesionado con
todas esas cosas porque era un hombre menudo, encerrado en un manicomio con el resto de nosotros, y
lo que más deseaba era ser algo en la vida.
Nos pasaba a todos los locos, era nuestra mayor esperanza y nuestro mayor sueño: queríamos
ser algo. Lo que nos afligía era lo difícil que resultaba lograr ese objetivo, así que lo sustituíamos por
delirios. En mi planta había media docena de Jesucristos, o por lo menos personas que insistían en que
se podían comunicar con El directamente, un Mahoma que se arrodillaba tres veces al día para rezar de
cara a La Meca, aunque solía orientarse en la dirección equivocada, un par de George Washington y
otros presidentes, desde Lincoln y Jefferson hasta Johnson y Nixon, y varios pacientes, como el
inofensivo pero a veces aterrador Larguirucho, que estaban pendientes de signos de Satán o de
cualquiera de sus adláteres. Había personas obsesionadas con los gérmenes, gente a la que aterraban
unas bacterias invisibles que flotaban en el aire, otras que creían que todos los rayos de una tormenta
iban dirigidos a ellas, de modo que se encogían de miedo por los rincones. Otros pacientes no decían
nada y se pasaban días enteros en un silencio absoluto, y otros soltaban palabrotas a diestro y siniestro.
Unos se lavaban las manos veinte o treinta veces al día, y otros no se bañaban nunca. Había multitud de
compulsiones y obsesiones, delirios y desesperaciones. Uno de los que acabó cayéndome bien era
conocido como Noticiero. Recorría los pasillos como un pregonero actual, gritando titulares; era una
enciclopedia de la actualidad. Por lo menos, a su manera, nos mantenía conectados con el mundo
exterior y nos recordaba que al otro lado de los muros del hospital pasaban cosas. Y había incluso una
mujer obesa que ocupaba las horas jugando estupendamente al ping-pong en la sala de estar, pero que
se pasaba la mayoría del rato reflexionando sobre el hecho de ser la reencarnación de Cleopatra.
Algunas veces, sin embargo, Cleo sólo creía ser Elizabeth Taylor en la película. Fuera como fuese, podía

25

recitar casi todas las frases del film, incluso las de Richard Burton, o la totalidad del drama de
Shakespeare, mientras daba otra paliza a quien se atreviera a jugar con ella.
Ahora, cuando lo recuerdo, me parece todo muy ridículo y pienso que debería reírme.
Pero no lo era. Era un sitio de un dolor indescriptible.
Eso es lo que la gente que nunca ha estado loca no puede entender. Lo mucho que hiere cada
delirio. Lo lejos que parece la realidad del alcance de uno. Es un mundo de desesperación y frustración.
Sísifo y su peñasco habrían encajado a la perfección en el Hospital Estatal Western.
Iba a mis sesiones diarias en grupo con el señor Evans, a quien llamábamos señor del Mal. Un
psicólogo con el pecho hundido y una imperiosa actitud que parecía sugerir que era superior porque él
se iba a casa al terminar el día y nosotros no, lo que nos molestaba, pero que, por desgracia, era la clase
más auténtica de superioridad. En estas sesiones se nos animaba a hablar con franqueza sobre los
motivos por los que estábamos en el hospital y sobre lo que haríamos cuando nos dieran de alta.
Todo el mundo mentía. Unas mentiras maravillosas, desenfrenadas, optimistas, desmedidas,
entusiastas.
Excepto Peter el Bombero, que apenas intervenía. Se sentaba a mi lado y escuchaba
educadamente cualquier fantasía que los demás se inventaran sobre encontrar un empleo, volver a
estudiar o quizá colaborar con un programa de autoayuda para servir a otras personas tan aquejadas
como nosotros. Todas estas conversaciones eran mentiras basadas en un deseo único e imposible:
parecer normales. O, por lo menos, bastante normales como para que nos dejaran volver a casa.
Al principio me preguntaba si los dos habían llegado a algún acuerdo privado pero muy frágil,
porque el señor del Mal nunca pedía a Peter el Bombero que aportara algo al debate, ni siquiera cuando
se alejaba de nosotros y de nuestros problemas y trataba de algo interesante como la actualidad, con
hechos como la crisis de los rehenes en Irán, los disturbios en las zonas urbanas deprimidas o las
aspiraciones de los Red Sox para la temporada siguiente, temas de los que el Bombero sabía mucho.
Ambos hombres compartían cierta malevolencia, pero uno era paciente y el otro administrador, y al
principio no se veía.
De modo extraño, hace muy poco empecé a pensar como si hubiera anticipado en una expedición
desesperada a las regiones más alejadas devastadas de la Tierra, al margen de la civilización, y me
hubiera distanciado de todo lo conocido para adentrarme en territorios ignotos. Territorios agrestes.
Y que pronto serían más agrestes aún.
La pared me atraía, y entonces el teléfono del rincón de la cocina empezó a sonar. Supe que sería
una de mis hermanas que llamaba para saber cómo estaba, que era, por supuesto, como estoy siempre
y como supongo que estaré siempre. Así que no contesté.
Al cabo de unas semanas, lo que quedaba de invierno parecía haberse batido en una triste
retirada, y Francis avanzaba por un pasillo buscando algo que hacer. Una mujer a su derecha farfullaba
algo lastimero sobre niños perdidos y se balanceaba atrás y adelante con los brazos cruzados como si
acunasen algo precioso, cuando no era así. Delante de él, un hombre viejo en pijama, con la piel
arrugada y una mata de pelo plateada y rebelde, contemplaba con tristeza una pared blanca hasta que
Negro Chico llegó y le giró con suavidad por los hombros, de modo que lo dejó mirando por una ventana
con barrotes. Esta nueva ubicación, con su nueva vista, llevó una sonrisa al rostro del anciano y Negro
Chico le dio una palmadita en el brazo para tranquilizarlo. Luego se acercó a Francis.
—¿Cómo estás hoy, Pajarillo?
—Bien, señor Moses. Aunque un poco aburrido.
—En la sala de estar están viendo telenovelas.
—No me gustan demasiado esos programas.
—¿No te pican la curiosidad, Pajarillo? ¿No empiezas a preguntarte qué pasará a toda esa gente
con una vida tan extraña? Hay muchos giros y misterios que enganchan a muchos espectadores. ¿No te
interesan?
—Supongo que deberían, señor Moses, pero no lo sé. No me parecen reales.
—Bueno, también hay personas jugando a cartas. Y también a juegos de mesa.
Francis sacudió la cabeza.
—¿Y una partida de ping-pong con Cleo?
El joven sonrió y siguió sacudiendo la cabeza.
—¿Qué pasa, señor Moses? —dijo—. ¿Cree que estoy tan loco como para retarla?
—No, Pajarillo. —El comentario arrancó una carcajada al auxiliar—. Ni siquiera tú estás tan loco.
—¿Puedo obtener un pase para salir al aire libre? —preguntó Francis de golpe.
—Varios pacientes saldrán esta tarde —contestó Negro Chico tras echar un vistazo al reloj—.
Hace un día tan bonito que podrían plantar algunas flores, dar un paseo y respirar un poco de aire
fresco. Ve a ver al señor Evans y puede que te deje ir. A mí me parece bien.
Francis encontró al señor del Mal de pie en el pasillo, frente a su despacho, charlando con el
doctor Tomapastillas. Los dos parecían agitados. Gesticulaban y discutían vehementemente, pero era

26

una discusión curiosa, porque cuanto más intensa se volvía, más bajo hablaban, de modo que al final,
cuando Francis estuvo a su lado, los dos se siseaban como un par de serpientes enfrentadas. Parecían
ajenos al resto del mundo, y varios pacientes se unieron a Francis arrastrando los pies a izquierda y
derecha. Francis oyó por fin cómo Tomapastillas decía enfadado:
—Bueno, no podemos permitirnos este tipo de fallo, ni por un momento. Espero por su bien que
aparezcan pronto.
—Es evidente que se han perdido, o acaso las han robado —respondió el señor del Mal—. Eso no
es culpa mía. Seguiremos buscando, es lo único que puedo hacer.
—Hágalo. —Tomapastillas asintió, pero su rostro reflejaba rabia—. Y espero que tarde o temprano
aparezcan. No deje de informar a seguridad, y pídales que le den otro juego. Pero es una violación grave
de las normas.
Y, acto seguido, el pequeño médico indio se volvió de golpe y se alejó sin prestar atención a nadie,
excepto a un hombre que se situó ante él pero fue rechazado con un gesto. Evans se giró hacia los
demás, igual de irritado.
—¿Qué? —espetó—. ¿Qué queréis?
Su tono provocó que una mujer sollozara al instante, y un anciano negó con la cabeza antes de
alejarse hablando consigo mismo, más cómodo con la conversación que podía mantener él solo que con
la que habría tenido con el enfadado psicólogo.
Francis, sin embargo, dudó. Sus voces le gritaban: ¡Vete!¡Vete enseguida! Pero no lo hizo y,
pasado un instante, reunió el coraje suficiente para hablar.
—¿Podría darme un pase para salir al patio? El señor Moses va a llevar a unos cuantos pacientes
al jardín esta tarde y me gustaría ir con ellos. Dijo que le parecía bien.
—¿Quieres salir?
—Sí. Por favor.
—¿Por qué quieres salir, Francis? ¿Qué hay en el exterior que te parece tan atractivo?
Francis no sabía si se estaba burlando o sólo bromeaba.
—Hace buen día. El primero desde hace mucho. Brilla el sol y hace calor. Aire fresco.
—¿Y crees que es mejor que lo que se te ofrece aquí dentro?
—Yo no he dicho eso, señor Evans. Es primavera y me gustaría salir.
—Creo que tienes intención de escaparte, Francis. —El señor del Mal sacudió la cabeza—. De
huir. Creo que piensas que, cuando el señor Moses esté de espaldas, podrás encaramarte por la hiedra,
salvar el muro, bajar corriendo la colina más allá de la universidad y tomar un autobús que te lleve lejos
de aquí. Cualquier autobús, el que sea, porque cualquier sitio es mejor que éste; eso es lo que pienso
que tienes intención de hacer —aseguró con tono tenso y agresivo.
—No, no, no replicó Francis. Sólo quiero salir al patio.
—Eso es lo que dices, pero ¿cómo sé que es la verdad? ¿Cómo puedo fiarme de ti, Pajarillo?
¿Qué harás para convencerme de que me estas diciendo la verdad?
Francis no sabía cómo responder. ¿Cómo podría demostrar nadie que una promesa hecha era
sincera, a no ser que fuera cumpliéndola?
—Sólo quiero salir —insistió—. No he salido desde que llegué.
—¿Crees que mereces ese privilegio? ¿Qué has hecho para ganártelo, Francis?
—No sé. No sabía que había que ganárselo. Sólo quiero salir.
—¿Qué te dicen tus voces, Pajarillo?
Francis dio un pasito hacia atrás, porque sus voces le estaban gritando instrucciones y consejos,
distantes pero claros, para que se alejara del psicólogo rápidamente y dejara la salida al patio para otro
día, pero insistió un momento más, lo que suponía un desafío poco habitual al alboroto de su interior.
—No oigo ninguna voz, señor Evans. Sólo quiero salir. Eso es todo. No quiero escaparme. No
quiero tomar ningún autobús a ninguna parte. Sólo quiero respirar un poco de aire fresco.
Evans asintió con una sonrisa desdeñosa.
—No te creo —sentenció, pero sacó un pequeño bloc del bolsillo superior y escribió unas
palabras—. Dale esto al señor Moses —indicó—. Permiso para salir concedido. Pero no te retrases para
nuestra sesión en grupo de la tarde.
Francis encontró a Negro Chico fumando un cigarrillo en el puesto de enfermería, donde
coqueteaba con la enfermera Caray y una nueva enfermera en prácticas. La llamaban Rubita porque
llevaba el cabello rubio muy corto, estilo paje, lo que contrastaba con los peinados ahuecados de las
demás enfermeras, que eran mayores y estaban más sujetas a las flaccideces y arrugas de la mediana
edad. Rubita era joven, delgada y nervuda, con un físico juvenil bajo el uniforme blanco. Tenía la piel
pálida, casi translúcida, y parecía brillar tenuemente bajo las luces del techo. Su voz era suave, difícil de
oír, y se convertía en un susurro cuando estaba nerviosa, lo que, según veían los pacientes, pasaba a
menudo. Los alborotos le provocaban ansiedad, en particular cuando el puesto de enfermería se llenaba
a las horas en que se entregaban las medicaciones. Eran siempre momentos de tensión, con personas
que se empujaban para acercarse a la ventanilla de la rejilla metálica, donde las pastillas se entregaban

27

en vasitos de plástico con los nombres de los pacientes escritos. Le costaba conseguir que los pacientes
hicieran cola, que se callaran y, sobre todo, tenía problemas cuando había empujones, lo que sucedía
bastante a menudo. A Rubita se le daba mejor estar sola con un paciente, cuando su voz suave y
aflautada no tenía que luchar con muchas. A Francis le caía bien porque, al menos, no era demasiado
mayor que él, pero sobre todo porque su voz le resultaba tranquilizadora y le recordaba a la de su madre
unos años atrás, cuando le leía por la noche. Por un momento, intentó recordar cuándo había dejado de
hacerlo, porque la imagen le pareció de repente muy lejana, casi como si fuera historia en lugar de
recuerdo.
—¿Tienes el pase, Pajarillo? —preguntó Negro Chico.
—Aquí. —Se lo entregó y, al alzar los ojos, vio a Peter el Bombero por el pasillo—. ¡Peter! —
llamó—. Tengo permiso para salir. ¿Por qué no le pides uno al señor del Mal y vienes tú también?
—No puedo, Pajarillo —sonrió el Bombero, y se acercó sacudiendo la cabeza—. Va contra las
normas. —Miró a Negro Chico, que asintió a modo de conformidad.
—Lo siento —dijo el auxiliar—. El Bombero tiene razón. No puede.
—¿Por qué no? —quiso saber Francis.
—Porque ésas son las condiciones-de mi estancia. No puedo cruzar ninguna puerta cerrada con
llave.
—No comprendo —comentó Francis.
—Forma parte de la orden judicial que me recluye aquí—explicó el Bombero con voz teñida de
pesar—. Noventa días de observación. Evaluación. Diagnóstico psicológico. Pruebas en las que me
muestran una mancha de tinta y yo tengo que decir que veo a dos personas haciendo el amor.
Tomapastillas y el señor del Mal preguntan, yo contesto y ellos lo anotan, y un día de éstos el asunto
vuelve al tribunal. Pero no puedo cruzar ninguna puerta cerrada con llave. Todo el mundo está en una
especie de cárcel, Pajarillo. La mía es más restrictiva que la tuya.
—No es nada del otro mundo, Pajarillo —añadió Negro Chico—. Aquí hay muchas personas que
no salen nunca. Depende de lo que hiciste para que te trajeran aquí. Por supuesto, también hay muchos
que no quieren salir, aunque podrían si lo pidieran. Sólo que nunca lo piden.
Francis lo comprendió pero no lo entendió.
—No me parece justo —aseguró mirando al Bombero.
—No creo que nadie pensara en el concepto de justicia, Pajarillo. Pero yo lo acepté, de modo que
las cosas son así. Me estoy quietecito. Me reúno con Tomapastillas un par de veces a la semana. Asisto
a las sesiones con el señor del Mal. Dejo que me observen. Incluso ahora, mientras estamos hablando,
el señor Moses, Rubita y la señorita Caray me están observando y escuchando lo que digo, y todo lo que
adviertan puede terminar en el informe que Tomapastillas remitirá al tribunal. Así que he de ir con
cuidado con lo que digo porque no se sabe qué podría convertirse en el elemento clave. ¿No es cierto,
señor Moses?
Negro Chico asintió. Francis lo encontró todo muy impersonal, como si el Bombero estuviera
hablando sobre otro hombre, no sobre él.
—Cuando hablas así —dijo—, no pareces estar loco.
Este comentario hizo sonreír irónicamente a Peter, que al punto adoptó una expresión de chiflado
y exclamó:
—¡Oh, Dios mío! Eso es terrible. ¡Terrible! —Emitió un sonido gutural—. Entonces, debería tener
más cuidado. Porque necesito estar loco.
Para un hombre que estaba siendo observado, Peter no parecía demasiado preocupado, lo que
contrastaba con muchos de los paranoicos del hospital, que creían que eran observados sin cesar,
cuando no era el caso. Claro que creían que los observaba el FBI, la CÍA o incluso el KGB, o
extraterrestres, de modo que sus circunstancias eran muy distintas. Francis vio cómo el Bombero se
marchaba hacia la sala de estar, y pensó que incluso cuando silbaba o confería un garbo exagerado a su
forma de andar, sólo hacía más patente lo que le entristecía.
El sol cálido acarició la cara de Francis. Negro Grande se había unido a su hermano para dirigir la
expedición, uno delante y el otro detrás, con los doce pacientes que paseaban por los terrenos del
hospital en fila india. Larguirucho iba con ellos, mascullando que estaba alerta, tan atento como siempre,
y también Cleo, que iba mirando el suelo y escudriñando entre los arbustos y matojos, con la esperanza
de encontrar una víbora. Francis imaginaba que una simple culebra de jaretas haría las veces de
serpiente a la perfección, pero no serviría para el suicidio. También iban varias mujeres mayores que
caminaban muy despacio, un par de hombres mayores y tres pacientes de mediana edad, todos de la
categoría desaliñada e indiferente que distinguía a quienes estaban en el hospital desde hacía años.
Llevaban chancletas o zapatos, camisetas o jerséis raídos que no parecían irles bien o corresponderse,
lo que era la norma del hospital. Un par de hombres exhibían una expresión huraña y enojada, como si la
luz del sol que les acariciaba la cara les enfureciera de algún modo. Francis pensó que eso era lo que
hacía del hospital un sitio inquietante. Un día que debería haber provocado risas relajadas inspiraba en
cambio una rabia silenciosa.

28

Los dos auxiliares andaban sin prisas hacia la parte posterior del complejo, donde había un
pequeño jardín. En una mesa de picnic que había soportado un invierno crudo, con la superficie
combada y marcada por las inclemencias del tiempo, había unas cuantas cajas de semillas y un cubo
rojo de playa con unas palitas dentro. Había una regadora de aluminio y una manguera conectada a un
único grifo que remataba una cañería solitaria que sobresalía del suelo. En unos segundos, Negro
Grande y Negro Chico tenían al grupo rastrillando y labrando la tierra con las pequeñas herramientas
para prepararla para plantar. Francis se dedicó a ello unos instantes y después alzó la mirada.
Más allá del jardín había otra franja de tierra, un rectángulo largo rodeado de una vieja cerca de
madera, antaño blanca pero ahora de un gris apagado. Los hierbajos crecían en forma de matas en la
árida tierra. Imaginó que sería alguna clase de cementerio, porque había dos lápidas de granito
desvaídas, un poco ladeadas, de modo que recordaban dientes irregulares en la boca de un niño. Y tras
la cerca posterior había una hilera de árboles plantados muy juntos para formar una barrera natural y
tapar una alambrada.
Echó un vistazo al hospital en sí. A su izquierda, medio tapado por una unidad, se veía la central
de calefacción y suministro eléctrico, con una chimenea que soltaba una delgada columna de humo
blanco al cielo azul. Ocultos bajo el suelo, en dirección a todos los edificios, había túneles con conductos
de calefacción. Vio algunos cobertizos, con equipo amontonado a los lados. Los edificios restantes eran
muy parecidos, de ladrillo, con hiedra y el techo de pizarra gris. La mayoría estaban diseñados para
recibir pacientes, pero uno había sido convertido en residencia para las enfermeras en prácticas, y varios
rediseñados dúplex donde se alojaban algunos psiquiatras residentes con sus familias. Se distinguían
porque tenían juguetes esparcidos en el porche, y uno tenía un cajón de arena. Cerca del edificio de
administración había asimismo una caseta de seguridad, donde los guardas del hospital fichaban al
entrar y salir. El edificio de administración tenía un ala con un auditorio, donde supuso que el personal
celebraba reuniones y charlas. Pero, en general, el complejo mostraba una similitud deprimente. Costaba
entender qué había pretendido el arquitecto, porque los edificios seguían una disposición caprichosa que
contravenía la urbanización racional. Dos estaban situados juntos, mientras que un tercero estaba
orientado en otra dirección. Era casi como si los hubieran construido sin ton ni son.
La parte frontal del complejo hospitalario estaba rodeada por un alto muro de ladrillo rojo, con una
elaborada verja de hierro negro en la entrada. No distinguió ningún cartel en ella, y dudaba que lo hubiera. Si uno se acercaba al hospital, ya sabía lo que era y para qué servía, de modo que un cartel habría
sido una redundancia.
Contempló el muro y le pareció que debía de alcanzar entre tres y tres metros y medio de altura. A
los lados y en la parte posterior del hospital, el muro se prolongaba en una alambrada oxidada en
muchos puntos y coronada con alambre de espino. Además del jardín, había una zona de ejercicio y una
franja pavimentada, que contenía una cesta de baloncesto en un extremo y una red de voleibol en el
centro, pero ambas cosas estaban torcidas y rotas, oscurecidas debido al abandono y la falta de
mantenimiento. Tampoco pudo imaginar que alguien las usara.
—¿Qué estás mirando, Pajarillo? —preguntó Negro Chico.
—El hospital. No sabía lo grande que era.
—Ahora hay muchos pacientes, demasiados —comentó el auxiliar en voz baja—. Las unidades
están abarrotadas. Las camas, apretujadas entre sí. Gente sin nada que hacer, pasando el rato en los
pasillos. No hay bastantes juegos. No hay terapia suficiente. El hacinamiento no es bueno.
Francis dirigió la vista más allá de la enorme verja que había cruzado a su llegada al hospital.
Estaba abierta de par en par.
—La cierran por la noche —dijo Negro Chico antes de que se lo preguntara.
—El señor Evans pensaba que intentaría escaparme —comentó Francis.
—La gente siempre piensa que eso es lo que harán las personas que están aquí. —Sacudió la
cabeza con una sonrisa—. Hasta el señor del Mal. Lleva aquí un par de años y ya debería saber que no
es así.
—¿Por qué no? —preguntó Francis—. ¿Por qué no intenta huir la gente?
—Ya sabes la respuesta, Pajarillo —suspiró Negro Chico—. No es cuestión de vallas, ni de
puertas cerradas con llave, aunque tenemos un montón. Hay muchas formas de tener a una persona
encerrada. Piénsalo. Pero la mejor no tiene nada que ver con fármacos o cerrojos: aquí casi nadie tiene
adonde ir. Si no tienes eso, no te vas. Es así de simple.
Dicho eso, se volvió para ayudar a Cleo con sus semillas. No había cavado los surcos lo bastante
profundos ni lo bastante anchos. Su rostro reflejaba cierta frustración hasta que Negro Chico le recordó
que cuando su tocaya entró en Roma, los sirvientes esparcieron pétalos de rosas a su paso. Eso la hizo
reflexionar un momento, y luego se puso a cavar y rastrillar la tierra pedregosa con una resolución que
parecía verdaderamente inquebrantable. Cleo era una mujer corpulenta, que llevaba vestidos holgados
de colores vivos que ondeaban alrededor de su cuerpo y ocultaban su volumen enorme. Resollaba a
menudo, fumaba demasiado y el cabello oscuro le caía despeinado sobre los hombros. Cuando
caminaba, solía tambalearse de un lado a otro, como un barco a la deriva sacudido por los vientos y el

29

mar agitado. Pero Francis sabía que se transformaba cuando cogía una pala de ping-pong: se liberaba
de su tamaño entorpecedor como por arte de magia y se volvía esbelta, ágil y rápida.
Volvió a mirar la verja y a los demás pacientes, y empezó a comprender lo que Negro Chico le
había dicho. Uno de los hombres mayores tenía problemas con su palita, que sacudía con fuerza con
una mano temblorosa. Otro se había distraído y contemplaba un cuervo escandaloso que se había
posado en un árbol cercano.
En su interior, una de sus voces repetía lo que había dicho Negro Chico, subrayando cada
palabra: Nadie huye porque nadie tiene adonde ir. Y tú tampoco, Francis.
Y un coro de asentimiento.
Se sintió mareado un instante, porque allí, bajo el sol y la suave brisa primaveral, con las manos
cubiertas de tierra del jardín, vio que ése podría ser su futuro. Y eso lo aterró más que cualquier otra
cosa que le hubiera ocurrido hasta entonces. Comprendió que su vida era una cuerda fina y resbaladiza,
y que tenía que agarrarse a ella. Era la peor sensación que hubiera tenido nunca. Sabía que estaba loco
y sabía, con la misma seguridad, que no podía estarlo. Tenía que encontrar algo que lo mantuviera
cuerdo. O que lo hiciera parecer cuerdo.
Inspiró con fuerza. No sería fácil.
Y, como para subrayar el problema, sus voces discutían acaloradamente en su interior. Intentó
acallarlas, pero era difícil. Tardaron unos minutos en bajar el volumen, de modo que él pudiera entender
lo que estaban diciendo. Francis miró a los demás pacientes y vio que dos lo observaban con atención.
Debía de haber farfullado algo en voz alta al intentar imponer orden en la caótica asamblea de su
interior. Pero los auxiliares no parecían haberse dado cuenta de la lucha repentina que había librado.
Sin embargo, Larguirucho sí. Trabajaba a poca distancia de Francis y se acercó a él.
—Vas a estar bien, Pajarillo —dijo, y una súbita emoción le quebró la voz—. Todos lo estaremos.
Siempre y cuando estemos en guardia. Tenemos que estar alertas —prosiguió—. Y no te descuides ni
un segundo. Está a nuestro alrededor y podría aparecer en cualquier momento. Tenemos que estar
preparados. Como los boy scouts. Listos para cuando llegue. —Parecía más agitado y desesperado que
de costumbre.
Francis creía saber de qué hablaba Larguirucho, pero entonces comprendió que podría tratarse de
cualquier cosa, aunque lo más seguro era que se refiriera a una presencia satánica. Larguirucho tenía
una forma de ser curiosa. Podía pasar de maníaca a casi dulce en unos segundos. En un momento dado
era todo brazos y ángulos y se movía como una marioneta manejada por unas fuerzas invisibles, y acto
seguido se amilanaba y su estatura lo hacía tan amenazador como una simple farola. Francis asintió,
tomó un puñado de semillas de un paquete y las hundió en la tierra.
Negro Grande se incorporó y se sacudió la tierra de su uniforme blanco.
—Muy bien —dijo con alegría—. Regaremos la zona y nos iremos. —Miró a Francis y le
preguntó—: ¿Qué has plantado, Pajarillo?
—Rosas —respondió el joven tras echar un vistazo al paquete de semillas—. Rojas. Muy bonitas
pero difíciles de coger. Tienen espinas.
Luego, se levantó, se puso en la fila y todos regresaron al edificio. Intentó absorber y acumular
todo el aire fresco que pudo porque supuso que pasaría bastante tiempo antes de volver a salir.
Fuera lo que fuese lo que había provocado que Larguirucho perdiera el poco control que tenía,
persistió esa tarde en la sesión de grupo. Se reunieron, como de costumbre, en una de las salas de
Amherst que recordaban a un aula, con unas veinte sillas plegables de metal gris dispuestas en círculo.
A Francis le gustaba situarse donde pudiera mirar por los barrotes de la ventana si la conversación se
volvía aburrida. El señor del Mal había llevado el periódico de la mañana para estimular una discusión
sobre hechos de actualidad, pero sólo pareció agitar todavía más a Larguirucho. Estaba sentado frente al
sitio que Francis ocupaba junto al Bombero y se le veía presa del desasosiego. El señor del Mal pidió a
Noticiero que leyera los titulares del día. El paciente lo hizo de forma exagerada, subiendo y bajando la
voz en cada lectura. Había pocas noticias alentadoras. La crisis de los rehenes en Irán seguía sin
solución. Una protesta en San Francisco había derivado en violencia, con varias detenciones y uso de
gas lacrimógeno por parte de la policía. En París y Roma, manifestantes antiamericanos habían
quemado banderas y efigies del Tío Sam antes de provocar disturbios callejeros. En Londres, las
autoridades habían usado cañones de agua contra manifestantes de similar cariz. El índice Dow Jones
había bajado. En una cárcel de Arizona se había producido un motín que había arrojado heridos tanto
entre reclusos como carceleros. En Boston, la policía seguía sin resolver varios homicidios cometidos el
año anterior e informaba que carecía de nuevas pistas en los casos, que consistían en el secuestro y la
violación de mujeres antes de asesinarlas. Un accidente en el que se habían visto implicados tres coches
en la carretera 91, en las afueras de Greenfield, se había cobrado un par de vidas. Y un grupo ecologista
había demandado a un importante empresario local por el vertido de residuos tóxicos en el río Connecticut.
Cada vez que Noticiero hacía una pausa y el señor del Mal intentaba comentar alguna de estas
noticias, u otras, todas desalentadoras, Larguirucho asentía con energía y empezaba a farfullar.

30

—Fíjate. ¿Lo ves? ¡A eso me refiero!
Era un poco como estar en una peculiar iglesia evangelista. Evans no prestaba atención a
Larguirucho y procuraba que los demás miembros del grupo participaran en una especie de
conversación.
Pero el Bombero se volvió hacia Larguirucho y le preguntó:
—¿Qué pasa, hombre?
—¿No lo ves, Peter? —respondió Larguirucho con voz temblorosa—. ¡Hay señales por todas
partes! Disturbios, odio, guerra, asesinatos... —Se dirigió a Evans—: ¿No dice nada el periódico sobre
alguna hambruna?
El señor del Mal titubeó.
—Los sudaneses se enfrentan a una mala cosecha —informó Noticiero con regocijo—. La sequía
y el hambre provocan una crisis de refugiados. The New York Times.
—¿Cientos de muertos? —quiso saber Larguirucho.
—Sí. Seguro —respondió Evans—. Puede que incluso más.
—He visto las fotografías antes. —Larguirucho asintió con énfasis—. Niños pequeños con las
barrigas hinchadas, las piernas como palillos y los ojos hundidos, vacíos y desesperados. Y la
enfermedad, eso está siempre entre nosotros, junto con la hambruna. Ni siquiera tengo que leer el
Apocalipsis con demasiada atención para reconocer lo que está pasando. Son todas señales.
Se recostó bruscamente en la silla plegable y miró por la ventana con barrotes que daba a los
terrenos del hospital como si evaluara la última luz del día.
—No hay duda de que la presencia de Satán está aquí —aseguró—. Mirad todo lo que está
pasando en el mundo. Malas noticias por todas partes. ¿Quién más podría ser responsable?
Dicho eso, cruzó los brazos. Respiraba con dificultad, y gotitas de sudor le perlaban la frente,
como si tuviera que esforzarse mucho en controlar cada pensamiento que retumbaba en su cabeza. El
resto del grupo estaba clavado en la silla, sin moverse, con la mirada fija en Larguirucho mientras éste
combatía los temores que lo zarandeaban interiormente.
El señor del Mal se percató de ello y cambió de tema.
—Pasemos a la sección de deportes —sugirió. La alegría de su voz era casi insultante.
—No —replicó el Bombero con una nota de rabia—. No quiero hablar sobre béisbol o baloncesto.
Creo que deberíamos hablar sobre el mundo que nos rodea. Y creo que Larguirucho ha dado con algo.
Todo lo que hay al otro lado de estas puertas es terrible. Odio, muertes y asesinatos. ¿De dónde
procede? ¿Quién lo hace? ¿Quién sigue siendo bueno? Quizá no sea porque Satán está aquí, como
cree Larguirucho. Quizá sea porque todos nos hemos vuelto peores y ni siquiera sea necesario que él
esté aquí porque nosotros hacemos su trabajo por él.
Evans lo miró con dureza.
—Creo que tu opinión es interesante —afirmó despacio. Tenía los ojos entornados y había medido
las palabras para imbuirlas de una sutil frialdad—, pero exageras las cosas. Además, no veo que tenga
demasiada relación con el objetivo de este grupo. Estamos aquí para explorar formas de reincorporarse
a la sociedad, no razones para esconderse de ella, a pesar de que el mundo no sea como nos gustaría.
Ni creo que sirva de nada que consintamos nuestros delirios o les demos crédito.
Estas últimas palabras iban dirigidas tanto a Peter como a Larguirucho.
El Bombero tenía el rostro tenso. Empezó a replicar, pero se detuvo. Larguirucho llenó ese
repentino vacío.
—Si nosotros tenemos la culpa de todo lo que está pasando, entonces no hay ninguna esperanza
—aseguró con voz temblorosa, al borde de las lágrimas—. Ninguna.
Lo dijo con tanta desesperación que varios de los que habían guardado silencio hasta entonces
soltaron un grito apagado. Un hombre mayor empezó a sollozar y una mujer que llevaba una bata rosa
arrugada, demasiado rímel en los ojos y unas zapatillas con forma de conejito, rompió en llanto.
—¡Oh, qué triste! —exclamó—. Todo es muy triste.
Francis fijó la mirada en el psicólogo, que intentaba recuperar el control de la sesión.
—El mundo es como ha sido siempre —sentenció—. Lo que tratamos aquí es nuestra parte en él.
No fue el comentario adecuado. Larguirucho se puso de pie de un brinco y empezó a agitar los
brazos sobre la cabeza, como había hecho la primera vez que Francis lo había visto.
—¡Es así! —gritó, sobresaltando a los miembros más tímidos del grupo—. ¡El mal está en todas
partes! Tenemos que encontrar el modo de mantenerlo alejado. Tenemos que unirnos. Formar comités.
Formar grupos de vigilantes. ¡Tenemos que organizamos! ¡Coordinarnos! Idear un plan. Levantar
defensas. Proteger los muros. ¡Tenemos que trabajar mucho para mantenerlo fuera del hospital! —
Inspiró hondo y dirigió la mirada a todos los presentes.
Algunas cabezas asintieron. Tenía sentido.
—Podemos contener el mal —dijo Larguirucho—. Pero sólo si estamos alertas.
Y, con el cuerpo aún temblando debido al esfuerzo que le había costado expresar su opinión, se
sentó de nuevo y volvió a cruzar los brazos para guardar silencio.

31

Evans fulminó con la mirada a Peter, como si él tuviera la culpa del arrebato de Larguirucho.
—A ver, Peter, cuéntanos —dijo despacio—. ¿Crees que para mantener a Satán fuera del hospital
quizá deberíamos ir todos a la iglesia con regularidad?
El Bombero se puso tenso en su asiento.
—No —respondió—. No creo que...
—¿No deberíamos rezar? ¿Ir a misa? ¿Decir un ave maría y un padrenuestro? ¿Comulgar todos
los domingos? ¿No deberíamos confesar nuestros pecados de forma casi constante?
—Puede que esas cosas te hagan sentir mejor. —La voz del Bombero bajó de tono y de
intensidad—. Pero no creo que...
—Oh, perdona —lo interrumpió Evans por segunda vez con una nota de cinismo—. Ir a la iglesia y
asistir a cualquier tipo de actividad religiosa organizada sería impropio del Bombero, ¿verdad? Porque el
Bombero tiene un problema con las iglesias, ¿no es así?
Peter se revolvió en la silla. Francis detectó en su mirada una furia desconocida.
—No son las iglesias. Es una iglesia. Y tuve un problema. Pero lo resolví, ¿recuerda, señor
Evans?
Los dos hombres se miraron un instante.
—Sí —asintió Evans—. Supongo que sí. Y mira adonde te ha llevado.
Durante la cena, las cosas parecieron empeorar para Larguirucho.
Esa noche se servía pollo a la crema, que consistía en una espesa crema grisácea y poco pollo,
con unos guisantes tan hervidos que cualquier posible reivindicación en el sentido de que eran una
verdura se había evaporado en la olla, y unas patatas al horno que tenían la misma consistencia de las
congeladas, salvo que estaban tan calientes como brasas extraídas de una hoguera. Larguirucho estaba
sentado solo, en una mesa del rincón; los demás pacientes se habían apiñado en las otras mesas para
dejarlo solo. Uno o dos habían intentando sentarse con él al principio de la cena, pero Larguirucho los
había echado con gestos hoscos y gruñidos de perro viejo al que molestan mientras duerme.
El murmullo habitual parecía apagado, el ruido de los platos y las bandejas más tenue. Había
varias mesas separadas para los pacientes de más edad, seniles que necesitaban ayuda, pero incluso la
tarea de alimentarlos, o de atender a los catatónicos de mirada vacía, apenas conscientes de nada,
parecía más silenciosa, más contenida. Desde donde estaba sentado, masticando con tristeza la insípida
comida, Francis veía cómo todos los auxiliares del comedor lanzaban miradas a Larguirucho para
vigilarlo mientras seguían atendiendo a los demás. En cierto momento apareció Tomapastillas, observó a
Larguirucho unos instantes y luego habló brevemente con Evans. Antes de marcharse, escribió una
receta y se la entregó a una enfermera.
Larguirucho parecía ajeno a la atención que suscitaba.
Hablaba consigo mismo y discutía mientras movía la comida por el plato y formaba con ella una
masa compacta. Se bebió el vaso de agua. Hacía gestos alocados y en un par de ocasiones señaló al
frente clavando el dedo índice en el aire como si acusara a alguien. Luego agachaba la cabeza,
contemplaba la comida y volvía a farfullar para sí mismo.
Fue hacia los postres, unos cuadrados de gelatina de lima, cuando Larguirucho alzó por fin la
vista, como si de repente fuera consciente de dónde estaba. Se volvió en la silla con una expresión de
sorpresa y asombro. El pelo hirsuto, que solía caerle en delgados rizos grises sobre los hombros,
parecía ahora cargado eléctricamente, como un personaje de dibujos animados que ha metido el dedo
en un enchufe, salvo que en su caso no era de broma y nadie reía. Tenía los ojos muy abiertos y llenos
de miedo, igual que cuando Francis lo había conocido pero multiplicado por cien, como si la pasión lo
acelerara. Francis vio cómo se fijaban en Rubita, quien, cerca de donde Larguirucho estaba sentado,
ayudaba a una anciana cortándole el pollo a trocitos y llevándoselos a la boca como si fuera una niña en
su trona.
Larguirucho apartó hacia atrás la silla con un horrible chirrido. En el mismo movimiento, levantó un
índice cadavérico y señaló a la joven enfermera en prácticas.
—¡Tú! —bramó con furia.
Rubita lo miró confundida. Se señaló a sí misma y con los labios formó la palabra «¿Yo?». No se
movió de su sitio. Francis creyó que podía deberse a su escasa formación. Cualquier veterano del
hospital habría reaccionado más deprisa.
—¡Tú! —gritó Larguirucho de nuevo—. ¡Tienes que ser tú!
Del otro lado del comedor, Negro Chico y su hermano intentaron acercarse deprisa. Pero las
hileras de mesas y sillas y la cantidad de pacientes obstaculizaban su avance. Rubita se puso de pie
mirando a Larguirucho, que se dirigía hacia ella con rapidez, con el índice acusador señalándola. La
enfermera retrocedió un paso hacia la pared.
—¡Eres tú, lo sé! —gritó— ¡Tú eres nueva! ¡Eres la única que no ha sido comprobada! ¡Eres tú!
¡Tienes que serlo! ¡La encarnación del mal! Te dejamos entrar. ¡Vete! ¡Vete! ¡Tened todos cuidado! ¡No
sabemos qué podría hacer!

32

Sus advertencias frenéticas daban a entender a los demás pacientes que Rubita estaba enferma o
era peligrosa. Todos retrocedieron asustados.
Rubita reculó más y levantó una mano. Francis pudo ver pánico en sus ojos cuando el anciano se
lanzaba hacia ella aleteando los brazos.
—¡No os preocupéis! —gritó con voz aguda y furiosa mientras hacía señas para que todo el
mundo se alejara—. ¡Yo os protegeré!
Negro Grande apartaba mesas y sillas a su paso, y Negro Chico saltó por encima de un paciente
que se había arrodillado, aterrado. Francis vio cómo el señor del Mal se dirigía hacia ellos, y la señorita
Caray avanzaba también junto con otra enfermera entre los pacientes que se apiñaban sin saber si huir u
observar.
—¡Eres tú! —bramó Larguirucho acorralando a la joven enfermera.
—¡No! —chilló Rubita con su voz aguda.
—¡Si lo eres!
—¡Larguirucho! ¡Detente! —gritó Negro Chico. Su hermano se acercaba deprisa con una
expresión resuelta.
—¡No soy yo, no soy yo! —dijo Rubita, que, encogida de miedo, se deslizó pared abajo.
Y entonces, con Negro Grande y el señor del Mal aún a metros de distancia, se produjo un súbito
silencio. Larguirucho se estiró como si fuera a abalanzarse sobre Rubita. Francis oyó cómo el Bombero
gritaba, aunque no estaba seguro desde dónde.
—¡No, Larguirucho! ¡Detente ahora mismo!
Y, para sorpresa de Francis, Larguirucho obedeció.
Miró a Rubita con ojos socarrones, casi como si inspeccionara el resultado de un experimento
fallido. Su rostro adoptó una expresión de curiosidad. Contempló a Rubita ya más sereno y, casi con
educación, le preguntó:
—¿Estás segura?
—Sí, sí, sí—dijo la enfermera—. Estoy segura.
—Me siento confundido —repuso él con abatimiento y sin dejar de mirarla atentamente. Era un
desinflamiento instantáneo. Un segundo atrás era una fuerza vengadora, preparada para atacar, y un
instante después era como un niño, empequeñecido, asaltado por un mar de dudas.
En ese momento, Negro Grande llegó por fin junto a Larguirucho. Le sujetó con rudeza los brazos
y se los colocó a la espalda.
—¿Qué coño estás haciendo? —preguntó enfadado.
Negro Chico se situó entre el paciente y la enfermera en prácticas.
—¡Atrás! —ordenó, y su enorme hermano tiró de Larguirucho.
—Quizá me he equivocado —se excusó Larguirucho a la vez que sacudía la cabeza—. Parecía
tan evidente al principio. Luego cambió. De repente cambió. Ahora no estoy seguro. —Volvió la cabeza
hacia Negro Grande estirando su cuello largo como el de un avestruz. La duda y la tristeza teñían su
voz—: Creí que era ella. Tenía que serlo. Es la más nueva. No lleva aquí demasiado tiempo. Seguro que
es alguien recién llegado. Debemos tener mucho cuidado para no dejar que el mal entre en este hospital.
Debemos estar atentos todo el rato. Alerta sin cesar. Lo siento —se disculpó mientras Rubita se ponía en
pie y procuraba recobrar la calma—. Estaba tan seguro... Ahora ya no lo estoy tanto —añadió con
frialdad y la miró con los ojos entornados—. Podría serlo. Podría estar mintiendo. Los esbirros de Satán
son especialistas en mentir. Son unos impostores. Para ellos es fácil hacer que alguien parezca inocente
cuando en realidad no lo es.
Rubita se alejó sin apartar unos ojos recelosos del sitio donde Negro Grande sujetaba a
Larguirucho.
—Encárguese de que le administren un sedante esta noche —ordenó Evans a Negro Chico—.
Cincuenta miligramos de Nembutal, por vía intravenosa, a la hora de la medicación. Quizá debería pasar
la noche en aislamiento.
Larguirucho seguía observando a Rubita. Cuando oyó la palabra «aislamiento», se volvió hacia el
señor del Mal y sacudió la cabeza vehementemente.
—No, no —soltó—. Estoy bien. De verdad. Sólo hacía mi trabajo. No causaré problemas, lo
prometo... —Su voz se fue apagando.
—Ya veremos —dijo Evans—. A ver cómo responde al sedante.
—Estaré bien —insistió Larguirucho—. De verdad. No causaré ningún problema. Ninguno. No me
pongan en aislamiento, por favor.
—Puede tomarse un descanso —indicó Evans a Rubita, pero la esbelta enfermera sacudió la
cabeza.
—Estoy bien —respondió imprimiendo cierto valor a sus palabras, y prosiguió alimentando a la
anciana en la silla de ruedas.

33

Francis observó que Larguirucho seguía con los ojos puestos en Rubita, y su mirada fija reflejaba
lo que interpretó como incertidumbre. Más adelante comprendería que podría haber sido algo muy
diferente.
La aglomeración habitual empujó y se quejó esa noche a la hora de la medicación. Rubita estaba
en el puesto de enfermería y quiso ayudar a distribuir las pastillas, pero las otras enfermeras, mayores y
más expertas, se encargaron de ello. Varias voces subieron de tono para quejarse y un hombre rompió a
llorar cuando otro lo apartó de un empujón, pero Francis tuvo la impresión de que el incidente de la cena
había dejado a casi todos si no mudos, por lo menos calmados. Pensó que el hospital era una cuestión
de equilibrios. Los medicamentos equilibraban la locura; la edad y la reclusión equilibraban la energía y
las ideas. Todos los pacientes aceptaban cierta rutina que limitaba, definía y reglamentaba el espacio y
la acción. Incluso los esporádicos empujones y discusiones a la hora de la medicación formaban parte de
un elaborado minué demencial, tan codificado como un baile barroco.
Larguirucho apareció acompañado de Negro Grande. Sacudía la cabeza y Francis lo oyó quejarse.
—Estoy bien. No necesito nada extra para tranquilizarme —decía—. Estoy bien.
Pero Negro Grande había perdido su habitual expresión complaciente.
—Tienes que facilitarnos las cosas, Larguirucho —le dijo—, o tendremos que ponerte una camisa
de fuerza y encerrarte toda la noche en aislamiento. Así que inspira hondo, súbete la manga y no te
resistas.
Larguirucho asintió aunque Francis vio que miraba con recelo a Rubita, que trabajaba en la parte
posterior del puesto de enfermería. Fueran cuales fuesen las dudas que Larguirucho tenía sobre la
identidad de Rubita, Francis supo que ni la medicación ni la persuasión las había disipado. Parecía
temblar de ansiedad de pies a cabeza, pero no opuso resistencia a la enfermera Huesos, que se acercó
a él con una hipodérmica que goteaba fármaco y le frotó el brazo con alcohol antes de clavarle la aguja.
Francis pensó que debía de doler, pero Larguirucho no mostró signos de ello. Lanzó una última mirada a
Rubita antes de que Negro Grande se lo llevara hacia el dormitorio.

34

5

El tráfico nocturno había aumentado frente a mi piso. Oía el ruido de los camiones diesel, algún
que otro claxon de coche y el rumor constante de los neumáticos. La noche cae despacio en verano,
cuando se insinúa como un mal pensamiento en una ocasión feliz. Unas sombras irregulares llegan
primero a los callejones y empiezan a recorrer despacio patios y aceras, a subir por las paredes de los
edificios y a deslizarse como una serpiente a través de las ventanas, o se aferran a las ramas de los
árboles hasta que, por fin, se impone la oscuridad. A menudo he pensado que la locura es un poco como
la noche, debido a las distintas formas en que se extendió durante varios años por mi corazón y mi mente, unas veces con dureza o rapidez, otras con lentitud y sutileza, de modo que apenas era consciente
de que estaba dominándome.
¿Había conocido alguna vez una noche más oscura que aquella en el Hospital Estatal Western?,
me pregunté. ¿O una noche más llena de locura?
Fui al fregadero, llené un vaso de agua, tomé un trago y pensé: He omitido el hedor. Era una
combinación de excrementos luchando contra productos de limpieza sin diluir. La peste de la orina frente
al olor del desinfectante. Como los niños pequeños, muchos pacientes ancianos y seniles no controlaban
los intestinos, de modo que el hospital apestaba a percances. Para combatirlo, todos los pasillos tenían
por lo menos dos trasteros provistos de trapos, fregonas, cubos y potentes agentes limpiadores
químicos. A veces parecía haber siempre alguien fregando el suelo en algún sitio. Los productos con
lejía eran muy potentes, te escocían los ojos cuando tocaban el suelo de linóleo y dificultaban la
respiración, como si algo se te clavara en los pulmones.
Costaba prever cuándo se producirían esos percances. Supongo que en un mundo normal podrían
identificarse las tensiones o los temores capaces de provocar una pérdida de control a una persona
anciana, y adoptar medidas para reducirlos. Exigiría un poco de lógica, sensibilidad y cierta planificación
y previsión. Nada extraordinario. Pero en el hospital, donde todas las tensiones y los temores eran tan
imprevistos y surgían de pensamientos tan incoherentes, era prácticamente imposible anticiparlos e
impedirlos.
Así que, en lugar de eso, teníamos cubos y limpiadores potentes.
Y, dada la frecuencia con que las enfermeras y los auxiliares tenían que usarlos, los trasteros no
solían estar cerrados con llave. Se suponía que tenían que estarlo, claro, pero como muchas otras cosas
en el Hospital Estatal Western, la realidad de las normas se doblegaba ante la práctica que imponía la
locura.
¿Qué más recordaba de esa noche? ¿Llovía? ¿Soplaba el viento?
Sí recordaba los sonidos.
En el edificio Amherst había casi trescientos pacientes agrupados en un centro concebido en
principio para una tercera parte de esa cantidad. Cualquier noche podían trasladar a varios a una de
esas celdas de aislamiento de la cuarta planta con las que habían amenazado a Larguirucho. Las camas
estaban pegadas unas a otras, de modo que sólo unos centímetros separaban a un paciente del
siguiente. A lo largo de una pared del dormitorio había unas cuantas ventanas mugrientas. Tenían
barrotes y proporcionaban poca ventilación, aunque los hombres en las camas situadas bajo ellas solían
cerrarlas bien porque temían lo que pudiese haber al otro lado.
La noche era una sinfonía de aflicción.
Los ronquidos, las toses y los gorgoteos se mezclaban con las pesadillas. Los pacientes hablaban
en sueños con familiares y amigos que no estaban ahí, con dioses que ignoraban sus oraciones, con
demonios que los atormentaban. Gritaban sin cesar, y pasaban llorando las horas de mayor oscuridad.
Todo el mundo dormía, pero nadie descansaba.
Estábamos encerrados con toda la soledad que trae la noche.
Quizá fuera la luz de la luna que se colaba entre los barrotes de las ventanas lo que me mantuvo
esa noche entre el sueño y la vigilia. Quizá seguía estando nervioso por lo ocurrido durante el día. Quizá
mis voces estaban inquietas. He pensado muchas veces en ello, porque todavía no estoy seguro de lo
que me mantuvo en ese incómodo estadio entre la vigilancia y la inconsciencia. Peter gemía en sueños y
se revolvía en la cama, junto a la mía. La noche era difícil para él. De día podía mostrar una actitud
razonable que parecía impropia del hospital, pero por la noche algo le roía por dentro. Y mientras yo iba
y venía entre esos estados de ansiedad, recuerdo haber visto a Larguirucho, a unas camas de distancia,
sentado en la posición del loto como un indio americano en un consejo tribal, mirando hacia el otro lado
del dormitorio. Recuerdo haber pensado que el tranquilizante que le habían dado no le había hecho
efecto, porque lo normal era que lo hubiera sumido en un sueño tranquilo. Pero los impulsos que antes lo
habían desquiciado vencían con facilidad al tranquilizante y, en lugar de eso, estaba sentado farfullando
y gesticulando con las manos como un director que no logra que la orquesta toque al compás adecuado.
Así es como lo recordaba de esa noche, hasta el momento en que una mano en el hombro me
sacudió para despertarme. Ése fue el momento, así que tenía que empezar ahí.

35

Por lo tanto, tomé el lápiz y escribí:
Francis dormía a trompicones hasta que lo despertó una sacudida insistente que pareció alejarlo
de algún lugar agitado y le recordó al instante dónde estaba. Abrió los ojos, pero antes de que se le
adaptaran a la oscuridad oyó la voz de Larguirucho que le susurraba con suavidad pero con energía,
lleno de placer y entusiasmo infantil: «Estamos a salvo, Pajarillo. ¡Estamos a salvo!»
Francis dormía a trompicones hasta que lo despertó una sacudida insistente que pareció alejarlo
de algún lugar agitado y le recordó al instante dónde estaba. Abrió los ojos, pero antes de que se le
adaptaran a la oscuridad oyó la voz de Larguirucho que le susurraba con suavidad pero con energía,
lleno de placer y entusiasmo infantil:
—Estamos a salvo, Pajarillo. ¡Estamos a salvo!
Su figura le recordó a un dinosaurio alado posado al borde de la cama. A la luz de la luna que se
filtraba por la ventana, Francis distinguió una extraña expresión de alegría y alivio en su rostro.
—¿De qué estamos a salvo? —quiso saber, aunque en cuanto hizo la pregunta se dio cuenta de
que conocía la respuesta.
—Del mal —respondió Larguirucho, y se rodeó el cuerpo con los brazos. Luego hizo un segundo
movimiento y levantó la mano izquierda para cubrirse la frente, como si la presión de la palma y los
dedos pudiera contener los pensamientos y las ideas que le surgían con desenfreno.
Cuando se apartó la mano de la frente, Francis tuvo la impresión de que le había quedado una
marca, casi como de hollín. No era fácil distinguir nada a la luz tenue que había en la habitación.
Larguirucho también debió de notar algo, porque de repente se miró los dedos con gesto burlón.
—¡Larguirucho! —susurró Francis, que se había incorporado en la cama—. ¿Qué ha pasado?
Antes de que él pudiera responder, Francis oyó un siseo. Era Peter, que se había despertado y se
inclinaba hacia ellos.
—¡Dínoslo, Larguirucho! ¿Qué ha pasado? —pidió Peter con la voz queda—. Pero no hagas ruido.
No despiertes a nadie más.
Larguirucho asintió con la cabeza. Pero sus palabras se precipitaron de forma entusiasta, casi
dichosa. Rezumaban alivio y liberación.
—Ha sido una visión, Peter. Tiene que haber sido un ángel que me ha sido enviado. Esta visión
vino a mi lado, Pajarillo, para decirme...
—¿Para decirte qué? —susurró Francis.
—Para decirme que tenía razón. Desde el principio. El mal había intentado llegar hasta nosotros,
Pajarillo. La encarnación del mal estaba aquí, en el hospital, a nuestro lado. Pero ha sido destruida y
ahora estamos a salvo. —Exhaló despacio y añadió—: Gracias a Dios.
Francis no sabía cómo interpretar aquello pero el Bombero se sentó al lado del hombre alto.
—¿Esa visión estuvo aquí? ¿En esta habitación? —le preguntó.
—Junto a mi cama. Nos abrazamos como hermanos.
—¿La visión te tocó?
—Sí. Era tan real como tú o como yo, Peter. Notaba su vida junto a la mía. Como si nuestros
corazones latieran al unísono. Excepto que también era mágica, Pajarillo.
El Bombero asintió. Luego, alargó la mano despacio y tocó la frente de Larguirucho, donde
seguían las marcas de hollín. Peter se frotó los dedos.
—¿Viste que la visión entrara por la puerta, o cayó de arriba? —preguntó, y señaló hacia la puerta
del dormitorio y luego hacia el techo.
—No. —Larguirucho sacudió la cabeza—. Llegó sin más. En un segundo estaba junto a mi cama.
Parecía bañada de luz, como si procediera del cielo. Pero no pude verle la cara. Casi como si estuviera
envuelta en un velo. Tiene que haber sido un ángel —comentó—. Imagina, Pajarillo, un ángel aquí. Aquí,
en esta habitación. En nuestro hospital. Para protegernos.
Francis no dijo nada, pero Peter asintió con la cabeza. Se llevó los dedos a la nariz y se los olió.
Francis tuvo la impresión de que se sorprendía. El Bombero hizo una pausa y echó un vistazo alrededor
de la habitación. A continuación pronunció unas palabras autoritarias en voz baja, como órdenes de un
mando militar cuando el enemigo está cerca y el peligro se esconde detrás de cada sombra.
—Larguirucho, vuelve a la cama y espera a que Pajarillo y yo regresemos. No digas nada a nadie.
Silencio absoluto, ¿entendido?
Larguirucho fue a replicar pero vaciló.
—De acuerdo —dijo—. Pero estamos a salvo. Estamos todos a salvo. ¿No crees que los demás
querrán saberlo?
—Vamos a asegurarnos antes de ilusionarlos —repuso Peter. Eso pareció tener sentido para
Larguirucho, porque asintió, se levantó y regresó a su cama. Cuando llegó, se volvió y se llevó el dedo
índice a los labios haciendo la señal de silencio.
—Ven conmigo, Pajarillo —susurró Peter después de sonreír a Larguirucho—. ¡Y no hagas ruido!
—Cada palabra parecía poseer una tensión indefinida que Francis no acababa de entender.

36

Sin mirar atrás, el Bombero avanzó con cautela entre las camas, moviéndose sigiloso por el
reducido espacio que separaba a los hombres dormidos. Pasó junto al baño, donde un haz de luz
sobresalía por debajo de la puerta. Algunos hombres se movieron y uno pareció querer levantarse
cuando pasaron junto a su cama, pero Peter se limitó a pedirle que guardara silencio, y el hombre emitió
un gemido, se giró y volvió a dormirse.
Cuando llegó a la puerta, miró atrás y vio a Larguirucho, sentado de nuevo en la cama en la
posición del loto. Éste los vio y los saludó con la mano.
Peter alargó la mano hacia el pomo.
—Está cerrada con llave —indicó Francis—. Cierran todas las noches.
—Esta noche no —replicó Peter. Y, para probarlo, giró el pomo. La puerta se abrió con un ligero
crujido—. Vamos, Pajarillo.
El pasillo estaba a oscuras durante la noche, con sólo alguna que otra lámpara tenue que lanzaba
reducidos arcos de luz al suelo. El silencio desconcertó momentáneamente a Francis. Por lo general, los
pasillos del edificio Amherst estaban abarrotados de gente sentada, de pie, caminando, fumando,
hablando consigo misma, hablando con gente que no estaba ahí o incluso hablando entre sí. Los pasillos
eran como las venas del hospital, sin cesar bombeaban sangre y energía a cada órgano importante.
Nunca los había visto vacíos. La sensación de estar solo en el pasillo resultaba inquietante. El Bombero,
sin embargo, no parecía preocupado. Miraba pasillo adelante, hacia donde una lámpara de escritorio
emitía un tenue brillo amarillo en el puesto de enfermería. Desde donde estaban, el puesto parecía
vacío.
Peter dio un paso y bajó la mirada al suelo. Hincó una rodilla y tocó con cuidado una mancha
oscura, como había hecho con el hollín en la frente de Larguirucho. De nuevo, se llevó el dedo a la nariz.
Entonces, sin decir palabra, indicó a Francis que se fijara.
El joven no estaba seguro de lo que se suponía que tenía que ver, pero prestó atención. Los dos
siguieron avanzando hacia el puesto de enfermería, pero se detuvieron frente a uno de los trasteros.
Francis escudriñó el puesto y vio que estaba realmente vacío. Eso lo confundió porque daba por
sentado que había por lo menos una enfermera de guardia las veinticuatro horas del día. El Bombero
contemplaba el suelo delante de la puerta del trastero. Señaló una mancha grande en el linóleo.
—¿Qué es? —quiso saber Francis.
—El mayor problema que puedes encontrarte en tu vida —suspiró Peter—. Haya lo que haya
detrás de esta puerta, no grites. Sobre todo, no grites. Muérdete la lengua y no digas una palabra. Y no
toques nada. ¿Puedes hacerlo por mí, Pajarillo? ¿Puedo contar contigo?
Francis gruñó que sí, lo que le resultó difícil. Notaba cómo la sangre le bombeaba en el pecho, le
retumbaba en los oídos, llena de adrenalina y ansiedad. En ese instante, se percató de que no había
oído ni una palabra de sus voces interiores desde que Larguirucho lo había despertado.
Peter se acercó a la puerta del trastero. Se envolvió la mano con la camiseta para sujetar el pomo.
Y entonces abrió despacio la puerta.
El cuarto estaba a oscuras. Peter entró con cautela y acercó la mano al interruptor de la pared.
La luz repentina fue como una estocada.
El brilló cegó a Francis un segundo, puede que menos. Oyó a Peter proferir un juramento.
Francis se inclinó para ver por encima del hombro de su amigo. Y soltó un grito ahogado a la vez
que el miedo lo sacudía como un viento huracanado. Retrocedió un paso atrás, sintiendo que el aire que
inspiraba le quemaba. Intentó decir algo, pero incluso «Oh, Dios mío» le salió como un gemido gutural.
En el suelo, en el centro del trastero, yacía Rubita. O la persona que había sido Rubita.
Estaba casi desnuda. Le habían arrancado el uniforme de enfermera y lo habían arrojado en un
rincón. Todavía llevaba puesta la ropa interior, pero estaba fuera de sitio, de modo que le quedaban al
descubierto los pechos y el sexo. Estaba tumbada de costado, casi acurrucada en posición fetal, salvo
que tenía una pierna doblada y la otra extendida, con un gran charco de sangre granate bajo la cabeza y
el tórax. Unos hilos rojos le resbalaban por la pálida piel. Tenía un brazo metido debajo del cuerpo y el
otro extendido, como una persona que saluda a alguien que está lejos. Tenía el cabello apelmazado,
casi mojado, y gran parte de la piel le brillaba de modo extraño a la luz de la bombilla desnuda. Cerca,
había un cubo con materiales de limpieza volcado, y el olor de líquido limpiador y desinfectante era
abrumador. Peter se agachó sobre el cuerpo, pero no llegó a tomarle el pulso porque tanto él como
Francis vieron que Rubita había sido degollada. La herida roja y negra, larga y abierta, debió de acabar
con su vida en unos segundos. Salieron de nuevo al pasillo. Peter inspiró despacio y exhaló del mismo
modo, con un ligero silbido cuando el aire le pasó entre los dientes apretados.
—Mira con atención, Pajarillo —dijo—. Míralo todo con atención. Trata de recordar todo lo que
veas esta noche. ¿Podrás hacer eso por mí, Pajarillo? ¿Ser el segundo par de ojos que lo capta y lo
registra todo?
Francis asintió despacio. Peter volvió a entrar en el almacén y empezó a señalar cosas en silencio.
Primero, el corte que marcaba cruelmente el cuello de Rubita, después el cubo volcado y las ropas
arrancadas y tiradas al suelo. Señaló unas líneas de sangre en la frente de Rubita, eran paralelas y

37

descendían hacia los ojos. Francis no pudo imaginar cómo se habrían producido. Tras indicar las
marcas, Peter empezó a moverse con cuidado por el reducido espacio mientras señalaba con el índice
cada cuadrante de la habitación, cada elemento del escenario, como un profesor que indica con un
puntero una pizarra para captar la atención de unos alumnos cortos de entendederas.
Francis lo vio todo, y lo grabó en su memoria como un ayudante de fotógrafo.
Peter se detuvo al indicar la mano de Rubita. Francis vio de repente que a cuatro dedos le faltaban
las falanges, como si se las hubieran cortado y llevado. Contempló la mutilación respirando de modo
espasmódico.
—¿Qué ves, Pajarillo? —preguntó por fin el Bombero.
—Veo a Rubita —respondió sin apartar la mirada del cadáver—. Pobre Larguirucho. Pobre, pobre
Larguirucho. Debió de estar absolutamente convencido de que mataba a la encarnación del mal.
—¿Crees que Larguirucho hizo esto? —replicó Peter a la vez que sacudía la cabeza—. Míralo
mejor —pidió—. Y dime qué ves.
Francis observó de forma casi hipnótica el cadáver. Se fijó en el rostro de la joven y sintió una
mezcla de terror y agitación. Se dio cuenta de que era la primera vez que veía a alguien muerto, por lo
menos de cerca. Recordaba haber asistido al funeral de su tía abuela cuando era pequeño, y cómo su
madre lo había tomado con fuerza de la mano y lo había hecho pasar junto a un ataúd abierto mientras
le murmuraba todo el rato que no dijera ni hiciera nada y que se comportara, porque temía que él llamara
la atención haciendo algo inadecuado. Pero no lo hizo, y tampoco vio a la tía abuela en el ataúd. Lo
único que recordaba era un perfil de porcelana blanca, visto sólo un momento, como algo fugaz a través
de la ventanilla de un coche en marcha. No creyó que fuera lo mismo. Lo que veía de Rubita era muy
diferente. Comprendió que era la peor cara de la muerte.
—Veo muerte —susurró.
—Sí—asintió Peter—. Muerte. Y desagradable, además. Pero ¿sabes qué más veo yo? —Habló
despacio, como si midiera cada palabra.
—¿Qué?
—Veo un mensaje —respondió el Bombero. Y, con una sensación casi apabullante de tristeza,
añadió—: Y nadie ha matado a la encarnación del mal. Está aquí, entre nosotros, tan viva como tú o
como yo. —Salió otra vez al pasillo y concluyó en voz baja—: Ahora tenemos que pedir ayuda.

38

6
A veces sueño con lo que vi.
A veces me doy cuenta de que ya no estoy soñando, sino despierto, tienes un recuerdo grabado
como el contorno protuberante de un fósil en mi pasado, lo que es mucho peor. Todavía veo a Rubita en
mi imaginación, con total perfección, como en una de las fotografías que la policía tomó esa noche. Pero
sospecho que los fotógrafos policiales no eran tan artistas como mi memoria. Recuerdo su forma como
la imagen vivida pero realistamente inexacta del martirio de un santo por un pintor renacentista menor.
Lo que recuerdo es esto... Su piel era blanca como la porcelana y perfectamente clara, su rostro
exhibía una expresión de reposo beatífico. Lo único que le faltaba era un halo alrededor de la cabeza. La
muerte apenas más que una molestia, un mero dolor momentáneo, algo desagradable e incómodo, en el
camino inevitable, delicioso y glorioso hacia el cielo. Por supuesto, en realidad (que es una palabra que
he aprendido a usar con la menor frecuencia posible) no era nada de eso. Tenía la piel manchada de
sangre oscura, le habían arrancado la ropa, el corte en la garganta se abría como una sonrisa burlona,
tenía los ojos desorbitados y la cara contorsionada de susto e incredulidad. Una gárgola de la muerte. El
asesinato en su aspecto más espantoso. Esa noche, me alejé de la puerta del trastero presa de
numerosos temores inquietantes. Estar tan cerca de la violencia es igual a que te pasen de golpe papel
de lija por el corazón.
No sabía demasiado sobre su vida. La iba a conocer mucho mejor muerta.
Cuando Peter el Bombero se alejó del cuerpo y la sangre, y de todos los indicios grandes y
pequeños del asesinato, yo no tenía idea de lo que iba a pasar. El debía de saberlo de forma mucho más
precisa, porque enseguida me advirtió de nuevo que no tocara nada, que mantuviera las manos en los
bolsillos y no dijera lo que pensaba.
—Pajarillo —me dijo—, de aquí a un rato empezarán a hacer preguntas. Preguntas muy
desagradables. Pueden decir que sólo quieren información pero, hazme caso, sólo quieren ayudarse a sí
mismos. Da respuestas cortas y concisas, y limítate a hablar de lo que has visto y oído esta noche. ¿Lo
has entendido?
—Sí—contesté, aunque no sabía muy bien a qué estaba accediendo—. Pobre Larguirucho —
repetí.
—Sí, pobre Larguirucho —asintió el Bombero—. Pero no por los motivos que crees. Al final verá a
la encarnación del mal de cerca y en persona. Quizá todos lo hagamos.
Recorrimos el pasillo hacia el puesto de enfermería vacío. Nuestros pies desnudos apenas hacían
ruido. La puerta metálica que debería haber estado cerrada, estaba abierta de par en par. Había papeles
esparcidos por el suelo. Podían haber caído de la mesa simplemente porque alguien se movió
demasiado de prisa, o podían haber ido a parar al suelo en medio de una breve pelea. Era difícil de
adivinar. No había más indicios de que ahí hubiera ocurrido algo. El armario cerrado con llave que
contenía los medicamentos estaba abierto, y en el suelo había unos cuantos recipientes de plástico para
las pastillas. Además, el macizo teléfono negro de las enfermeras estaba descolgado. Peter señaló
ambas cosas, como había hecho antes cuando examinaba el trastero. Después puso el auricular en su
sitio. Acto seguido, volvió a levantarlo para obtener línea y pulsó el cero para hablar con la seguridad del
hospital.
—¿Seguridad? Ha habido un incidente en Amherst —anunció—. Será mejor que vengan deprisa.
Colgó de golpe y esperó de nuevo el tono de línea. Esta vez marcó el número de la policía.
—Buenas noches —dijo con calma un momento después—. Llamo para informarles de que se ha
cometido un homicidio en el edificio Amherst del Hospital Estatal Western, en la zona adyacente al
puesto de enfermería de la planta baja. —Hizo una pausa y añadió—: No, no voy a darle mi nombre. Le
he dicho todo lo que necesita saber en este momento: el tipo de incidente y la ubicación. El resto les
resultará evidente cuando lleguen aquí. Necesitarán miembros de la policía científica, detectives y el juez
de instrucción del condado. Y creo que deberían darse prisa.
Colgó, se volvió hacia mí y, con cierta ironía y quizás algo más que interés, afirmó:
—Las cosas se van a poner muy emocionantes.
Eso es lo que recuerdo. En la pared, escribí:
Francis no tenía idea del alcance del caos que iba a desencadenarse como un trueno al final de
una calurosa tarde de verano...
Francis no tenía idea del alcance del caos que iba a desencadenarse como un trueno al final de
una calurosa tarde de verano. Lo más cerca que había estado de un crimen hasta entonces había sido
cuando todas sus voces le habían gritado al unísono y su mundo se había vuelto patas arriba, y había
estallado y amenazado a sus padres y hermanas, y finalmente a sí mismo, con el cuchillo de cocina, lo
que lo había llevado al hospital. Trató de pensar en lo que había visto y en su significado. Fue consciente
de que sus voces hablaban de un modo apagado pero nervioso. Palabras, todas ellas, de miedo. Echó
un vistazo a su alrededor con los ojos desorbitados y se preguntó si no debería regresar a la cama y

39

esperar, pero no podía moverse. Los músculos parecían agarrotados y se sintió como alguien atrapado
en una fuerte corriente, arrastrado de modo inexorable. Peter y él esperaron en el puesto de enfermería
y, a los pocos segundos, oyeron pasos apresurados y llaves en la puerta principal. Pasado un instante, la
puerta se abrió y dos guardias de seguridad irrumpieron en la planta. Ambos llevaban una linterna y una
larga porra negra. Vestían uniformes de un gris niebla. Recortados un instante contra el umbral, los dos
hombres parecieron fundirse con la tenue luz del pasillo. Se acercaron deprisa hacia ellos.
—¿Por qué estáis fuera del dormitorio? —preguntó el primer guardia al tiempo que blandía la
porra—. No deberíais estar aquí —añadió de forma innecesaria, antes de preguntar—: ¿Dónde está la
enfermera?
El otro guardia se había situado en una posición de apoyo, preparado para intervenir si Francis y
Peter el Bombero creaban problemas.
—¿Habéis llamado vosotros a seguridad? —preguntó con brusquedad. Y a continuación repitió la
misma pregunta que su compañero—: ¿Dónde está la enfermera?
—Ahí—contestó Peter, y señaló el trastero con el pulgar.
El primer guardia, un hombre corpulento con la cabeza rapada como los marines y una papada
que le colgaba en pliegues adiposos sobre un cuello de camisa demasiado ajustado, apuntó a Francis y
Peter con la porra.
—No os mováis, ¿entendido? —Se volvió hacia su compañero y le instruyó—: Si intentan alguna
jugarreta, dales caña.
Su compañero, un hombre enjuto y menudo con una sonrisa torcida, sacó del cinturón una lata de
spray defensivo Mace. El fornido se marchó con rapidez pasillo adelante, resollando un poco. Llevaba
una linterna en la mano izquierda y la porra en la derecha. El haz de luz dibujaba rodajas que se movían
por el pasillo gris a medida que él avanzaba. Francis vio que abría la puerta del trastero con brusquedad.
Se quedó un instante inmóvil con la mandíbula desencajada. Luego, soltó un gruñido y retrocedió
tambaleante unos segundos después de que la linterna iluminara el cadáver de la enfermera.
—¡Dios mío! —exclamó y, casi con la misma rapidez, entró en el trastero. Desde donde estaban,
vieron cómo ponía la mano en el hombro de Rubita y la giraba para intentar buscarle el pulso.
—No haga eso —advirtió Peter en voz baja—. Está destruyendo pruebas.
El guardia menudo había palidecido, aunque todavía no había visto del todo el alcance de la
tragedia.
—¡Callaos, pirados de mierda! —ordenó con voz chillona y llena de ansiedad—. ¡Callaos!
El corpulento retrocedió de nuevo y se volvió con los ojos desorbitados hacia Francis y Peter.
Mascullaba juramentos.
—¡No os mováis! ¡Quietos los dos, joder! —ordenó con furia.
Al acercarse hacia ellos, resbaló en uno de los charcos de sangre que Peter había esquivado con
tanto cuidado. Luego, agarró a Francis por el brazo y le dio la vuelta para estamparle la cara contra la
rejilla metálica del puesto de enfermería. Casi en el mismo movimiento, le golpeó las corvas con la porra,
lo que le hizo tambalearse y caer de rodillas. Un dolor parecido a una explosión de fósforo blanco le
nubló la vista, y soltó un grito ahogado antes de inspirar un aire que parecía cargado de agujas. Vio
borroso un momento y creyó que iba a perder el conocimiento. Pero cuando recuperó el aliento, el
impacto del golpe se desvaneció y dejó un mero dolor sordo y punzante. El guardia menudo siguió el
ejemplo de su compañero: giró a Peter y le atizó con la porra en los riñones, lo que tuvo el mismo efecto,
de modo que cayó de rodillas y resollando. Los esposaron a ambos de inmediato y los tumbaron en el
suelo. Francis notó el olor desagradable del desinfectante que se usaba para fregar el pasillo.
—Pirados de mierda —repitió el guardia menudo, y entró en el puesto de enfermería. Marcó un
número, esperó un momento y dijo—: Doctor, soy Maxwell, de seguridad. Tenemos un problema grave
en Amherst. Debería venir enseguida. —Dudó un instante y anunció, sin duda como respuesta a una
pregunta—: Un par de pacientes han matado a una enfermera.
—¡Oiga! —se quejó Francis—. Nosotros no hemos... —Pero su desmentido se vio interrumpido
por una patada que el guardia corpulento le arreó en el muslo. Guardó silencio y se mordió el labio. Tal
como estaba, no podía ver a Peter. Quería girarse en esa dirección, pero no deseaba recibir otra patada,
así que no se movió.
Y entonces se oyó una sirena que rasgaba la noche y aumentaba de volumen a cada segundo.
Era atronadora cuando se detuvo frente a Amherst y se desvaneció como un mal pensamiento.
—¿Quién ha llamado a la policía? —preguntó el guardia menudo.
—Nosotros —respondió Peter.
—Mierda —dijo el guardia, y dio un segundo puntapié a Francis. Se dispuso a atizarlo de nuevo, y
Francis se preparó para el dolor, pero no terminó el movimiento.
—¡Oye! —exclamó en cambio—. ¡Se puede saber qué coño estáis haciendo!
Francis logró girar un poco la cabeza y vio que Napoleón y un par de hombres más del dormitorio
habían abierto la puerta y permanecían vacilantes en el umbral, sin saber si podían salir al pasillo. La
sirena debía de haber despertado a todo el mundo. En ese mismo momento, alguien accionó el

40

interruptor principal y el pasillo se iluminó por completo. En el ala sur del edificio se oían gemidos agudos
y golpes en la puerta del dormitorio de las mujeres, que resistía el embate, pero el ruido era como el
toque de un bombo que retumbaba en el pasillo.
—¡Maldita sea! —gritó el guardia con el corte de pelo a lo marine—. ¡Tú! —Señaló con la porra a
Napoleón y los demás hombres indecisos—. ¡Volved dentro! ¡Vamos!
Corrió hacia ellos con el brazo extendido como un guardia urbano que diera instrucciones a la vez
que blandía la porra. Los hombres retrocedieron asustados y el guardia cerró la puerta con llave. A continuación, se volvió y volvió a resbalar en una de las manchas de sangre que había en el pasillo. Los
golpes en la puerta del ala de las mujeres aumentaban de intensidad, y Francis oyó dos voces nuevas a
sus espaldas.
—¿Qué demonios está pasando aquí?
—¿Qué ocurre?
Se giró, y vio, más allá de donde Peter estaba tumbado en el suelo, a dos policías de uniforme.
Uno de ellos alargó la mano hacia su arma, aunque sólo para abrir el cierre de la pistolera.
—¿Nos han avisado de un homicidio? —preguntó uno de los policías. Pero no esperó respuesta,
ya que debió de ver parte de la sangre del pasillo, y avanzó hacia el trastero.
Francis lo siguió con la mirada y vio cómo se paraba en seco ante la puerta. Pero, a diferencia de
los guardias del hospital, el policía no dijo nada. Se limitó a observar la escena casi, en ese instante,
como tantos pacientes del hospital que tenían la mirada perdida y sólo veían lo que querían o
necesitaban ver, que no era lo que tenían delante.
A partir de ese momento, pareció que las cosas ocurrían de prisa y despacio a la vez. Para
Francis fue como si el tiempo hubiera perdido el control y el transcurrir ordenado de las horas nocturnas
se hubiera sumido en el caos. Poco después se encontraba en una sala de tratamiento en el mismo
pasillo donde la policía científica se estaba instalando y los fotógrafos disparaban sus cámaras. Cada
fogonazo de flash era como un rayo en algún horizonte lejano, y provocaba que los gritos y la agitación
entre los pacientes de los dormitorios cerrados se agudizaran. Al principio, el guardia de seguridad
menudo le obligó a sentarse y lo dejó solo. Luego, pasados unos minutos, entraron dos detectives
acompañados del doctor Gulptilil. Francis seguía en pijama y esposado, sentado en una incómoda silla
de madera. Supuso que Peter se encontraba en circunstancias similares en una sala contigua. Le
aterrorizaba tener que enfrentarse solo a la policía.
Los dos detectives vestían trajes algo arrugados y mal entallados. Llevaban el cabello muy corto y
tenían mandíbulas fuertes. Ninguno de los dos mostraba ninguna suavidad en la mirada ni en la forma de
hablar. Eran de estatura y complexión parecidas, y Francis pensó que seguramente los confundiría si
volvía a verlos. No oyó sus nombres cuando se presentaron porque miraba a Gulptilil en busca de
tranquilidad. Pero el doctor se limitó a advertirle que contara a los detectives la verdad. Uno de éstos se
situó junto al médico, ambos apoyados contra la pared, mientras que el otro aposentó su trasero en una
mesa situada frente a Francis. Una pierna le colgaba en el aire casi airosamente, pero su postura era tal
que la funda negra y la pistola que llevaba en el cinturón eran muy visibles. El hombre esbozaba una
sonrisa algo torcida, que hacía que casi todo lo que decía pareciera deshonesto.
—A ver, señor Petrel —preguntó—, ¿por qué estaba en el pasillo después de que se apagarán las
luces?
Francis dudó, recordó lo que Peter le había dicho e inició un breve recuento de cómo Larguirucho
lo había despertado, de cómo había seguido a Peter al pasillo y habían encontrado después el cadáver
de Rubita. El detective asintió y luego sacudió la cabeza.
—La puerta del dormitorio estaba cerrada con llave, señor Petrel. La cierran todas las noches. —
Dirigió una mirada rápida al doctor Gulptilil, que asintió con la cabeza.
—Esta noche no lo estaba.
—No sé si creerlo.
Francis no supo qué contestar.
El policía hizo una pausa para que el silencio pusiera nervioso a Francis.
—Dígame, señor Petrel... ¿Te puedo llamar Francis?
El joven asintió.
—Muy bien. Eres joven, Franny. ¿Te habías acostado con alguna mujer antes de esta noche?
—¿Esta noche? —preguntó Francis, y dio un respingo.
—Sí. Me refiero a antes de esta noche, ya que esta noche tuviste relaciones sexuales con la
enfermera. ¿Te habías acostado con alguna chica?
Francis estaba confundido. Las voces le bramaban en los oídos; le gritaban toda clase de
mensajes contradictorios. Miró al doctor para intentar ver si se percataba del revuelo que tenía lugar en
su interior. Pero Gulptilil se había situado en la sombra y no le distinguía bien la cara.
—No —contestó, pero la duda empañaba la palabra.

41

—¿No qué? ¿Nunca? ¿Un joven atractivo como tú? Debe de haber sido muy frustrante. Sobre
todo, cuando te rechazaban. Y esa enfermera no era mucho mayor que tú, ¿verdad? Seguro que te
enfadaste mucho cuando te rechazó.
—No —repitió Francis—. Eso no es cierto.
—¿No te rechazó?
—No, no, no.
—¿Tratas de decirnos que accedió a tener relaciones sexuales contigo y que después se suicidó?
—No —repitió—. Está equivocado.
—Ya. —Miró a su compañero—. ¿Así que no accedió a tener relaciones sexuales y entonces la
mataste? ¿Es así como pasó?
—No. Vuelve a equivocarse.
—Me tienes confundido, Franny. Dices que estabas en el pasillo, al otro lado de la puerta cerrada
con llave, donde no deberías estar, y hay una enfermera violada y asesinada, ¿y tú estabas ahí por
casualidad? Venga ya, hombre. ¿No te parece que podrías ayudarnos un poco más?
—No sé —respondió Francis.
—¿Qué no sabes? ¿Cómo ayudarnos? Cuéntame qué pasó cuando la enfermera te rechazó. ¿Es
muy difícil eso? Entonces todo tendrá sentido y podremos dejarlo todo resuelto esta noche.
—Sí. O no —dijo Francis.
—Te diré de qué otro modo tiene sentido: tu amigo y tú decidisteis hacer una visita nocturna a la
enfermera, pero las cosas no salieron exactamente como habíais planeado. Vamos, Franny, sé sincero
conmigo, ¿vale? Vamos a hacer una cosa, ¿de acuerdo?
—¿Qué cosa? —preguntó Francis, vacilante y con voz quebrada.
—Me vas a decir la verdad, ¿de acuerdo?
El joven asintió.
—Muy bien —afirmó el detective, que seguía empleando una voz baja y suave, como si sólo
Francis pudiera oír cada palabra, como si estuvieran hablando un idioma que sólo ellos conocían. El otro
policía y el doctor Tomapastillas parecieron evaporarse de la sala. El detective continuó con su tono
persuasivo, sugerente de que la única interpretación verosímil era la suya—. Sólo puede haber ocurrido
de una forma que tal vez fuese accidental. Tal vez ella te engatusó, y también a tu compañero. Tal vez
pensaste que iba a ser más cariñosa de lo que resultó ser. Un pequeño malentendido. Nada más.
Pensaste que quería decir una cosa y ella pensaba, bueno, quería decir otra. Y las cosas se
desmadraron, ¿cierto? Así que en realidad fue un accidente. Escucha, Franny, nadie te va a culpar
demasiado. Al fin y al cabo estás aquí, y ya te han diagnosticado que estás un poco tarumba, así que
todo se incluye en la misma categoría, ¿no? ¿He acertado ahora, Franny?
—En absoluto —repuso con brusquedad tras inspirar hondo. Se preguntó si negar la perorata
persuasiva del detective no sería la cosa más valiente que había hecho nunca.
El detective se incorporó, sacudió la cabeza y miró a su compañero. El otro pareció cruzar la sala
con un solo paso, golpeó violentamente la mesa con el puño y acercó con brusquedad su cara a la de
Francis, de modo que lo salpicó de saliva al gritarle:
—¡Maldita sea, maníaco de mierda! ¡Sabemos que tú la mataste! ¡Deja de jodernos y dinos la
verdad o te la sacaremos a hostias!
Francis empujó la silla hacia atrás para aumentar la distancia entre ambos, pero el detective lo
agarró por la camisa y tiró de él al tiempo que le daba un golpe en la cabeza que lo dejó aturdido.
Cuando se incorporó tambaleante, Francis notó el sabor de la sangre en sus labios, y también cómo le
salía por la nariz. Sacudió la cabeza para aclarársela, pero recibió un despiadado bofetón en la mejilla. El
dolor le abrasó la cara y se le agudizó detrás de los ojos, y casi a la vez notó que perdía el equilibrio y
caía al suelo. Estaba aturdido y desorientado, y quería que algo o alguien fuera a ayudarlo.
El detective lo levantó casi como si no pesara nada y lo sentó de nuevo en la silla.
—¡Dinos la verdad, cojones! —Hizo ademán de golpearlo de nuevo y se contuvo a la espera de
una respuesta.
Los golpes parecían haber dispersado todas sus voces interiores. Le gritaban advertencias desde
partes muy profundas de su ser, difíciles de oír y de comprender. Era un poco como estar en el fondo de
una habitación llena de personas extrañas que hablan lenguas distintas.
—¡Habla! —insistió el detective.
Francis no lo hizo. Se sujetó con fuerza a la silla y se dispuso a recibir otro golpe. El policía levantó
más la mano, pero se detuvo. Soltó un gruñido de resignación y retrocedió.
El primer detective avanzó hacia Francis.
—Venga, Franny —dijo con voz tranquilizadora—, ¿por qué haces enfadar tanto a mi amigo? ¿No
puedes aclararlo todo esta noche para que podamos irnos a dormir a casa? ¿Devolver las cosas a la
normalidad? —Y, con una sonrisa, puntualizó—: O lo que aquí se considere normalidad.
Se inclinó y bajó la voz con tono de complicidad.
—¿Sabes qué está pasando ahora mismo aquí al lado? —preguntó.

42

Francis sacudió la cabeza.
—Tu compañero, el otro hombre que estaba en la fiestecita de esta noche, te está delatando. Eso
es lo que está pasando.
—¿Delatando?
—Te está culpando de todo lo ocurrido. Está contando a los otros detectives que fue idea tuya, y
que fuiste tú quien la violó y la asesinó, y que él sólo miró. Les está explicando que intentó detenerte
pero que no quisiste escucharlo. Te está culpando de todo este lamentable hecho.
Francis reflexionó un momento y sacudió la cabeza. Aquello parecía tan descabellado e imposible
como todo lo que había pasado esa noche, y no lo creyó. Se pasó la lengua por el labio inferior y sintió
cierta hinchazón además del sabor salado de la sangre.
—Se lo he dicho todo —dijo con voz débil—. Le he dicho lo que sé.
El detective hizo una mueca, como si esta respuesta no fuera de recibo. Hizo un pequeño gesto
con la mano a su compañero. El segundo detective avanzó e inclinó la cabeza para mirar directamente a
los ojos de Francis. Éste retrocedió, a la espera de otro golpe, incapaz de defenderse. Su vulnerabilidad
era total. Cerró los ojos.
Pero antes de que llegara el mamporro, oyó abrirse la puerta.
A continuación todo pareció ocurrir a cámara lenta. Francis vio a un policía uniformado en el
umbral y cómo los dos detectives se acercaban a él para mantener una conversación apagada que, tras
un momento, pareció animarse, aunque siguió resultando indescifrable para él. Al cabo de uno o dos
minutos, el primer detective sacudió la cabeza y suspiró, emitió un sonido de disgusto y se volvió hacia
Francis.
—Franny, muchacho, dime algo: este hombre que te despertó antes de que salieras al pasillo, el
hombre de quien nos hablaste al principio de nuestra pequeña charla, ¿es el mismo que había atacado
antes a la enfermera durante la cena? ¿El que fue a por ella ante los ojos de todas las personas que hay
en este edificio?
Francis asintió.
El detective puso los ojos en blanco y echó la cabeza hacia atrás, resignado.
—¡Mierda! —exclamó—. Aquí estamos perdiendo el tiempo. —Se volvió hacia el doctor Gulptilil y
le preguntó, furioso—: ¿Por qué coño no nos lo dijo antes? ¿Están todos aquí como regaderas?
Tomapastillas no respondió.
—¿Ha olvidado contarnos algo más que sea de vital importancia, doctor?
Tomapastillas negó con la cabeza.
—Seguro —soltó el detective con sarcasmo. Señaló a Francis—. Traedlo —ordenó.
Un policía uniformado empujó al joven hacia el pasillo. Ahí, a su derecha, otro grupo de policías
había salido de un despacho contiguo con Peter el Bombero, que lucía una contusión rojo intenso cerca
del ojo derecho, junto con una expresión colérica y desafiante que parecía expresar desdén hacia todos
los policías. Francis deseó poder mostrarse así de seguro. El primer detective lo agarró por el brazo y lo
giró un poco para que viese a Larguirucho, esposado y flanqueado por dos policías más. Detrás de él, en
el pasillo, varios guardias de seguridad del hospital retenían a todos los pacientes varones de la planta
baja del edificio Amherst, lejos del trastero, en ese momento analizado por la policía científica. Dos
paramédicos aparecieron con una bolsa negra para cadáveres y una camilla muy parecida a la que
había llevado a Francis al Hospital Estatal Western.
Se elevó un gemido colectivo entre los pacientes cuando vieron la bolsa. Algunos se echaron a
llorar y otros se volvieron, como si desviando la mirada pudieran evitar enterarse de lo ocurrido. Otros se
pusieron tensos y unos cuantos se limitaron a seguir haciendo lo que estaban haciendo, que era
tambalearse y agitar los brazos, bailar o contemplar la pared. El ala de las mujeres se había calmado,
pero cuando el cadáver salió, a pesar de no verlo, debieron de notar algo, porque se volvieron a oír
golpes en la puerta, como un repiqueteo de tambor en un funeral militar. Francis volvió a mirar a
Larguirucho, cuyos ojos se clavaron en el cadáver de la enfermera cuando pasó ante él en la camilla.
Bajo las luces brillantes del pasillo, Francis distinguió manchas profundas de sangre en la camisa de
dormir de Larguirucho.
—¿Es ése el hombre que te despertó, Franny? —quiso saber el primer detective, y su pregunta
contenía toda la autoridad de un hombre acostumbrado a mandar.
Francis asintió.
—Y después de que te despertara, salisteis al pasillo, donde encontrasteis a la enfermera ya
muerta, ¿es así? Y llamasteis a seguridad, ¿no?
Francis asintió de nuevo. El detective miró a los policías que estaban junto a Peter, que asintieron
con la cabeza.
—Es lo mismo que dijo él —contestó uno a la pregunta no formulada.
Larguirucho había palidecido y el labio inferior le temblaba de miedo. Bajó los ojos hacia las
esposas que lo maniataban y juntó las manos como para rezar. Dirigió una mirada a Francis y Peter, al
otro lado del pasillo.

43

—Pajarillo, háblales del ángel —dijo con voz temblorosa y las manos hacia delante como un
suplicante en un servicio religioso—. Háblales del ángel que vino en medio de la noche y me contó que
se había encargado de la encarnación del mal. Ahora estamos a salvo. Díselo, por favor, Pajarillo —
suplicó con un tono lastimero, como si cada palabra que decía lo sumiera aún más en la desesperación.
En lugar de eso, el detective se acercó a Larguirucho, que retrocedió un paso, asustado.
—¿Cómo le llegó esa sangre a la camisa de dormir? —le espetó el policía— ¿Cómo llegó la
sangre de la enfermera a sus manos?
Larguirucho se miró los dedos y sacudió la cabeza.
—No lo sé —contestó—. A lo mejor me la trajo el ángel.
Mientras contestaba, un agente uniformado se acercó por el pasillo con una pequeña bolsa de
plástico. Al principio Francis no vio lo que contenía, pero luego, reconoció la cofia blanca de tres picos
que solían llevar las enfermeras del hospital. Sólo que ésta parecía arrugada y tenía el borde manchado
de sangre.
—Parece que quiso quedarse con un recuerdo —comentó el policía uniformado—. Lo encontré
debajo de su colchón.
—¿Encontró el cuchillo? —quiso saber el detective.
El policía negó con la cabeza.
—¿Y la punta de los dedos?
El policía negó de nuevo.
El detective pareció reflexionar evaluando los datos. Después, se volvió con brusquedad hacia
Larguirucho, que seguía encogido de miedo contra la pared, rodeado de policías más bajos que él pero
que en ese momento parecían más corpulentos.
—¿Cómo consiguió esta cofia? —le preguntó.
—¡No lo sé! —gritó Larguirucho a la vez que sacudía la cabeza—. No lo sé. Yo no la cogí.
—Estaba bajo su colchón. ¿Por qué la puso ahí?
—Yo no la puse. No la puse.
—No importa —replicó el detective, y se encogió de hombros—. Tenemos más de lo que
necesitamos. Que alguien le lea sus derechos. Nos vamos ahora mismo de este manicomio.
Los policías empujaron a Larguirucho pasillo adelante. Francis pudo ver cómo el pánico le sacudía
como rayos caídos del cielo. Se retorcía como si una corriente eléctrica le recorriera el cuerpo, como si
cada paso que le obligaban a dar fuera sobre brasas ardientes.
—No, por favor. Yo no he hecho nada. Por favor. El mal, el mal está entre nosotros. Por favor, no
me lleven de aquí. Éste es mi hogar. Por favor.
Mientras Larguirucho gritaba lastimosamente y su desesperación resonaba por todo el pasillo,
Francis notó que le quitaban las esposas.
—Pajarillo, Peter, ayudadme, por favor —pidió Larguirucho. Francis no recordaba haber oído
nunca tanto dolor en tan pocas palabras—. Decidles que fue un ángel. Un ángel vino a verme en medio
de la noche. Decídselo. Ayudadme, por favor.
Y entonces, con un empujón final de los policías, desapareció por la puerta principal del edificio
Amherst, y lo que quedaba de noche se lo engulló.

44

7
Supongo que dormí algo esa noche, pero no recuerdo haber cerrado los ojos.
Ni siquiera recuerdo que respirara.
El labio hinchado me dolía, e incluso después de haberme lavado seguía notando el sabor a
sangre donde el policía me había pegado. Tenía las piernas doloridas debido al porrazo que el guardia
de seguridad me había atizado y me daba vueltas la cabeza por todo lo que había visto. Da igual los
años que hayan pasado desde esa noche, la cantidad de días que forman décadas, todavía siento el
dolor de mi encuentro con aquellas autoridades que creyeron, aunque sólo fuera por un momento, que
yo era el asesino. Mientras yacía tenso en la cama, me costaba relacionar a Rubita, que había estado
viva ese mismo día, con el cuerpo ensangrentado que se habían llevado en una bolsa de plástico para
depositar después en alguna fría mesa de acero a la espera del escalpelo de un forense. Sigue siendo
igual de difícil ahora. Era casi como si se tratara de dos entidades distintas, dos mundos aparte que
guardaban poca relación entre sí, si es que guardaban alguna.
Mi recuerdo es claro: permanecí inmóvil en la oscuridad sintiendo la presión inquietante de cada
segundo que pasaba, consciente de que todo el dormitorio estaba intranquilo; los habituales ruidos nocturnos del sueño agitado eran mayores, subrayados por un nerviosismo y una tensión que parecían
recubrir el aire tenso de la habitación como una capa de pintura. A mi alrededor, la gente se giraba y
revolvía en la cama, a pesar de la dosis adicional de medicación que nos habían dado antes de
devolvernos al dormitorio. Calma química.
Eso era lo que Tomapastillas, el señor del Mal y el resto del personal querían, pero todos los
miedos y las ansiedades provocados esa noche superaban la capacidad de los fármacos. Nos
revolvíamos en la cama, inquietos, gimiendo y gruñendo, llorando y sollozando, nerviosos y consumidos.
Todos teníamos miedo de lo que quedaba de noche, y también de lo que pudiera depararnos la mañana.
Faltaba uno, claro. Que hubieran arrancado con tanta brusquedad a Larguirucho de nuestra
pequeña comunidad psiquiátrica parecía haber dejado huella. Desde mi llegada al edificio Amherst, dos
de los pacientes más ancianos y enfermos habían fallecido debido a lo que llamaron causas naturales,
aunque se definiría mejor con la palabra negligencia o la palabra abandono. De vez en cuando, de modo
milagroso, daban de alta a alguien a quien le quedaba un poco de vida. Muy a menudo, los de seguridad
se llevaban a alguien frenético y descontrolado a una de las celdas de aislamiento. Pero era probable
que regresara en un par de días, con la medicación aumentada, los movimientos torpes más
pronunciados y el temblor en su rostro acentuado. Así pues, las desapariciones eran habituales. Pero no
lo era la forma en que se habían llevado a Larguirucho, y eso era lo que agitaba nuestras emociones
mientras esperábamos que las primeras luces del día se filtraran entre los barrotes de las ventanas.
Preparé dos sandwiches de queso, llené un vaso con agua del grifo y me apoyé en el mostrador
de la cocina para tomarlos. Un cigarrillo olvidado se consumía en un cenicero repleto, y el hilo de humo
se elevaba por el aire viciado de mi casa.
Peter el Bombero fumaba.
Di otro mordisco al sándwich y bebí un trago de agua. Cuando me volví, él estaba ahí. Alargó la
mano hacia la colilla de mi cigarrillo y se lo llevó a los labios.
—En el hospital se podía fumar sin sentirse culpable —dijo con cierta picardía—. Porque ¿qué era
peor: arriesgarse al cáncer o estar loco?
—Peter —dije, sonriente—. Hacía años que no te veía.
—¿Me has echado de menos, Pajarillo?
Asentí con la cabeza. Él se encogió de hombros, como disculpándose.
—Tienes buen aspecto, Pajarillo. Un poco delgado, quizá, pero apenas has envejecido. —Exhaló
un par de anillos de humo con indiferencia a la vez que echaba un vistazo a la habitación—. ¿Así que
vives aquí? No está mal. Veo que las cosas te van bien.
—Yo no diría que me vayan bien exactamente. Tan bien como cabría esperar, supongo.
—Tienes razón. Eso era lo inusual de estar loco, ¿verdad, Pajarillo? Nuestras expectativas se
torcieron y cambiaron. Cosas corrientes, como tener un empleo, formar una familia e ir a partidos de la
liga de béisbol infantil las tardes bonitas de verano eran objetivos muy difíciles de conseguir. Así que los
modificamos. Los revisamos, los redujimos y los reconsideramos.
—Sí, es cierto. —Sonreí—. Tener un sofá, por ejemplo, es todo un logro.
Peter echó la cabeza atrás para soltar una carcajada.
—Tener un sofá y recuperar la salud mental —comentó—. Suena a una de las tesis en las que el
señor del Mal trabajaba siempre para su doctorado y que nunca publicó.
Peter siguió mirando en derredor.
—¿Tienes amigos?
—Pues no. —Sacudí la cabeza.
—¿Sigues oyendo voces?

45

—Un poco, a veces. Sólo ecos. Ecos o susurros. La medicación que me dan sofoca bastante el
alboroto que solían organizar.
—La medicación no puede ser tan mala —indicó Peter y me guiñó el ojo—, porque yo estoy aquí.
Eso era cierto.
Peter se acercó al umbral de la cocina y miró hacia la pared de la escritura. Se movía con la
misma gracia atlética, una especie de control muy definido de los movimientos, que recordaba de las
horas que pasamos caminando por los pasillos del edificio Amherst. Peter el Bombero no arrastraba los
pies ni se tambaleaba. Tenía el mismo aspecto que veinte años atrás, excepto que la gorra de los Red
Sox que solía llevar encasquetada permanecía ahora en el bolsillo trasero de sus vaqueros. Pero todavía
tenía el pelo tupido y largo, y su sonrisa era tal como la recordaba, dibujada en su rostro, como si alguien
hubiera contado un chiste unos minutos antes y le siguiera haciendo gracia.
—¿Cómo va la historia? —preguntó.
—Estoy volviendo a recordar.
Peter fue a decir algo pero se detuvo, y miró de nuevo la columna de palabras garabateadas en la
pared.
—¿Qué les has contado sobre mí? —quiso saber.
—No lo suficiente. Pero puede que ya hayan deducido que nunca estuviste loco. Nada de voces.
Ni de delirios. Ni de creencias extrañas o pensamientos escabrosos. Por lo menos, no estabas loco
como Larguirucho, Napoleón, Cleo o ninguno de los demás. Ni siquiera yo, puestos a decir.
Peter esbozó una sonrisita irónica.
—Un buen chico católico, de una gran familia irlandesa de segunda generación de Dorchester. Un
padre que bebía demasiado los sábados por la noche y una madre que creía en los demócratas y en el
poder de la plegaria. Funcionarios, maestros de escuela primaria, policías y soldados. Asistencia regular
a misa los domingos, seguida de catequesis. Un montón de monaguillos. Las niñas aprendían a bailar y
cantar en el coro. Los niños iban a Latin High y jugaban a fútbol americano. Cuando llegaba la hora del
servicio militar, íbamos. Nada de prórrogas por cuestión de estudios. Y no éramos enfermos mentales,
por lo menos no del todo. No de esa forma diagnosticable y definida que gustaba a Tomapastillas, que le
permitía buscar tu alteración en el Manual diagnóstico y estadístico y leer con exactitud la clase de
tratamiento que tenía que recetarte. No, en mi familia éramos peculiares. O excéntricos. O quizás un
poco curiosos, o ligeramente despistados, alterados o descentrados.
—Tú ni siquiera eras demasiado peculiar, Peter.
—¿Un bombero que provoca un incendio en la iglesia donde lo bautizaron? —preguntó tras soltar
una breve carcajada—. ¿Cómo llamarías tú a eso? Al menos, un poco extraño, ¿no? Algo más que
curioso, ¿no te parece?
No contesté y me limité a observar cómo se movía por el piso. Aunque no estuviera realmente ahí,
estaba bien tener compañía.
—¿Sabes qué me preocupaba a veces, Pajarillo?
—¿Qué?
—Hubo muchos momentos en mi vida que deberían haberme vuelto loco. Me refiero a momentos
verdaderamente terribles que deberían haber contribuido a la locura. Momentos de crecimiento. Momentos de guerra. Momentos de muerte. Momentos de rabia. Y, aun así, el que pareció tener más
sentido, el que resultó más claro, fue el que me llevó al hospital.
Hizo una pausa mientras seguía examinando la pared. Luego añadió en voz baja:
—Mi hermano murió cuando yo apenas tenía nueve años. Era el más próximo a mí en cuanto a
edad, sólo un año mayor; gemelos irlandeses, como decía en broma la familia. Pero tenía el cabello más
rubio que yo y su piel era casi pálida, como más fina que la mía. Y yo podía correr, saltar, practicar
deportes, estar fuera todo el día, mientras que él apenas podía respirar. Asma, problemas cardíacos y
unos riñones que casi no le funcionaban. Dios quería que fuera especial de ese modo, o eso me decían.
Yo no alcanzaba a entender por qué Dios había decidido eso. Y ahí estábamos, con nueve y diez años, y
ambos sabíamos que él se moría y nos daba lo mismo, seguíamos riendo y bromeando, y teniendo todos
los pequeños secretos que tienen los hermanos. El día que lo llevaron por última vez al hospital, me dijo
que yo tendría que existir por ambos. Deseaba con todas mis fuerzas ayudarlo. Dije a mi madre que los
médicos podían ponerle a Billy mi pulmón derecho y mi corazón, y darme a mí los suyos para tenerlos
intercambiados un tiempo. Pero no lo hicieron, claro.
Escuché a Peter sin interrumpirlo. Mientras hablaba, se acercaba a la pared donde yo había
empezado a escribir nuestra historia, pero no leía las palabras garabateadas sino que contaba la suya.
Dio una calada al cigarrillo y siguió hablando despacio.
—¿ Te había contado lo del explorador al que mataron en Vietnam?
—Sí, Peter.
—Deberías incluirlo en lo que escribes. Lo del explorador y lo de mi hermano que murió de niño.
Creo que forman parte de la misma historia.
—Tendré que contarles también lo de tu sobrino y lo del incendio.

46

—Sabía que lo harías —asintió—. Pero aún no. Háblales sobre el explorador. ¿Sabes qué
recuerdo más de ese día? Que hacía muchísimo calor. No un calor como el que tú, yo o cualquiera que
haya crecido en Nueva Inglaterra conocemos. Nosotros conocemos el calor de agosto, cuando es
abrasador y bajamos a bañarnos al puerto. Aquél era un calor terrible, enfermizo, que parecía venenoso.
Serpenteábamos entre los arbustos enfila india y el sol brillaba con fuerza. Era como si la mochila que
llevaba a la espalda contuviera todo lo que necesitaba y además todas mis preocupaciones. Los
francotiradores de los malos seguían una norma sencilla, ¿sabes? Disparar al explorador, que iba
delante, y derribarlo. Herirlo, si se podía. Apuntar a las piernas, no a la cabeza. Al oír el disparo, todos
los demás se pondrían a cubierto, excepto el sanitario, y ése era yo. El sanitario iría hacia el hombre
herido. Siempre. Al entrenarnos, nos decían que no arriesgáramos la vida a lo loco, ¿sabes? Pero
siempre íbamos. Y entonces el francotirador intentaba derribar al sanitario, porque de él dependían todos
los hombres de la sección, y eso los haría salir a todos al descubierto para intentar acercarse a él. Un
proceso de lo más elemental. Cómo un solo disparo te da la oportunidad de matar a muchos. Y eso es lo
que pasó aquel día: dispararon al explorador, y oí que me llamaba. Pero el oficial al mando y dos
hombres más me retuvieron. Me quedaban menos de dos semanas de servicio. Así que escuchamos
cómo el explorador moría desangrado. Y así fue como se informó después al cuartel general, para que
pareciera inevitable. Pero no era cierto. Me retuvieron y yo forcejeé, me quejé y supliqué, pero todo el
rato sabía que si quería podría soltarme y acercarme a él. Sólo tenía que forcejear un poco más. Y eso
era lo que no iba a hacer. Dar ese tirón de más. De modo que interpretamos esa pequeña farsa en la
selva mientras un hombre moría. Era el tipo de situación en que lo correcto es mortal. No fui, y nadie me
culpó, y viví y volví a mi casa en Dorchester, y el explorador murió. Ni siquiera lo conocía demasiado.
Llevaba menos de un mes en nuestra sección. Quiero decir que no fue como escuchar morir a un amigo.
Sólo era alguien que estaba ahí y gritó pidiendo ayuda, y lo siguió haciendo hasta que ya no pudo
hacerlo porque estaba muerto.
—Podría no haber sobrevivido aunque hubieras llegado a su lado.
—Sí, claro —asintió Peter, sonriente—. Yo también me he dicho eso. —Suspiró—. Toda la vida he
tenido pesadillas sobre personas que gritaban pidiendo ayuda. Y yo no acudía.
—Pero te hiciste bombero...
—La mejor forma de hacer penitencia, Pajarillo. Todo el mundo quiere a los bomberos.
Y a continuación desapareció despacio de mi lado. Me acordé de que no tuvimos ocasión de
hablar hasta media mañana. El edificio Amherst estaba lleno de una luz solar que rasgaba el denso olor
que había dejado la muerte violenta. Las paredes blancas parecían brillar con intensidad. Los pacientes
deambulaban de un lado a otro, arrastrando los pies y tambaleándose como de costumbre, sólo que con
más cautela. Nos movíamos con precaución porque todos nosotros, incluso en nuestra locura, sabíamos
que había ocurrido algo y presentíamos que aún iba a ocurrir algo más. Eché un vistazo alrededor y
encontré el lápiz.
Francis no tuvo ocasión de hablar con Peter hasta media mañana. Un engañoso y deslumbrante
sol de primavera entraba por las ventanas y enviaba explosiones de luz por los pasillos, reflejadas en un
suelo del que se habían limpiado todos los signos externos del crimen. Pero un residuo de la muerte
permanecía en el aire viciado del hospital; los pacientes se movían a solas o en grupos reducidos, y
evitaban en silencio los sitios donde la muerte había dejado sus huellas. Nadie pisaba los sitios donde se
había encharcado la sangre de la enfermera. Todo el mundo evitaba el trastero, como si acercarse al
escenario del crimen pudiera contagiarles de algún modo parte de su maldad. Las voces sonaban
apagadas, la conversación amortiguada. Los pacientes se movían más despacio, como si el hospital se
hubiera convertido en una iglesia. Hasta los delirios que aquejaban a tantos de ellos parecían aplacados,
como si, por una vez, cedieran el protagonismo a una locura más real y aterradora.
Peter, sin embargo, había tomado posiciones en el pasillo, donde estaba apoyado contra la pared
con la mirada fija en el trastero. De vez en cuando, medía con los ojos la distancia entre el punto donde
se había encontrado el cadáver y el sitio donde Rubita había sido atacada primero, junto a la tela
metálica que cercaba el puesto de enfermería en medio del pasillo.
Francis se acercó despacio a él.
—¿Qué pasa? —le preguntó en voz baja.
El Bombero apretó la boca con gesto de concentración.
—Dime, Pajarillo, ¿te parece lógico todo esto?
Francis fue a contestar, pero dudó. Se apoyó contra la pared al lado del Bombero y empezó a
mirar en la misma dirección.
—Es como leer primero el último capítulo de un libro —aseguró pasado un momento.
—¿Y eso? —repuso Peter con una sonrisa.
—Está todo invertido —explicó Francis—. No como en un espejo, sino como si nos contaran la
conclusión pero no cómo llegamos a ella.
—Sigue.

47

Francis notó una especie de energía mientras le daba vueltas a lo que había visto la noche
anterior. Podía oír un coro de asentimiento y de ánimo en su interior.
—Algunas cosas me preocupan de verdad —afirmó—. Cosas que no entiendo.
—Cuéntame algunas de esas cosas —pidió Peter.
—Bueno, Larguirucho, para empezar. ¿Por qué querría matar a Rubita?
—Creía que era la encarnación del mal. Intentó atacarla en el comedor.
—Sí, y le pusieron una inyección, lo que debería haberlo calmado.
—Pero no fue así.
—Yo creo que sí—rebatió Francis meneando la cabeza—. No del todo, pero sí. Cuando me
pusieron una inyección así fue como tener todos los músculos paralizados, de modo que apenas tenía
energía para abrir los ojos y ver el mundo que me rodeaba. Aunque no le hubieran dado una dosis
suficiente a Larguirucho, creo que habría bastado. Porque matar a Rubita requería fuerza. Y energía. Y
supongo que también más cosas.
—¿Más cosas?
—Propósito —sugirió Francis.
—Continúa —dijo Peter, asintiendo.
—Bueno, ¿cómo salió Larguirucho del dormitorio? Siempre está cerrado con llave. Y si logró abrir
la puerta del dormitorio, ¿dónde están las llaves? Y si salió, ¿por qué llevaría a Rubita al almacén?
Quiero decir, ¿cómo lo hizo? ¿Y por qué la agrediría sexualmente? ¿Y luego dejarla así?
—Tenía sangre en la ropa. La cofia apareció bajo su colchón —le recordó Peter con la
contundencia impasible de un policía.
—Eso no lo entiendo. —Francis sacudió la cabeza—. La cofia, ¿pero no el cuchillo que usó para
matarla?
—¿Qué nos dijo Larguirucho cuando nos despertó? —Peter bajó la voz.
—Dijo que un ángel había ido a su lado para abrazarlo.
Guardaron silencio. Francis procuró imaginar la sensación de que el ángel sacara a Larguirucho
de su sueño nervioso.
—Creí que se lo había inventado. Creí que era algo que había imaginado.
—Yo también —aseguró Peter—. Ahora ya no estoy tan seguro.
Empezó a observar otra vez el trastero. Francis hizo lo mismo. Cuanto más miraba, más se
acercaba al momento. Era casi como si pudiera ver los últimos segundos de Rubita. Peter debió de
darse cuenta porque él también palideció.
—No quiero creer que Larguirucho hiciese eso —dijo—. No es nada propio de él. Ni siquiera en
sus peores momentos, y ayer se mostró de lo más terrorífico, muy propio de él. Larguirucho señalaba,
gritaba y hacía mucho ruido. No creo que fuera capaz de matar. Sin duda, no de asesinar de un modo
solapado y premeditado.
—Dijo que había que destruir a la encarnación del mal. Lo dijo muy fuerte, delante de todo el
mundo.
—¿Crees que él podría matar a alguien, Pajarillo? —repuso Peter.
—No lo sé. En cierto sentido, creo que, en las circunstancias adecuadas, cualquiera puede matar.
Pero sólo son conjeturas por mi parte. Nunca he conocido a un asesino.
Esta respuesta hizo sonreír a Peter.
—Bueno, me conoces a mí—dijo—. Pero creo que conoceremos a otro.
—¿A otro asesino?
—A un ángel —concluyó Peter.
Poco antes de la sesión de terapia de la tarde siguiente, Napoleón se acercó a Francis. Tenía un
aspecto vacilante, de indecisión y duda. Tartamudeaba un poco y las palabras parecían aferrársele a la
punta de la lengua, reacias a abandonar la boca por miedo a cómo iban a ser recibidas. Tenía un defecto
del habla de lo más curioso, porque cuando se sumergía en la historia, como conectado a su tocayo, era
más claro y preciso. El problema, para quien le escuchara, era separar los dos elementos dispares: los
pensamientos de ese día de las especulaciones sobre hechos acontecidos más de ciento cincuenta años
atrás.
—¿Pajarillo? —llamó Napoleón con su nerviosismo habitual.
—¿Qué quieres, Nappy? —Estaban en un extremo de la sala de estar, sin hacer otra cosa que
evaluar sus pensamientos, como solían hacer los pacientes del edificio Amherst.
—Hay algo que me preocupa.
—Hay muchas cosas que nos preocupan a todos —replicó Francis.
Napoleón se pasó las manos por sus mejillas regordetas.
—¿Sabías que no hay ningún general que esté considerado más brillante que Bonaparte? Como
Alejandro Magno, Julio César o George Washington. Quiero decir que fue alguien que forjó el mundo con
su brillantez.
—Sí, ya lo sé.

48

—Pero lo que no entiendo es por qué, si se le considera de modo tan rotundo un hombre genial,
sólo es recordado por sus derrotas.
—No entiendo —dijo Francis.
—Las derrotas. Moscú, Trafalgar, Waterloo.
—Me parece que no puedo responder esa pregunta... —empezó Francis.
—Me preocupa de veras —le interrumpió Napoleón—. Lo que quiero decir es: ¿Por qué nos
recuerdan por nuestros fracasos? ¿Por qué los fracasos y las retiradas valen más que las victorias?
¿Crees que Tomapastillas y el señor del Mal hablan alguna vez de los progresos que hacemos, en la
terapia o con las medicaciones? Creo que no. Creo que sólo hablan de los reveses y los errores, y de los
pequeños signos que indican que debemos seguir aquí, en lugar de los indicios de que mejoramos y de
que tal vez tendríamos que irnos a casa.
Francis asintió. Eso tenía cierto sentido.
—Napoleón rehizo el mapa de Europa con sus victorias —prosiguió Napoleón, superando su
balbuceo dubitativo—. Deberían ser recordadas. Me da tanta rabia...
—No creo que puedas hacer gran cosa al respecto... —empezó Francis, pero su compañero se
inclinó hacia delante y bajó la voz.
—Me da mucha rabia ver cómo Tomapastillas y el señor del Mal tratan con ligereza todos estos
aspectos históricos. Son asuntos tan importantes que ayer apenas pude pegar ojo.
Francis lo miró.
—¿Estabas despierto?
—Estaba despierto y oí que alguien metía la llave en la cerradura.
—¿Viste...?
—Oí abrirse la puerta. Ya sabes que mi cama no está lejos de ella, y cerré los ojos porque se
supone que tenemos que estar dormidos y no quería que alguien viera que yo no lo estaba y me
aumentaran la medicación. Así que fingí.
—Continúa.
Napoleón inclinó la cabeza y trató de reconstruir lo que recordaba.
—Noté que alguien pasaba junto a mi cama. Y entonces, unos minutos después, volvió a pasar,
sólo que esta vez fue para salir. Y esperé oír cómo giraba la llave, pero no ocurrió. Luego, pasado un
rato, eché una miradita y vi cómo tú y el Bombero os marchabais. No tenemos que salir de noche.
Tenemos que estar en la cama y dormir, así que me asusté cuando os vi. Traté de dormirme pero oía a
Larguirucho hablar consigo mismo y eso me mantuvo despierto hasta que llegó la policía y se encendieron las luces y pudimos ver las cosas terribles que habían pasado.
—Pero ¿no viste a la otra persona?
—No. Creo que no. Estaba oscuro. Pero pude mirar un poco.
—¿Y qué viste?
—Un hombre de blanco. Nada más.
—¿Era alto? ¿Le viste la cara?
—A mí todo el mundo me parece alto, Pajarillo —respondió Napoleón, y negó de nuevo con la
cabeza—. Incluso tú. Y no le vi la cara. Cuando pasó junto a mi cama, cerré bien los ojos y escondí la
cabeza. Pero recuerdo una cosa: parecía flotar. Iba de blanco y flotaba. —Inspiró hondo—. Durante la
retirada de Moscú, algunos cadáveres se congelaron tanto que la piel adquirió el color del hielo en una
laguna. Gris y blanco, y translúcido a la vez. Como la niebla. Eso es lo que recuerdo.
Francis retuvo lo que había oído, y vio que el señor del Mal recorría la sala de estar para indicar el
inicio de la sesión de la tarde. También vio a Negro Grande y Negro Chico entre los pacientes. De
repente, se sobresaltó al observar que ambos hermanos vestían sus uniformes blancos de auxiliar.
«Ángeles», pensó.
Francis tuvo otra breve conversación cuando se dirigía a la sesión en grupo. Cleo se le acercó por
el pasillo antes de que entrase en una de las salas de terapia. Se balanceó a uno y otro lado, un poco
como un trasbordador al amarrar, y dijo:
—Pajarillo, ¿crees que Larguirucho hizo eso a Rubita?
Francis meneó la cabeza para expresar duda.
—No parece la clase de cosas que haría Larguirucho —comentó.
—Me parecía un buen hombre —repuso Cleo tras soltar un resoplido que hizo estremecer su
voluminoso cuerpo—. Un poco chalado, como todos nosotros, confundido a veces, pero un buen
hombre. No puedo creer que hiciera una cosa tan mala.
—Tenía sangre en la camisa de dormir. Y creía que Rubita era la encarnación del mal. Eso lo
asustaba. Cuando nos asustamos, hacemos cosas inesperadas. Nos pasa a todos. De hecho, estoy
seguro de que casi todo el mundo hizo algo estando asustado y por eso está aquí.
Cleo asintió.

49


Documents similaires


Fichier PDF spanish 10 destruccion de jerusalen roy
Fichier PDF curso practico numerologia 20099 completo
Fichier PDF 313
Fichier PDF posdata te amo el libro
Fichier PDF t che finale espagnol
Fichier PDF historia de un loco


Sur le même sujet..





Verifica Firma APK | Adam West | The Moodys